¿Cómo será el nuevo sistema político de Chile? Así fue el debate entre los constituyentes Atria, Hube y Chahin

En esta edición del ciclo Debates de ReConstitución, tres integrantes de la comisión de Sistema Político de la Convención Constitucional explicaron las propuestas que ya ingresaron para cambiar tanto el régimen político, la estructura del Congreso y el sistema electoral, entre otros puntos.




El sistema político en Chile. Ese fue el tema que inauguró el segundo capítulo del ciclo de Debates de ReConstitución de La Tercera. La instancia del martes por la noche tuvo como invitados a tres convencionales que forman parte de la comisión de Sistema Político, Gobierno, Poder Legislativo y Sistema Electoral: Constanza Hube (Chile Unido), Fuad Chahin (Colectivo del Apruebo) y Fernando Atria (Frente Amplio).

El debate se dio luego de que el viernes pasado los distintos colectivos que existen en la Convención presentaran sus propuestas sobre sistema político, precisamente para que esa comisión las revise.

En el debate de ayer, tanto Chahin como Hube estuvieron de acuerdo en que uno de los problemas de Chile es que existe un presidencialismo exacerbado. Para Hube, “el presidente tiene muchas atribuciones, pero no necesariamente tiene poder”. Para la abogada eso es contraproducente y puede llevar, en caso de no contar con mayoría parlamentaria, a una “parálisis institucional o gobierno dividido. Es decir, no puedo sacar adelante mi programa de gobierno, lo que prometí, aunque haya presidencialismo”. En ese sentido, la constituyente comentó que su colectivo busca “un presidencialismo atenuado, pero eficaz y con bicameralismo”.

Mientras que Chahin y su colectivo optan por un “presidencialismo de colaboración’'. Es decir, uno donde se mantiene la figura del Presidente de la República, pero se crea la nueva figura del ministro de Gobierno, que es el encargado de ejecutar el programa de gobierno y es definido por el Presidente.

Por su parte, Fernando Atria (Apruebo Dignidad) enfatizó en que la propuesta de su colectivo nace “de la necesidad de que la nueva Constitución configure un régimen político eficaz. Que sea capaz de enfrentar las razones de ineficacia gubernativa que han sido tradicionales en la historia chilena”. Y aunque en un principio era partidario de un régimen parlamentario, “las posibilidades de un régimen parlamentario no estaba disponible. Por eso nos movimos hacia una solución que mantuviera la lógica presidencialista, pero que diera a los agentes razones para producir esa alineación”.

Asimismo, el constituyente del Frente Amplio, ante la pregunta sobre el riesgo de “experimentar” con una propuesta que tenga rasgos presidencialistas y parlamentarios, contestó: “Es una crítica abstracta sobre cualquier mixtura que prácticamente no hay en el mundo de modelos puros. La mayoría de los modelos son mezclas y el problema no está en tomar algunas características de uno y otro, el problema está en hacerlo de modo no reflexivo, no cuidadoso, etc. Nosotros creemos que nuestra propuesta es bien pensada. Por supuesto, que nosotros creamos eso no es ninguna garantía de que sea así, estamos muy dispuestos a conversar, a corregir”, agregó Atria.

Frente a la consulta de la experta María Cristina Escudero, politóloga y académica de la Universidad de Chile, sobre cuáles son los problemas que evidencian los constituyentes en el presidencialismo chileno actual y cuál creen que es la mejor fórmula para resolverlo, Chahin (Colectivo del Apruebo) sostuvo que uno de los actuales problemas que existen es que no se cuenta con “válvulas de escape” o sistemas de desbloqueo dentro del régimen actual. Frente a eso es que se propone “generar incentivos que tiendan a la colaboración y no al bloqueo”, como por ejemplo “la posibilidad de la Cámara de Diputados de censurar al ministro de Gobierno, con eso se censura al gabinete y, por decirlo así, le pone una bala en el cargador a la Cámara de Diputados, como una forma de dar una herramienta eficaz para fortalecer e incentivar la colaboración”.

En ese sentido, Hube (Vamos por Chile) expresó que existen varias iniciativas que pueden ayudar a paliar el déficit que se tiene en materia institucional. Una de ellas, menciona, “tiene que ver con el sistema electoral, tiene que ver con que los parlamentarios se elijan en la segunda vuelta, con la concentración del poder a través de un presidente y/o vicepresidente en una dupla paritaria”. Asimismo, recalcó el hecho de terminar con el “fantasma” de la reelección en el período siguiente, “sino que inmediatamente, como en Estado Unidos, que a la primera reelección, chao”. Por último, comentó que “tener un consejo de evaluación de las leyes que permita ir evaluando y permeando la técnica legislativa, y ojalá tener proyectos de calidad”.

Christopher Martínez, politólogo y académico de la Universidad Católica de Temuco, se sumó al debate para consultar acerca del rol de los partidos políticos, subrayando que según una investigación que él ha realizado “los partidos políticos cuando están bien cohesionados ayudan a la estabilidad del presidente”. En ese sentido, consultó a los constituyentes ¿qué medidas pueden proponer para fortalecer a los partidos e incluso fortalecer su relación con el electorado más que con el gobierno?

Por su parte, Chahin (Colectivo del Apruebo) comentó que es necesario contar con “partidos fuertes, sólidos y programáticos. No instrumentales. Por lo que la elección presidencial también tiene que ser programática. Necesitamos también establecer umbrales mínimos para que los partidos puedan tener representación efectiva en el Parlamento, de tal manera que tengamos partidos programáticos, sólidos y fuertes y que limite el multipartidismo extremo que existe hoy”.

Hube (Vamos por Chile) identifica un problema diferente y más de forma. “Hoy existe una desigual distribución en base a la representación poblacional dependiendo al distrito que corresponda. Hay distritos que tienen más habitantes, que tienen menos representación que otros que tienen menos habitantes y que tienen mucha más representación”, señaló. “Hay que apuntar a eso y a que exista más identificación entre elector y representantes”, agregó.

En tanto, Atria (Apruebo Dignidad) señaló que “uno de los problemas centrales es que los partidos han dejado de ser partidos programáticos e ideológicos”. Con partidos programáticos, se refiere a que “los ciudadanos votan por un candidato porque pertenece a un partido político específico; sabiendo que a la hora de votar sobre educación, salud, AFP, van a tener ciertas posturas (...); el sistema electoral tiene que promover la creación de partidos programáticos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.