Nuevo presidencialismo y bicameralismo: los acuerdos de la Convención sobre el sistema político

Hasta ahora, se han ingresado tres iniciativas sobre sistema político y se está a la espera de dos más. En medio de la semana territorial, y con el tiempo en contra, convencionales, académicos y expertos de centros de estudios han trasnochado para consolidar una propuesta a tiempo. La mayoría de éstas establecen mantener el presidencialismo, aunque con severas reformas y el bicameralismo, diferenciando las funciones entre las cámaras. Además, la mayoría busca cambiar el periodo presidencial a cuatro años con reelección.




Reuniones por Zoom hasta altas horas de la noche y negociaciones de último minuto.

Así han sido los últimos días para algunos constituyentes ya que han tenido que correr para cumplir el plazo fijado por la comisión de Sistema Político del órgano para ingresar propuestas de normas constitucionales sobre el sistema político, o sea, sobre el régimen político (presidencialismo, semipresidencialismo, parlamentarismo o algún híbrido), la estructura del Congreso (bicameralismo o unicameralismo), el sistema electoral.

El plazo, que expira hoy a las 23:59, es la última instancia que tienen los constituyentes para hacer propuestas no solo de sistema político, sino que también sobre Estado Plurinacional, materia de ley y buen gobierno, probidad y transparencia.

Pese a que actualmente están en semana territorial, los distintos colectivos de la Convención se las han arreglado para reunirse y mantener reuniones con académicos y expertos de distintos centros de estudio para consolidar sus respectivas iniciativas.

Aunque las propuestas se ingresarán hoy, no se dará cuenta de ellas hasta el lunes, primero dentro de la mesa directiva y después frente al pleno. Estas iniciativas serán incluidas en el primer informe que la comisión de Sistema Político, coordinada por Rosa Catrileo (Pueblo Mapuche) y Ricardo Montero (Colectivo Socialista), deberá presentar ante el pleno.

Se espera que sean al menos cinco las propuestas que finalmente se discutan. Las iniciativas del Colectivo Socialista, del Colectivo del Apruebo y las de Chile Unido (UDI, Partido Republicano e independientes) ya fueron presentadas mientras que, hasta el cierre de esta edición, se esperaba que el Frente Amplio y el colectivo que agrupa a RN y Evópoli ingresaran las suyas.

Lo cierto es que, al menos cuatro de las iniciativas proponen mantener el presidencialismo actual, pero cada una con matices. En tanto, la mayoría propone mantener el Congreso estructurado en dos cámaras y al menos tres proponen un bicameralismo asimétrico, o sea, que la Cámara y el Senado tengan funciones distintas.

Aquí el detalle de las que han sido presentadas hasta hoy.

El “presidencialismo de colaboración” del Colectivo del Apruebo

Esta propuesta emitida por convencionales del Colectivo del Apruebo parte de un diagnóstico de “hiperpresidencialismo”, según argumentan, instaurado a través de la Constitución de 1980 y que ha estado sostenido en el reforzamiento de la figura presidencial y el debilitamiento del Congreso.

A partir de este diagnóstico, los convencionales Fuad Chahin, Felipe Harboe, Eduardo Castillo, Luis Barceló, Agustín Squella, Helmuth Martínez, Miguel Ángel Botto y Patricio Fernández propusieron otorgar incentivos para la colaboración y cooperación entre el presidente y el Congreso a través de la búsqueda de fórmulas que tiendan a que el mandatario cuente con una mayoría en el Congreso.

En concreto, los convencionales proponen que se mantenga el período de mandato de cuatro años, pero que sea reelegible por una sola vez y que existan atribuciones diferenciadas entre el presidente y el ministro de gobierno, una nueva figura que esperan crear. Así, sería el o la presidenta de la República el jefe de Estado y de gobierno pero contaría con la colaboración del ministro o ministra de gobierno para el ejercicio del gobierno, figura que tendría tiene la iniciativa exclusiva en materia financiera y gasto público.

Entre sus funciones, el presidente estaría a cargo de fijar las directrices en materia de política exterior, defensa y de gobierno, nombrar y remover al ministro de gobierno, nombrar a los ministros de Estado, presidir el Consejo de Gobernadores Regionales, mantendría la iniciativa exclusiva en las Ley de Presupuesto, y ejercería la jefatura y la comandancia en jefe conjunta de las Fuerzas Armadas. Además, de la propuesta destaca que el presidente tendría la atribución de disolver por una sola vez durante su gobierno la Cámara de Diputadas y Diputados.

También en relación al Legislativo, la iniciativa sugiere instalar un Congreso bicameral asimétrico, en que el Senado sea una cámara de representación de la diversidad territorial del país, mientras que la Cámara de Diputadas y Diputados funcione como un órgano de representación política.

Esta propuesta del colectivo del Apruebo fue trabajada con el abogado y académico de la Universidad Alberto Hurtado, Tomás Jordán, y el abogado Claudio Troncoso, académico de la Universidad de Chile.

El “presidencialismo equilibrado” que propone la derecha

El 28 de diciembre de 2021 los convencionales Martín Arrau (Chile Libre), Margarita Letelier (Chile Libre), María Cecilia Ubilla (Unidos por Chile), Rocío Cantuarias (Chile Libre), Harry Jürgensen (Chile Libre), Teresa Marinovic (Chile Libre), Ruth Hurtado (Chile Libre) y Claudia Castro (Chile Unido) presentaron dos iniciativas destinadas a la comisión de Sistema Político. Estas hacen referencia a la composición y estructura del Congreso Nacional y al Senado.

En la primera de ellas, los convencionales señalan que el Congreso Nacional debiese estar compuesto por dos órganos: la Cámara de Diputadas y Diputados y el Senado, y que estas debieran ser equivalentes en materias legislativas, aunque cada una con ciertas atribuciones específicas. En este sentido, según plantearon, la Cámara Baja debería cumplir con una función netamente legislativa, además de realizar un control político al gobierno de turno. El Senado, en tanto, debería ser una cámara de reflexión, que contribuya mejorar la calidad de la legislación. Además, en su propuesta específica sobre el Senado, los convencionales sugieren que la Cámara alta debiese estar integrada por 32 miembros elegidos en votación directa por las regiones del país, las que elegirán dos senadores cada una.

Ayer, parte de estos convencionales más nombres como Marcela Cubillos (Chile Unido), Arturo Zúñiga (Chile Unido), Constanza Hube (Unidos por Chile), Rodrigo Álvarez (Unidos por Chile), Alfredo Moreno (Chile Unido), Pablo Toloza (Chile Unido), Felipe Mena (Chile Unido), Ricardo Neumann (Unidos por Chile), Eduardo Cretton (Unidos por Chile), Carol Bown (Chile Unido) y Pollyanna Rivera (Unidos por Chile), se unieron en un grupo de 16 constituyentes y presentaron una iniciativa que pretende “avanzar a un presidencialismo más balanceado”, con incentivos para la cooperación entre poderes y una mayor despersonalización del cargo.

En este sentido, proponen la creación de la figura de la vicepresidencia paritaria, terminar con la incompatibilidad entre los cargos de parlamentario y ministro, aumentar el poder fiscal de la Cámara de Diputadas y Diputados, dar poder de agenda a la legislatura por vía de flexibilizar urgencias y permitir un mejor alineamiento de las mayorías presidencial y parlamentaria.

Desde este grupo de 16 constituyentes de la derecha señalan que el académico de la Universidad de Chile, Andrés Dockendorff, fue uno de los expertos que más colaboró en la propuesta además de las exposiciones de distintos académicos que fueron a exponer a la Comisión.

Además de esta propuesta, el colectivo conformado por Renovación Nacional, Evópoli e independientes de centroderecha planea presentar una iniciativa propia durante de la tarde, en la que defenderían una presidencialismo de colaboración y un bicameralismo asimétrico que otorgaría al Senado la función de representar a los territorios, además de reformas destinadas a evitar el bloqueo, así como también incluir una vicepresidencia paritaria.

Esa propuesta fue trabajada por el centro de estudios ligado a Evópoli, Horizontal, y algunos académicos como Eugenio García-Huidobro, del CEP.

El “presidencialismo reformado” del Colectivo Socialista

Por su parte, a través de su propuesta los socialistas diagnostican que el Ejecutivo concentra excesivas facultades por sobre el legislativo, y que existe una “relación desalineada” entre el presidente y sus fuerzas en el Congreso, así como también la existencia de “cámaras espejo” que generan una tramitación que muchas veces resulta poco eficaz.

A partir de este diagnóstico, el Colectivo Socialista sugiere reformar el presidencialismo al incorporar modificaciones sustanciales que logren equilibrar el poder entre la presidencia y el Congreso y favorecer la cooperación y coordinación. En concreto, el colectivo plantea que se debiese eliminar el Senado y crear una segunda cámara con una función territorial, en que todas las regiones elegirían un mismo número de congresistas. Así, el Congreso se mantendría bicameral, pero funcionaría de forma asimétrica. Ambas cámaras serían representativas, paritarias y plurinacionales. Además, dependiendo del tipo de materia de ley, solo existiría una cámara de origen. Específicamente, todas las leyes tendrían su origen en la Cámara Baja, a excepción de aquellas referidas a materias territoriales.

Además, en la propuesta también se considera que el Congreso tendría la capacidad de rechazar urgencias impuestas por el Ejecutivo, que se terminarán con las leyes orgánicas constitucionales, que se crearía una Secretaría Técnica Presupuestaria en el Congreso para “apoyar la tramitación de la Ley de Presupuesto”, que la segunda vuelta de la elección presidencial coincidirá con la elección de congresistas y que el presidente tendrá un mandato de cuatro años con posibilidad de una reelección. Además, así como también lo propone la derecha, se crearía el cargo de vicepresidencia, el que sería elegido junto a la presidencia de manera paritaria.

La propuesta fue firmada por los 15 convencionales que pertenecen al colectivo: Adriana Cancino, Andrés Cruz, Carlos Calvo, César Valenzuela, Jorge Baradit, Claudio Gómez, Julio Álvarez, Malucha Pinto, Mario Vargas, Maximiliano Hurtado, Pedro Muñoz, Ramona Reyes, Tomás Laibe, Matías Orellana y el coordinador de la comisión de Sistema Político, Ricardo Montero. Además, también fue firmada Trinidad Castillo (IND) y por Patricio Fernández (Colectivo del Apruebo), quien también firmó la de su colectivo.

El atraso de la propuesta del Frente Amplio y la divergencia con el PC

Pese a que planeaban presentar su propuesta sobre sistema de gobierno a las 10:30 de esta mañana, hasta el cierre de esta edición, el Frente Amplio no había logrado afinar los últimos detalles de su iniciativa. En parte, según relataron en privado, se han atrasado porque a partir de las 8:30 de hoy han mantenido reuniones con convencionales de Independientes No Neutrales y de Movimientos Sociales Constituyentes para definir una propuesta en conjunto.

Pese a que no la han presentado aún, el Frente Amplio es conocido por trabajar en conjunto con el centro de estudios Rumbo Colectivo, el que ha explicitado una defensa al régimen parlamentario y al unicameralismo. De hecho, convencionales que forman parte de la comisión de Sistema Político, como Jaime Bassa (FA), Fernando Atria (FA) y Constanza Schonhaut (FA), han señalado que son partidarios de instalar un régimen parlamentario.

Atria, en tanto, señaló en un punto de prensa que la propuesta de su colectivo contempla la creación de un primer ministro “precisamente para facilitar la cooperación entre Congreso y presidencia”. “Creemos que una de las cuestiones fundamentales en la nueva Constitución es configurar un sistema político que las personas podamos ver que es eficaz para realizar las decisiones que el pueblo ha tomado en elecciones, y eso se manifiesta en un programa de gobierno”, señaló Atria.

Sin embargo, durante esta mañana los convencionales del FA, Independiente No Neutrales y Movimientos Sociales Constituyentes que integran la comisión de Sistema Político concluyeron que defenderán un régimen presidencialista de coalición. El convencional Guillermo Namor (INN), quien participó de esta reunión, señaló a La Tercera: “Estamos impulsando una propuesta de presidencialismo de coalición con mecanismos institucionales de alineación entre el Ejecutivo y el Legislativo, para generar una política que permita implementar los programas políticos, y logren impulsar los cambios por los cuales se manifestó la democracia”.

Sin embargo, el convencional reconoce que desde INN no están de acuerdo con instaurar un Congreso unicameral, como sí se ha mostrado a favor el Frente Amplio.

En tanto, desde el PC se ingresaría una propuesta propia distinta a la del Frente Amplio. Desde ese partido se han mostrado favorables a mantener el presidencialismo. De hecho hoy, en un punto de prensa, el constituyente Marcos Barraza (Chile Digno) adelantó que busca presentar una norma constitucional para instalar un presidencialismo atenuado que permita “un traspaso significativo de atribuciones al futuro Congreso Plurinacional de carácter unicameral” y que, además, el Congreso tenga funciones legislativas incrementadas, como tener iniciativas en materia tributaria y poder incrementar recursos en la Ley de Presupuesto.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.