Cómo Torres se transformó en el DC favorito de Boric y la molestia que desató en su partido su nombramiento en el gobierno

El exdiputado Víctor Torres. FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

El exdiputado y médico de profesión llegará a la Superintendencia de Salud, convirtiéndose en el primer democratacristiano en entrar al gobierno. La decisión del Mandatario responde a la necesidad de un gesto a la DC ante un Congreso sin mayorías y, asimismo, a la cercanía política que tiene la futura autoridad con el Frente Amplio. En la DC resintieron la falta de interlocución institucional, descartaron que implique un ingreso del partido a la administración y, además, advirtieron que esto no asegura sus votos en el Legislativo.


A inicios de febrero, el exdiputado decé Víctor Torres y el Presidente Gabriel Boric sostuvieron la conversación que terminaría por sellar su nombramiento como superintendente de Salud, el que fue comunicado anoche por la Presidencia y generó molestia en las filas de la Falange.

La designación del médico del ala “chascona” de la tienda lo convierte en el primer democratacristiano en el gobierno del frenteamplista. Quienes conocieron del trasfondo de la decisión del Mandatario -en la que también jugó un rol el ministro Segpres, Giorgio Jackson- aseguran que el jefe de Estado tenía decidido hace un tiempo hacerle un gesto a la Democracia Cristiana.

Si bien el partido no forma parte de su gobierno -incluso algunos de sus militantes se han manifestado como opositores-, Boric es consciente de que sus votos en el Congreso serán clave para el avance de su programa. El frenteamplista ha dicho públicamente que necesita de todos los apoyos necesarios para cumplir con ese objetivo y, además, valora que varios decé hayan respaldado su candidatura a la segunda vuelta.

Ese fue el mensaje que le transmitió a Carmen Frei, quien aún lidera la colectividad, cuando se reunieron el 6 de enero pasado. En ese encuentro, la líder falangista le manifestó, a su vez, disponibilidad para que sus cuadros colaboraran en su administración, siempre que se dieran bajo el marco de una interlocución institucional.

Quienes conocieron de las negociaciones para sumar a Torres al gobierno señalan que siempre hubo intención de que colaborara con la administración de Boric, dada la relación de “confianza política y respeto mutuo” que ambos fraguaron estos últimos 8 años como diputados.

La pregunta era desde dónde y cuándo anunciarlo. Las mismas fuentes aseguran que el gobierno se preocupó de no hacer el anuncio en medio de las elecciones internas que enfrentó la DC, en las que se impuso el alcalde de La Granja, Felipe Delpín.

“No querían aparecer interviniendo en la interna del partido”, afirma un conocedor de la decisión del Mandatario.

El gesto de Boric es leído en el oficialismo como una señal al mundo que respaldó a la excandidata presidencial Yasna Provoste y a la nueva mesa que liderará el jefe comunal. Torres, de hecho, respaldó la candidatura de Delpín a la presidencia del partido y fue vocero de la campaña de la senadora por Atacama.

Si bien el médico, quien no fue a la reelección al haber sumado el límite de tres periodos, congeló su militancia en 2020 ante diferencias con la mesa de Fuad Chahin, sigue siendo militante de la DC.

Molestia transversal en la DC

La decisión del Mandatario no cayó bien en la sede de Alameda 1460. Pese a la cercanía de Torres con Delpín, el futuro presidente de la colectividad resintió que no haya habido un diálogo institucional con la próxima directiva. Además, generó incomodidad transversal que su incorporación pueda hacer aparecer a la DC como parte del gobierno del frenteamplista.

“Valoramos que el camarada Víctor Torres (…) pueda asumir como superintendente de Salud, él está absolutamente capacitado para ejercer esa función y le deseamos el mejor de los éxitos. Sin embargo, observamos que cualquier solicitud de colaboración de militantes de la DC debe ser conversada y dialogada con la institucionalidad. El Presidente Boric me comentó en un llamado telefónico que le interesa ese diálogo institucional y esperamos que se exprese”, sostuvo Delpín a La Tercera PM.

Y agregó: “Estamos dispuestos a colaborar, pero desde la institucionalidad... No es bueno que se nombren distintos cargos sin que como partido hayamos tenido un diálogo franco interno”.

Al ser consultado por eventuales sanciones, el decé aseguró que “más que andar expulsando o sancionando lo importante es insistir en una interlocución institucional”.

Más duro fue el jefe de bancada del partido, Eric Aedo. “Del punto de vista afectivo, de amistad, le deseamos el mejor de los éxitos a Víctor Torres. Él tiene el cariño de muchísimos democratacristianos a lo largo del país. En ese sentido, le deseo lo mejor. Desde el punto de vista institucional, creo que el gobierno no puede intentar, por la vía de nombramientos, dividir a un partido, porque le hace mal no solo al gobierno o al partido respectivo, sino que en la situación que tenemos en Chile en orden económico, de seguridad pública, en los temas de salud, hoy tenemos que apostar por fortalecer las instituciones, incluidos los partidos políticos, y no debilitarlos”, sostuvo, a la vez que advirtió que Torres debía suspender su militancia, aunque eso es algo que él hizo efectivo en 2020.

El legislador advirtió que “hacer estas apuestas que tal vez debilitan la institucionalidad del partido, me parece que es un error. Y lo quiero decir de manera bastante diplomática. No es bueno generar esos roces al interior de los partidos, porque tenemos tareas tremendamente importantes que sacar adelante. Yo digo esto con mucha responsabilidad y seriedad”.

La diputada Joanna Pérez, quien compitió con Delpín en la interna, sostuvo a su vez que “creemos que Víctor es un gran nombre, pero eso no condiciona nuestra autonomía ni independencia legislativa ni política. Eso lo hemos dicho y deseamos, sin duda, que a este gobierno le vaya bien y, por cierto, también a la gestión de Víctor Torres que ha sido nominado. Esas son cosas muy distintas, pero no condicionan nuestra independencia ni autonomía en lo legislativo ni político”.

Por su parte, su par Miguel Ángel Calisto advirtió que el nombramiento de Torres “en ningún caso” los hace formar parte del gobierno. “La Democracia Cristiana no es parte del gobierno. El nombramiento de Víctor Torres responde, más bien, a un reconocimiento personal, de su experiencia en el área de salud. Además, ha informado que congeló su militancia en la DC, y eso es absolutamente respetable. Yo no tengo dudas de las capacidades que tiene Víctor Torres para asumir este rol y por supuesto le deseamos el mayor de los éxitos. Creemos que va a ser un gran aporte para este Gobierno, que además es un gobierno que carece de gente con experiencia. Por ende, el nombramiento de Víctor Torres creo que subsana, en parte, esa deficiencia”.

“Esta es una decisión de incorporar a una persona en particular, al doctor Víctor Torres, de gran capacidad, pero en ningún caso es un acuerdo institucional entre la DC y el gobierno, pues el partido tampoco fue consultado. La DC sigue no estando al interior del gobierno, pues no se le invita ni la consideran. Y las coordinaciones con un partido no se hacen con un nombramiento”, sostuvo, por su parte, el senador Iván Flores.

Más allá fue la senadora Ximena Rincón (DC). “El objetivo de la Democracia Cristiana es contribuir a resolver las demandas ciudadanas urgentes. Pensiones, salarios justos, mejorar la cobertura de salud. Por lo tanto, el acercamiento es en función de contenidos, no de cargos. Víctor es un excelente profesional, que lo hará muy bien, pero no tiene que ver con nuestra acción política. Tampoco creo que el Presidente, a quien conozco, tenga la intención de hacer un transacción de cargos por votos. El Presidente no es así”.

Al cierre de esta edición, fuentes de la DC aseguraron que este viernes Jackson sostendrá una reunión con Delpín, como primer acercamiento a la nueva mesa en medio del escenario crispado entre ese partido y el gobierno.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.