Con respeto, pero de lejos: la “sana distancia” de Evópoli con Bolsonaro

DF - Brasilia - 03/12/2019 - Visit of the President of Paraguay - Jair Bolsonaro, President of the Republic, on Tuesday, March 12, during the visit of Mario Abdo Benitez, President of Paraguay, held at the Palacio do Planalto. Photo: Mateus Bonomi / AGIF

Anoche, ni Hernán Larraín Matte, ni Francisco Undurraga ni Felipe Kast se sacaron fotos ni se acercaron a saludar al hijo del mandatario brasileño. Hoy el segundo va a un almuerzo en La Moneda donde estará el gobernante,, pero "no voy a homenajear sus posiciones políticas o sus creencias, o sus visiones valóricas. Lo que sí hay que hacer es ir a homenajear a Brasil, para no desagraviar a Brasil". En un metro cuadrado y medio, el partido más "chascón" de Chile Vamos intenta distinguirse de la UDI y RN.


Sólo en tres lugares  han coincidido y coincidirán dirigentes de Evópoli con Jair Bolsonaro o su círculo familiar, más cercano, en Chile. Y, hasta ahora, han dribleado para no aparecer sacándose fotos, ni dándose entusiastas abrazos con el mandatario brasileño, pero tampoco quieren dar señales de repudio explítico a su presencia y lo que significa.

Es lo que tuvieron muy en mente anoche el jefe del colectivo, Hernán Larraín Matte, el diputado Francisco Undurraga y el senador Felipe Kast durante el cóctel que cerró el “Foro por la Democracia” en el Castillo Hidalgo, en el Cerro Santa Lucía.

Allí estaba desde el Presidente Sebastián Piñera para abajo. Lo más cerca que Larraín Matte y sus dos antecesores estuvieron de Eduardo Bolsonaro, el hijo del visitante fue verlo a la distancia.

Hoy el presidente de Evópoli asistirá al almuerzo que forma parte de la cumbre de Prosur, en La Moneda; allí estará el gobernante brasileño. También está invitado al de mañana en el mismo lugar, en honor a la visita oficial de Bolsonaro, pero no asistirá por compromisos familiares. Sí lo hará el diputado Undurraga. De no mediar imprevistos o sorpresas, la tónica con que irán será la misma: con respeto, pero de lejos.

Así, el partido que ha bregado por mantener una identidad política y valórica más liberal dentro de Chile Vamos intentará mantener una imagen coherente con la línea que ha predicado desde que el brasileño invadió la agenda del sector con su elección como mandatario. Mientras la presidenta UDI Jacqueline van Rysselberghe y el líder de Acción Republicana, José Antonio Kast, han rivalizado en ocasiones por la cercanía con él -y en RN tampoco es que le hagan el quite-, Evópoli ha insistido que entre su credo y el del visitante hay unos cuantos kilómetros.

Pero tampoco encuentran que esta semana sea la ideal para subrayarlo con destacador. Menos con la marginación de los presidentes PPD y DC  del Senado y la Cámara de cualquier encuentro con Bolsonaro, las críticas opositoras y la protesta organizada para hoy. Por eso han optado por mantener lo que llaman puertas adentro una “sana distancia”, a través de no-gestos como el de anoche. Como las cosas se han dado así, aseguran, tampoco han llegado a sentirse incómodos.

“No participo en actos privados con él. Pero en actos públicos y del Estado, claro que participo. Y me quedo con la declaración de ayer de todos los presidentes de Chile Vamos en el Foro, en la cual se condenan todos los populismos. No abrazamos como ideales ni a los populismos de izquierda de derecha”, argumenta Undurraga, quien ante una consulta aclara que “tampoco fui al cóctel de anoche en la embajada brasilera (donde estuvo el visitante). Además que sería una pedantería, porque no me invitaron”.

Insiste en que “es del toda conocida mi posición y la del partido (ante Bolsonaro). Pero no hay que confundir la acción política de los partidos y sus dirigentes, con la acción de Estado de las autoridades políticas. No se puede mezclar la figura política de Jair Bolsonaro con la figura del presidente Bolsonaro”.

Sobre sus cuestionamientos y diferencias , recalca que “no creo necesario manifestarlas, porque entendemos que Bolsonaro viene como presidente, no como dirigente político solamente. Cuando voy al almuerzo, no voy a homenajear sus posiciones políticas o sus creencias, o sus visiones valóricas. Lo que sí hay que hacer es ir a homenajear a Brasil, para no desagraviar a Brasil”.

Larraín Matte también sostiene -junto con criticar la actitud de Jaime Quintana, el presidente del Senado- que “estamos participando institucionalmente de la visita oficial del presidente de Brasil, como corresponde”. Pero, advierte, que “con la misma claridad, lo hemos dicho antes, sabemos que hay diferencias entre nuestro proyecto político y la derecha que representa Jair Bolsonaro”.

Enumerando, dice que él “lleva tres meses como mandatario y es temprano para hacer juicios, pero en su historia hay cosas que nos diferencias: Evópoli tiene un compromiso irrestricto con la democracia y los derechos humanos, con el valor de la diversidad, y un rechazo a toda forma de discriminación”. E insiste en una idea que ya ha dicho: “Para nosotros es muy importante la moderación, la búsqueda de consensos. Nos distanciamos de los proyectos políticos polarizantes, con posiciones extremas y que tensionan las democracias”.

 

 

 

Seguir leyendo