Consejo de gabinete: Gobierno adelanta que incidirá en “normas transitorias” y que ministros se desplegarán en regiones para informar del plebiscito

El oficialismo abordó en el consejo ampliado que se desarrolló en La Moneda su rol en las etapas venideras de cara al proceso constituyente. En una minuta elaborada por la Segpres, el gobierno propuso colaborar en el establecimiento de los plazos y mecanismos de transición al nuevo orden y adelantó el despliegue de los ministros en regiones para informar sobre el plebiscito del 4 de septiembre. "El gobierno tiene el deber de garantizar a ambas posiciones, tanto la del Apruebo como la del Rechazo", dijo el Presidente Boric tras la cita, aunque recalcó que sus ministros podrán manifestar su posición fuera de las labores de su cargo.




A la hora de almuerzo de este martes en el marco del consejo de gabinete ampliado de La Moneda, el ministro de la Segpres, Giorgio Jackson, intervino en el encuentro que encabezó desde la mañana el Mandatario Gabriel Boric y que tuvo como principal objetivo fijar una hoja de ruta para dejar atrás la compleja instalación de su novel administración.

La presentación del ministro RD buscaba responder cómo puede aportar el gobierno al proceso constituyente en curso y dar cuenta del trabajo de seguimiento que ha hecho su cartera -que es la encargada por ley de la relación con la Convención Constitucional- sobre los avances del borrador del nuevo texto en construcción.

En una minuta que se difundió entre los 24 ministros presentes y algunos dirigentes de los partidos oficialistas -que se sumaron pasadas las 10.30 al encuentro-, y a la que accedió La Tercera, se detalla el rol que debiera tener el gobierno frente a las etapas pendientes del proceso y, asimismo, se abordan las limitaciones establecidas por ley y desprendidas de la jurisprudencia de la Contraloría de cara al plebiscito del 4 de septiembre.

El documento de 10 páginas detalla, entre otras cosas, que al ser el gobierno el principal responsable de la transición entre el sistema actual y el propuesto en una eventual nueva carta fundamental, la administración de Boric debe colaborar con la Convención en la determinación de los artículos transitorios que debe zanjar el organismo antes de emanar el texto.

“El gobierno se encuentra comprometido con el éxito del proceso constituyente y con el cumplimiento de las funciones que la Constitución le ha encomendado. Para ello es necesario no solo prestar la asistencia técnica, financiera y administrativa que se realiza hoy a través de la Unidad Secretaría de la Convención, sino también observar el impacto sistémico que las normas aprobadas generarán, de modo de prever la adecuada implementación de la voluntad del constituyente, y luego del plebiscito constitucional, diseñar e implementar dicha voluntad”, se lee en el texto que fue insumo para el debate oficialista.

Y agrega: “Atendido el pronto inicio del período para presentar, debatir y votar normas transitorias, es necesario que el gobierno se ponga a disposición de la Convención para colaborar en la formulación de normas transitorias que garanticen la implementación exitosa de la nueva Constitución, propiciando un diálogo político fluido y transparente (...). La transición constitucional es un aspecto fundamental para una nueva Constitución, que afecta directamente su éxito y legitimidad”.

La discusión que marcó el consejo de gabinete se da justamente cuando desde la oposición han acusado al Ejecutivo de no mantener la correspondiente prescindencia respecto del proceso constituyente.

El propio Presidente y sus ministros han señalado que no serán “neutrales” y que quieren una nueva Constitución para Chile. Estas declaraciones, sin embargo, también han generado inquietud en el Socialismo Democrático, desde donde han advertido que el gobierno debe ser cauteloso en esta materia, punto que buscan marcar durante la jornada de hoy.

“El gobierno, como institución, debe mantener prescindencia respecto de las opciones puntuales, pero ser muy proactivo en la difusión del proceso y en promover la más amplia participación. Para ello, debe orientar recursos que permitan cumplir a cabalidad con ambas tareas”, dijo ayer a Meganoticias el timonel (s) del PS, Andrés Santander.

En ese contexto, el documento elaborado por el gobierno detalla, además, que el debate que se dará respecto de las normas transitorias, primero en las comisiones temáticas y luego en la Comisión de Transitorios y el pleno, “es el marco de trabajo en que el Ejecutivo puede estar llamado naturalmente a incidir con el objeto de propiciar un proceso de transición exitoso”.

Por otro lado, el texto es claro en advertir que “hasta el momento, los sectores políticos que se oponen a la nueva Constitución han transmitido preocupación y temor a través de un relato de desgobierno e inseguridad, haciendo indispensable transmitir que el objetivo del gobierno en torno a la implementación del nuevo texto constitucional es unir al país, dando certezas y tranquilidad sobre el futuro próximo”.

Asimismo, se plantea la necesidad de que el gobierno promueva activamente y “dentro de sus márgenes legales” el voto informado a la población “lo que implica adoptar acciones para informar a la ciudadanía respecto del proceso y de las normas que se votarán”. Con ese objetivo, tanto la Segpres como la Segegob -que lidera la ministra Camila Vallejo- organizarán un esfuerzo interministerial de información y participación ciudadana para promover “el acercamiento del borrador de nueva Constitución a la ciudadanía”, desplegándose “en todas las regiones del país para asegurar que las personas conozcan el borrador constitucional y asistan a votar en el plebiscito”.

“Todas las acciones de difusión, formación o participación se enmarcarán bajo el concepto paraguas de ‘voto informado’, responsabilidad democrática que tiene el gobierno y el Estado de Chile. Mientras funcione la Convención, el esfuerzo del gobierno puede enfocarse en acercar el debate a la ciudadanía, adoptando un rol de garante del proceso en tanto encargado de prestar asistencia técnica, económica y administrativa al órgano constituyente”, agrega el documento, a la vez que detalla que “se podrán utilizar las vocerías de la Presidencia, atendido que son éstos los organismos relacionados con la comunicación que pueden efectuar acciones imparciales para incentivar la participación debidamente informada de la ciudadanía en el proceso constituyente”.

En el documento se advierte, además, a los ministros de Estado que “la jurisprudencia de la Contraloría General de la República (CGR), ha entendido que, en el ejercicio de su cargo, las y los ministros no están habilitados para manifestar una preferencia por alguna de las opciones en el plebiscito constitucional”, a la vez que destaca que no pueden emplear recursos públicos ni valerse de su cargo para favorecer o perjudicar algunas de las opciones que serán consultadas en el referéndum.

El mensaje de Boric y el llamado a los partidos

Es momento de dejar atrás la instalación y desplegar las propuestas comprometidas, salir a terreno y escuchar a las personas. Ese fue el corazón del mensaje que a primera hora entregó el Mandatario a sus ministros y los partidos de su coalición al abrir el consejo de gabinete ampliado.

“Hemos tenido una provechosa jornada de gabinete de discusión del rumbo del gobierno y hemos concordado que se acabó el periodo de instalación”, repetiría tras el encuentro el Mandatario en un punto de prensa que ofreció desde el salón O’Higgins, escoltado por sus ministros y jefes de partido.

Sobre el rol que jugará el gobierno, el Presidente aseguró, además, que “la posición del gobierno respecto de la Convención es la siguiente y en esto quiero ser muy claro: el gobierno tiene el deber de garantizar a ambas posiciones, tanto la del Apruebo como la del Rechazo, iguales condiciones para poder difundir su pensamiento, su visión. Y, en ese sentido, el gobierno, con los recursos públicos de todos los chilenos y chilenas no puede tratar de incidir en una dirección u otra. Tenemos el deber y lo vamos a cumplir de fomentar la participación y de informar. Y, por cierto, que eso lo vamos a hacer como corresponde y ajustándonos a todo lo que señalan los cuerpos legales al respecto”.

Y agregó: “Cuando cada uno de los ministros y ministras aquí presentes no están en el ejercicio de sus funciones tienen todo el derecho a manifestar cuál es su opinión política y cuál es su planteamiento respecto al fondo de la discusión. Hay que hacerlo de manera responsable, hay que hacerlo de manera verídica, sin caer en las fakes news que tanto daño le hacen a la democracia. Y yo me imagino que nadie espera que quienes nos hemos jugado tanto por el proceso constituyente no manifestemos una posición clara respecto del proceso”.

La discusión política de la jornada la lideró la ministra Izkia Siches, quien jugó un rol central en el marco del consejo de gabinete. La invitación era a discutir de forma amplia la relación del oficialismo en momentos en que el aumento en la desaprobación del Mandatario y del gobierno preocupan a La Moneda.

En vista de que la tramitación de ese proyecto y de la iniciativa acotada que propuso el gobierno dejó una estela de críticas al trabajo prelegislativo del gobierno y provocó una honda fisura entre las dos coaliciones que apoyan al gobierno: El Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad, esta mañana el Ejecutivo llamó a los partidos a mejorar su entendimiento de cara a impulsar el programa de gobierno.

En un documento que se propuso como insumo para el debate -elaborado por Interior y Segpres- se plantea la necesidad de fortalecer la relación oficialista tanto dentro del gobierno como con los partidos.

“Los partidos políticos y coaliciones del oficialismo viven un proceso de organización y en algunos casos de reordenamiento que tienen sus propios ritmos de maduración. Sobre este escenario las fuerzas políticas que forman parte de nuestra alianza de gobierno comparten un objetivo claro e ineludible: trabajar por la consecución de los cambios estructurales que el programa de gobierno mandata”, dice el texto.

“La relación al interior del oficialismo debe estar marcada por el respeto y la búsqueda del entendimiento en común”, agrega, a la vez que remarca la necesidad de “una integración más estrecha y un trabajo franco entre todos los ministerios”.

El llamado –que ya hizo la Moneda hace unos días tras las críticas al episodio del retiro- es que los ministros sectoriales abran mayores espacios de diálogo político y estratégico con sus partidos y parlamentarios.

Asimismo, el propio Boric le pidió a los presidentes de los distintos partidos apoyo para alinear a sus huestes en el Congreso de cara a las reformas estructurales.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.