Cuarto retiro: oposición busca convencer a Schilling y Tohá de votar a favor y el gobierno hace último intento por ordenar a sus parlamentarios

Votar sí o votar no, ese es el dilema que varios parlamentarios han enfrentado en las horas previas antes del inicio de la sesión en que se analizará el polémico proyecto, con la consiguiente presión de sus bancadas y del gobierno, dependiendo del lado en que se sienten.




La hora de almuerzo será la última carta que las bancadas se jugarán para convencer a sus diputados antes de las 14.30 horas fijada para el inicio de la sesión en que se votará el polémico proyecto que posibilita un cuarto retiro de los fondos previsionales.

Aunque este tema nunca ha pasado desapercibido, esta vez la elección presidencial le suma una cuota más de tensión, especialmente para la derecha, cuyo candidato Sebastián Sichel ha decidido oponerse con toda fuerza contra este desembolso, y cuyos resultados han sido bien oscilantes.

Para que el articulado pase a segundo trámite al Senado, se requiere un quórum de tres quintos, es decir, 93 votos en la Cámara de Diputados. En los anteriores retiros la oposición había logrado acumular 84 votos, por lo que si todo fuera igual, sólo necesitarían 11 respaldos de Chile Vamos.

Pero la situación y las condiciones no son las mismas, sostienen en todas las bancadas con mayor o menor énfasis.

En primer lugar, hoy se está otorgando el Ingreso Familiar de Emergencia de forma casi universal, cubriendo el 80% de los hogares, muchas personas de los quintiles de menores ingresos ya no tienen ahorros disponibles para retirar, ya no hay restricciones a la movilidad, sino todo lo contrario, la economía se está moviendo y creando empleos. Además, el presidente del Banco Central, Mario Marcel, gatilló alertas macroeconómicas señalando que un cuarto retiro podría provocar un sobrecalentamiento de la economía y mayor inflación.

Estas aprensiones han surtido efecto en algunos parlamentarios de oposición. Es así como el jefe de bancada del PS, diputado Marcelo Schilling, ha señalado en reiteradas ocasiones a sus correligionarios que no está por aprobar el proyecto, que está preocupado por las pensiones futuras, al igual como lo ha manifestado Jaimé Tohá.

Dentro de la DC, el diputado Manuel Antonio Matta ha mostrado una postura ambivalente: al principio estuvo en contra, pero según los falangistas lo habrían convencido de votar a favor, y terminarían de conversar antes de la sesión.

En el comité de independientes hay otros que, pese a las preguntas de sus pares que están por el retiro, no ha expresado su voto abiertamente. Fuera de micrófono el diputado Pablo Lorenzini ha anticipado su discrepancia con este proyecto, mientras que los exradicales Fernando Meza y Carlos Abel Jarpa querían reunirse con José Pérez y Pepe Auth para tener una postura única, aunque los tres primeros han respaldado todos los retiros, mientras que Auth siempre los ha rechazado.

Algo que cruza en común a todos los mencionados, excepto a Pérez, es que ninguno de ellos va a la reelección, por tanto están con más libertad para decidir, comentan en las bancadas.

De ellos finalmente podría depender la votación del retiro, porque en el oficialismo ya hay 15 votos seguros por apoyar el desembolso, pese a los constantes llamados del comando y de La Moneda. “Estoy horquillado por todos lados”, admite un parlamentario de este bloque.

Tanto Sichel como el gobierno desplegaron todas sus técnicas para lograr el voto contra un nuevo retiro, y hasta la semana pasada podían cantar victoria y, por lo mismo, el Ejecutivo calificó el proyecto con urgencia de discusión inmediata. Era tanta la confianza de Palacio, que hasta el diputado Marco Ilabaca (PS) reconocía que no estaban los votos para aprobarlo.

Pero el escenario cambió drásticamente el fin de semana, cuando como gotera se empezó a conocer que muchos que argumentaban contra el retiro, sí sacaron los dineros de las AFP anteriormente como el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda; la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt; la vocera del comando de Sichel, Katherine Martorell.

Ello provocó que muchos diputados de RN y UDI reafirmaran más su voto a favor.

En RN, hasta el cierre de nuestra edición, los cálculos indicaban que ya se habían inclinado por aprobar los diputados Bernardo Berger, Camilo Morán, Jorge y Eduardo Durán, Paulina Núñez, Hugo Rey, Leonidas Romero, Frank Sauerbaum y Alejandro Santana.

En la UDI estarían Rolando Rentería. De los ex de esta tienda se menciona a Sandra Amar, Álvaro Carter, Virginia Troncoso y Esteban Velásquez. En total habría 14 votos.

En la duda, pero más cercanos a aprobar, estaban Pedro Álvarez-Salamanca, Miguel Mellado, Pablo Prieto y Erika Olivera, que no se habían pronunciado tajantemente.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.