Director de Aguas Patagonia por caso Essal: "Me preocupa que se destruya un modelo que ha funcionado de manera exitosa en los últimos 30 años"

esaal mas

El director de Aguas Patagonia, compañía que opera en la Región de Aysén, se mostró preocupado por la crisis de Essal en Osorno y el "desprestigio" que puede perjudicar a la industria sanitaria.




Jorge Icaza, director de Aguas Patagonia, mira con atención la crisis de Essal en Osorno. La compañía, cuyos principales accionistas es la Icafal Inversiones e Hidrosan Ingeniería, opera en la región de Aysén una red que abastece de agua potable a 28.598 clientes. La firma opera en Coyhaique, Aysén, Chacabuco, Cochrane y Puerto Ibáñez, entre otras localidades.

En una conversación franca y abierta, el directivo de la sanitaria advierte sobre los efectos de la emergencia desatada por la filial de Aguas Andinas. A su parecer, a raíz de la emergencia la industria se puede ver afectada por el desprestigio y la discusión puede girar hacia críticas a un modelo que "ha resultado exitoso" en los últimos 30 años.

Según el directivo, Aguas Patagonia anualmente invierte más de $1.000 millones. Al comenzar la concesión, los recursos fueron destinados principalmente a fortalecer el tratamiento de aguas servidas. Producto del crecimiento de la población, la compañía ha diversificado sus fuentes de abastecimiento de agua.

¿Cómo ve la industria la emergencia de Essal en Osorno?

No estoy en el directorio de Andess y por lo mismo no me ha tocado reunirme con las demás sanitarias. No sé si finalmente se reunió el directorio a raíz de lo ocurrido, porque la gente anda un poco sobregirada. No ha sido tan fácil hablar con ellos tampoco. Me imagino que sí se han reunido, porque es lo más probable que ocurra.

Hoy evidentemente que hay consenso que aquí se cometió un error y que perjudicó a una ciudad. Esto evidentemente no debería pasar a ningún servicio básico, porque terminas afectando a la población. Hay que revisar los procedimientos, pero lo que me preocupa también es que en paralelo se vaya a desprestigiar un sector y una política que ha favorecido mucho a Chile. Me preocupa que una cosa contamine la otra y que el corto plazo contamine al largo plazo.

¿Pueden pagar justos por pecadores?

Sí, justos por pecadores, donde justo lo más importante es el país. Me preocupa que se destruya un modelo que ha funcionado de manera exitosa en los últimos 30 años.

¿Debe servir la crisis para generar una revisión de las plantas de tratamiento de aguas?

Todas las cosas son perfectibles. En ese sentido, esta es una luz de alarma que sirve para saber si estás haciendo las cosas bien y las puedes mejorar. Nosotros en la sanitaria que tenemos en el sur, tenemos un manual de reacción frente a situaciones imprevistas y que pueden perjudicar a la población, pero obviamente vamos a revisarlo. Hay que hacer la pega.

Guardando las proporciones, ¿han tenido algún problema semejante al que sufrió Essal?

No. Nunca. Nosotros somos ex accionistas de Aguas Chañar que opera en la región de Copiapó. Allí tuvimos dos problemas muy complicados. El primero fue que producto de una extracción excesiva de aguas subterránea de los agricultores y el cambio climático se producto una disminución de las napas catastrófica. Nos empezamos a quedar sin agua y tuvimos que empezar a sacar agua de sectores más cercanos a la costa. Afortunadamente pudimos resolver el problema. Después tuvimos dos eventos catastróficos. El primero de ellos fue un aluvión que fue dramático. Eso nos pegó fuerte en los sistemas de producción, pero logramos ir recuperando la obtención de agua con bastante rapidez. Ese sí que fue un terremoto.

¿Es muy costoso para las sanitarias garantizar una línea de respaldo de abastecimiento?

Las sanitarias invierten bastante. Nosotros en el caso de Copiapó invertíamos el doble del resto de las sanitarias por el problema de abastecimiento. Uno debe invertir una parte no menor de los recursos que recibe. El problema de Osorno se generó por un mal manejo de los procedimientos, no por falta de inversión. En los últimos años las sanitarias han efectuado inversiones históricas en plantas de tratamiento.

¿Se debe ser más riguroso en los protocolos, a modo de lección para todos?

Así es. Efectivamente. Cuando estábamos en el norte de repente invertíamos más que la utilidad por los problemas que tuvimos. En el sur también lo hacemos. Invertimos y capacitamos muy fuerte a la gente. Nosotros hemos enviado a cursos al personal para que tengan adecuadamente conocimiento de los trabajos que están haciendo en las plantas de producción y tratamiento. Nos hemos preocupado de que la gente esté capacitada. Este es un tema muy importante.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.