El cronómetro de Desbordes para la primaria presidencial: El efecto “Apruebo”, la pugna en RN y su lugar en el gabinete

Foto: Dedvi Missene

Uno de los pocos dirigentes de Chile Vamos que festejó el resultado del plebiscito sopesa cuándo y bajo qué condiciones podría dejar el gabinete para competir en una primaria de la que RN se está quedando fuera. Sus adversarios internos ya miran otras cartas para intentar cortarle el paso. Y antes está la especulación que circula en Chile Vamos de que si el ministro del Interior no zafa de la acusación constitucional, él pueda terminar sucediéndolo. En tal caso -que algunos dudan mucho- igual terminaría saliendo del gobierno para competir.




Sus leales en RN lo alientan a que se decida a competir en las primarias presidenciales del 5 de julio de 2021. Sus adversarios internos ya tejen cómo impedírselo, buscando otro candidato que le salga al paso y que hasta ahora tiene la cara del independiente Sebastián Sichel. Dos días después del plebiscito que lo dejó -junto a Joaquín Lavín- en el bando de los ganadores de la derecha que estaban por el Apruebo, al ministro de Defensa se le activó la cuenta regresiva para su futuro político. Tiene en la cabeza planes y escenarios, pero también los tienen otros actores. Y el camino a la fecha tope de inscripción (5 de mayo) depende aún de otras cosas en este revuelto mapa de un Chile Vamos que trata de sofocar las recriminaciones del derrotado bando del Rechazo y otras pugnas internas.

Pero antes, la primera duda es cuánto tiempo le quedará en la cartera donde mañana cumple apenas tres meses porque en los cálculos de la derecha oficialista también hay otro supuesto comentado por estos días: que termine recalando en el Ministerio del Interior y Seguridad Pública. Esta hipótesis que cruza al sector surgió cuando el titular, el UDI Víctor Pérez (que entró el mismo día que él, 28 de julio), argumentó que Carabineros depende de la cartera de Desbordes y no de la suya en la defensa jurídica que envió ante la Cámara de Diputados de cara a la acusación constitucional que enfrentará este viernes.

Como se sabe, Pérez se llevó -según testimonios de Palacio- una reprimenda de un muy molesto Presidente por no haberle consultado. Y aunque públicamente ambos despejaron el punto la semana pasada y el exsenador rectificó el escrito, aún hay quienes en la derecha leen que una de las aspiraciones del exjefe de RN sería quedarse con su oficina en La Moneda. Otros actores no creen que ocurra. El protagonista de esta nota está al tanto de este comidillo y los suyos lo niegan de plano.

Como sea, lo que pase el viernes será decisivo, sobre todo tomando en cuenta que hay diputados RN que han amenazado con apoyar la acusación (esto es, ausentarse de la sesión, no votar, abstenerse o apoyar). Los abogados de Pérez son también amigos cercanos de la presidenta UDI Jacqueline van Rysselberghe, que tiene a cuestas una enciclopedia de reyertas con Desbordes y que está decidida a cobrar factura si el segundo ministro del Interior gremialista llega a caer por culpa de votos RN.

Así las cosas, Desbordes -dicen en su facción- está empeñado en que los diputados leales a él no le regalen a la UDI un casus belli. Hay versiones que sostienen que ya cuadró a Camilo Morán y Hugo Rey; otras dicen que al menos el primero sigue dudoso. El ministro aprovechará su visita de hoy al Congreso para ocuparse del asunto porque también siguen muy críticos de Pérez dos más: Andrés Celis y Leonidas Romero. Así y todo, en RN hay voces que creen que incluso cuadrando a todos los del partido no habría garantías de que el ministro del Interior libre indemne el lance del viernes.

¿Podría terminar en tal caso en Interior? Nada es seguro. En La Moneda algunos cercanos a Piñera dicen que éste tiene otros nombres en la nómina antes de Desbordes. Otros dicen que el vocero Jaime Bellolio es uno; ayer en la cumbre en Casas de Lo Matta ella y JVR se trataron mutuamente de “mi amiga” y “mi amigo”, pese a años de pugnas.

¿Qué tiene que ver esto con la primaria presidencial? Mucho. No solamente por el peligro de otra riña en Chile Vamos cuando menos se la necesita, sino porque incluso si llegara a aterrizar en Interior, Mario Desbordes piensa que -si se dan ciertas circunstancias- ni siquiera eso le impedirá salir del gobierno a comienzos del próximo año para inscribirse a la primaria presidencial y que no se va a cerrar la puerta. Y eso está empujado por el diagnóstico ya asentado en el sector de que RN está con un pie y tres cuartos fuera de esa competencia luego de las complicaciones judiciales del senador Manuel José Ossandón.

En simple, el partido tiene dos opciones: o inscribe a un candidato militante, o a un independiente. El primero sería Desbordes, dado que varios creen que alguien que estuvo por el Rechazo (léase Andrés Allamand, en la Cancillería) la tendría muy cuesta arriba. Además, el aliado del jefe de Defensa que preside RN, Rafael Prohens, seguirá al mando hasta aproximadamente junio del 2021, cuando el partido ya haya inscrito postulantes a la primaria. La gente de Desbordes cree firmemente que si el partido corre riesgo de quedarse fuera de la primaria, él tiene que ir sí o sí.

"El resultado del domingo nos demuestra que Mario Desbordes estuvo en lo correcto, que nos mostró el camino a la derecha moderna, a la derecha dialogante y a la derecha que representa a la mayoría de los chilenos. Por lo tanto, es importante que en su fuero personal comience a asumir un desafío más grande, que es competir por la presidencia de Chile”, dice Morán, uno de sus leales y quien lo reemplazó en la Cámara al partir a Defensa. ¿Dejar el gabinete tan luego? “Por supuesto que es una decisión personal. Él tiene que reflexionar respecto de su futuro. Pero probablemente hoy sea el mejor candidato de RN. Aunque él no quiere, que piense en asumir estas cosas por un bien superior”.

Pero para eso el ministro primero debe crecer en números, y en su sector algunos piensan que estar en Defensa no le ha ayudado, y que -por ejemplo- no capitalizó su apoyo al retiro del 10% de los fondos previsionales, muy poco antes de irse al gabinete. Claro que el cargo no le ha impedido aprovechar cada minuto a su alcance. Ha dado varias entrevistas políticas y asistido a programas de TV y radio. El penúltimo día de la franja televisiva del plebiscito (miércoles 21), los primeros 19 segundos de la de RN por el Apruebo fueron exclusivamente para él: un clip de archivo hablando la noche del acuerdo del 15 de noviembre del año pasado que permitió el plebiscito.

La gente de Desbordes, en todo caso, estima que dar el salto también depende de cómo se siga moviendo el líquido escenario presidencial derechista. Creen que Lavín ha ido perdiendo fuerza, y que el mejor escenario que decidiría al ministro es que la lucha entre el alcalde y Evelyn Matthei dejen desguarnecidos a bolsones de votos de centro. Solo si eso ocurre, él no dudará.

Pero sus adversarios, ligados al bando de Allamand y que se concentran en los diputados RN que estaban por el Rechazo, no se la van a hacer fácil. Acá hay versiones cruzadas dentro y fuera del partido entre quienes afirman que ya iniciaron contactos con Sebastián Sichel, quienes dicen que no lo han hecho y quienes dicen que lo harán muy pronto.

¿Qué piensan en el mundo de Lavín? Que para que Desbordes tenga chance de ir a la primaria debe apoyar con claridad a un grupo de candidatos a la Convención Constituyente que se elige el 11 de abril. Como éstos se inscriben el 11 de enero, estiman que para entonces debería salir de Defensa porque después será un problema. Lavín quiere apoyar al menos a dos postulantes por distrito, en total unos 56 ó 60. El aún ministro de Defensa -esto lo tiene decidido- también está haciendo casting de convencionales para apoyarlos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.