El dilema de Víctor Pérez: Cómo reorientar su defensa ante la acusación tras el impasse con el ministro de Defensa

En el gobierno reconocen que la defensa jurídica del ministro les generó una complicación y que apostarán por reforzar los argumentos políticos para conseguir los votos necesarios. En RN, en tanto, continúa el malestar y algunos declaran que su voto sigue en reflexión, mientras que en la UDI piden que la Segpres cumpla con su rol.




“Ni el ministro Pérez ni el ministro Desbordes han cometido ninguna ilegalidad, y, en consecuencia, no hay ninguna razón para acusarlos constitucionalmente”. Con estas palabras el Presidente Sebastián Piñera respondió ayer en la noche respecto a la polémica que se generó al interior del gobierno por los argumentos que esgrimió la defensa del ministro del Interior en el escrito de contestación de la acusación constitucional en su contra.

El jueves pasado, los abogados de Víctor Pérez -Mario Rojas y Alejandro Espinoza- ingresaron el escrito, cuyo argumento principal fue que, bajo estado de catástrofe, Carabineros no depende del Ministerio del Interior, sino de los jefes de la defensa, los que, a su vez, dependen del Ministerio de Defensa. El episodio generó una profunda molestia en el propio Piñera debido a que los argumentos contradicen la postura que ha mantenido siempre el gobierno respecto a que el orden público depende de Interior. Y, además, generó indignación en RN, porque se apuntó a la cartera que lidera Mario Desbordes.

Así, las palabras del Mandatario, en entrevista con Mega, dan cuenta del dilema que generó la defensa del jefe de gabinete, porque abrió un flanco para acusar a más autoridades, entre ellos, dicen en el gobierno, incluso al propio Presidente.

Si bien Piñera evitó reconocer su molestia durante la entrevista y recalcó que “el ministro Pérez decidió retirar los argumentos de su defensa”, en el gobierno afirman que justamente el hecho de tener que echar pie atrás a uno de los argumentos complicó el escenario para la acusación constitucional. Esto, debido a que, dicen las mismas fuentes, se transformó en un dilema adicional respecto a cómo el ministro se parará ante el Congreso cuando le toque exponer para defenderse, lo que esperan se concrete el viernes, cuando se vota el libelo, con el que la oposición cuestiona a Pérez por su rol en el paro de camioneros y en el caso del puente Pío Nono.

En ese sentido, desestimando el argumento principal, Interior y Segpres -que está ayudando a coordinar la defensa y en la búsqueda de votos para evitar que la ofensiva avance- apuntan a que por un lado está la defensa jurídica y por otro lado la política. Y en esta última, son clave los votos, para lo que requieren mínimo seis de la oposición en el escenario en que Chile Vamos esté completamente alineado. Así, han intensificado las tratativas.

En La Moneda si bien afirman que el escenario es complejo, dicen estar “optimistas” y creen que el hecho de que la acusación se vote justo después del plebiscito podría contribuir a conseguir los sufragios necesarios con la centroizquierda.

En ese sentido, sostienen que, más allá de los argumentos jurídicos, la acusación no tiene fundamentos porque no se ha infringido, creen, ninguna norma. Así, respecto del paro de camioneros, el gobierno reforzará que no hubo desabastecimiento. De hecho, este punto fue dicho hoy por ministros sectoriales que acudieron a la comisión ad hoc y que habían trabajado en al menos dos reuniones junto al ministro de la Segpres, Cristián Monckeberg, los ejes de sus intervenciones.

Asimismo, también se planteará que no hubo trato preferente a favor de los camioneros. Sobre el caso del puente Pío Nono, en tanto, remarcarán que no hubo ninguna orden operativa del ministro, ni de ninguna otra autoridad política, de manera que no se le puede imputar responsabilidad en los hechos y que, además, hay una investigación de la Justicia en curso, que es la que debe pronunciarse.

Además, en el gobierno dicen que la apuesta, hasta ahora, es copar todos los espacios y, por ende, apelarían a la cuestión previa con el objetivo de darle margen a parlamentarios de la centroizquierda que hagan sus descargos en esa instancia y, posteriormente, los apoyen en el fondo. De todas formas, en el Ejecutivo afirman que es una materia que deben zanjar.

Como sea, Monckeberg ha estado volcado en hablar con legisladores principalmente de la DC y del PR para buscar que no apoyen el libelo.

Molestia en RN persiste

Si bien la decisión de Pérez de eliminar el controvertido argumento de su defensa ayudó a descomprimir el ambiente al interior de RN, en ese partido transmiten que la polémica está lejos de acabarse y que aún faltan gestos por parte de Interior. En la colectividad argumentan que se perjudicó a uno de los principales liderazgos del partido.

En ese sentido, algunos diputados apuntan a que una señal concreta sería remover a los abogados de Pérez. “La defensa del ministro Pérez está defendiendo muy mal al ministro. Pedimos con urgencia que se cambie o refuerce (…). Si se llega a aprobar, la responsabilidad es absolutamente de la defensa con su autogol”, dice el diputado Camilo Morán.

En tanto, su par Jorge Durán indica que “valoro que el ministro Pérez solicite a su defensa desistir de señalar y enlodar al ministro Desbordes”, pero advirtió que su voto continúa “en reflexión”.

En la misma postura se encuentra el diputado Miguel Mellado, mientras que su par Hugo Rey agradeció “las explicaciones del ministro Pérez”, por lo que votará en contra del libelo porque, a su parecer, no tiene fundamento.

Como sea, en RN si bien reconocen que hay molestia y presión sobre cómo votar, probablemente terminarán rechazándola debido a que, votar a favor, abriría una crisis profunda en el gobierno y afectaría a dos líderes de su partido: Desbordes y a Monckeberg. Al primero, dicen, porque es la carta presidencial que mejor se posiciona en la colectividad, mientras Monckeberg es el ministro a cargo de reunir los votos. Además, agregan que un escenario en que se termine aprobado la acusación podría desembocar hasta en un cambio de gabinete.

En medio de este escenario, además, comenzó a circular una versión al interior del oficialismo que apuntaba a que, en ese contexto, asumiera Desbordes en Interior, lo que en La Moneda es desestimado. El titular de Defensa fue consultado hoy al respecto en radio Biobío y señaló: “El ministro del Interior es Víctor Pérez y, sin duda, tiene la confianza y apoyo del Presidente”. Asimismo, reiteró que está solucionado el impasse con Interior y que hoy se desplegará hablando con los diputados de su partido para que voten alineados. “Voy a conversar con nuestros diputados y va a tener el apoyo de todos los diputados de Chile Vamos”, dijo.

En la UDI, en tanto, la bancada está reforzando los argumentos para defender al ministro. De hecho, elaboraron una minuta con cuatro argumentos principales: que impulsar la acusación es “un burdo intento de desestabilizar al gobierno”; llaman a las fuerzas moderadas a respetar la institucionalidad; que la “acusación carece de fundamento”; y que con las exposiciones de los invitados quedó en evidencia que la acusación “no tienen ninguna base”.

La timonel de ese partido, Jacqueline van Rysselberghe, se reunió esta mañana junto al presidente de RN, Rafael Prohens, con el ministro Pérez, a quien le entregaron su respaldo y destacaron su rol en la realización del plebiscito. La líder gremialista, asimismo, advirtió que en la acusación “tiene un rol la Segpres y lo que uno podría esperar es que haga su pega”. Esto, en alusión a asegurar que estén todos los votos para evitar que el libelo prospere.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.