El rearme de Luis Venegas, el dueño de Vía X que lucha contra VTR

Luis-Venegas-700x300

Luis Venegas.

Mañana jueves la Tercera Sala de la Corte Suprema verá los alegatos de TVI y VTR. Se trata de la última oportunidad para que el dueño de Vía X revierta un cúmulo de resoluciones adversas.




Esta semana será clave para Luis Venegas (63), dueño de TVI, holding de producción audiovisual de capitales chilenos. Mañana jueves, ante la Tercera Sala de la Corte Suprema, el empresario tendrá la última oportunidad para doblar la mano a VTR.

El 17 de febrero de 2016, la operadora de cable y telefonía -controlada por la gigante Liberty Global- sacó de la parrilla los canales Vía X, ARTV y Zona Latina, todos parte de TVI. Pero Venegas no se dejó doblegar y desplegó una artillería de acciones legales para evitar la medida.

El término del contrato con VTR por un supuesto bajo rating de sus estaciones significó un duro golpe al grupo. TVI debió despedir a más de 100 personas y provocó un profundo cambio en su estructura administrativa por una fuerte caída en sus ingresos. Pese al golpe, Luis decidió mantenerse como CEO del grupo, secundado por su sobrino Paulo Venegas Valdeavellano (42), que ocupa el cargo de Director de Programación y Producción.

Hoy el grupo opera no sólo canales de televisión. La expansión de sus negocios ha abarcado también otras áreas. Es así como cuenta con el Centro de Televisión y Telepuerto (CTT), Dale Ticket, Agua Producciones y Vía X Ediciones, firma en cuyo catálogo se encuentran: "Rubia de Ojos Celestes" y "Fuego en la cárcel de San Miguel", entre otros libros.

A través de CTT, Venegas ha transmitido grandes eventos deportivos como Copa América, Copa Centenario, Copa Confederaciones, Copa Mundial, Clasificatorias 2018, Copa Centenario, Mundial Sub 17, etc.

Obstetra

Pero la historia de Luis Antonio Venegas Almendras, no siempre estuvo ligada ni a la televisión. Quienes lo conocen sostienen que es un empresario de origen humilde y que se hizo a pulso, aunque no teme en decir lo que piensa.

Nació en Temuco en 1956. Sus estudios superiores se vincularon al área de salud, pero la obstetricia, carrera que había escogido, no era lo suyo. Al poco andar comenzó a incursionar en el mundo de la música y los espectáculos. Trajo consigo la idea a Santiago y con su productora Providencia Televisión incluso levantó su propio sello de grabación, Cami Records.

Según le ha comentado a sus cercanos, uno de sus mayores orgullos es que entre los años 1990 al 2000 organizó unos 1.000 conciertos. Se lo pasó viajando, y recorrió grandes escenarios, apostando por los grandes espectáculos.

La vuelta a la democracia generó un boom entre los chilenos por asistir a grandes eventos artísticos y musicales. Con ello, las productoras tomaron cada vez más fuerza y justamente Venegas lideró dichas producciones. Según cuentan sus cercanos, estuvo detrás de los primeros conciertos en Chile de artistas de la talla de Silvio Rodríguez y Soda Stereo.

En los inicios del 2000, Luis Venegas a través de Edu Comunicaciones apostó por uno de los programas más recordados por los televidentes por su irreverencia y bromas en vivo: CQC. En pantalla Nicolás Larraín acompañado por Felipe Bianchi y Pablo Mackenna formaron parte del equipo de la versión chilena del formato argentino. En este caso, Venegas se convirtió en el intermediario entre 4 Cabezas, productora dueña de la franquicia, y Mega. Posteriormente, el canal que hoy pertenece al grupo Bethia decidió entablar una relación directa con la productora.

La última batalla

La disputa que vive sus últimos capítulos en tribunales no es su primer round grande de Venegas. En medio de la fusión entre Metrópolis-Intercom con VTR, acudió a la Fiscalía Nacional Económica (FNE), denunciando que la cable operadora había quitado dos de sus canales: Wurlitzer y Torneos y Competencias. Su arremetida provocó incluso que la operación se mantuviera paralizada.

Hoy no pierde la esperanza en dar vuelta los fallos adversos en la justicia que han desestimado sus reclamos en contra de la cable operadora que sacó esta vez tres de sus canales y puso término a su relación.  No obstante, todas las sedes que han conocido la demanda de Venegas han terminado por desestimarla y sólo le resta la Corte Suprema. Ello luego que juzgados de policía local, juzgados civiles, la Corte de Apelaciones Santiago y la Fiscalía Nacional Económica han rechazado sus acciones legales. El árbitro Tomás Walker Prieto también falló a favor de VTR.

Comenta