Fernándo Yáñez: “La vuelta a los entrenamientos es más segura que otras actividades”

Fernando Yáñez es el médico de la Selección. Foto: Agenciauno

El jefe médico de la ANFP analiza la situación actual de la pandemia en Chile, que pasa por uno de sus momentos más críticos, justo una semana después que el Consejo de Presidentes fijara el regreso del fútbol para el 31 de julio.




Fernando Yáñez recalca una y otra vez que la fecha de regreso del fútbol chileno, fijada para el viernes 31 de julio, siempre ha estado sujeta a cambios, porque está estrictamente ligada a la evolución de la pandemia de Covid-19 que afecta al país y a gran parte del mundo. El médico de Universidad Católica y la selección chilena asegura que los clubes no volverán a entrenar mientras existan cuarentenas. Independientemente de eso, sostiene que el fútbol tiene que estar listo para cuando las autoridades sanitarias le permitan volver. Y si es el 31 de julio se alegrará, aunque no por la actividad en si, sino que porque aquello significará que el país está mejor.

¿Cómo evalúa la situación general en Santiago y en el país a causa del coronavirus?

Todos debiéramos estar conscientes de que la pandemia de coronavirus está en un momento muy complejo en el país. En particular en la Región Metropolitana, que concentra el 80% de los casos y de los fallecidos. Por lo tanto, tenemos que ser extremadamente responsables en nuestras conductas y en nuestra toma de decisiones, con el propósito de construir al bien común que debiera ser el objetivo central en este momento.

Cuando se refiere a toma de decisiones, ¿apunta a que los clubes fijaron el regreso del fútbol para el 31 de julio?

Apunto a que todos en la sociedad tenemos que ser responsables. El fútbol es una actividad deportiva profesional que, como tal, tiene que contribuir desde su parte a este bien común, pero no me refiero solo a la vuelta. Sería minimizar el problema. El problema es de toda la sociedad. Ahora, en el contexto de lo que usted señala, nosotros planteamos hace unas semanas la vuelta de la competencia el 31 de julio, lo hicimos en base a dos principios básicos: respetar y proteger la salud de todos los involucrados en la actividad. Por otro lado, siempre dijimos que esto solo era una proposición de intenciones, en la medida que la autoridad sanitaria lo permita y eso va a depender de que las condiciones sanitarias estén acorde. Por lo tanto, no hay una contradicción ni un conflicto en lo que se dijo. Sostenemos lo mismo: el objetivo es respetar las indicaciones de la autoridad sanitaria y la salud de las personas. No solo el fútbol, sino que todas las actividades de la comunidad tienen que estar preparadas para volver en el momento que sea oportuno, planteando objetivos y plazos con el propósito de tener protocolos adoptados, pero de ninguna manera vamos a vulnerar las recomendaciones de la autoridad sanitaria.

Se reunieron el lunes con el gobierno...

Sí. Estamos en contacto con ellos. Tuvimos una reunión muy positiva con la Seremi de Salud, en el sentido de intercambiar opiniones para una vuelta segura. Que no haya confusión: nosotros no vamos a regresar a la actividad antes de que las condiciones sanitarias lo permitan. Desde el punto de vista práctico, el fijar una fecha tiene que ver con objetivos fundamentales que todas las actividades deberían plantearse, como tener protocolos estrictos para proteger la salud de las personas. Quiero destacar que el departamento de control de enfermedades infecciosas de Estados Unidos ha dicho que uno de los lugares donde pueden volver las actividades o donde son más seguras es en los espacios libres. Cuando un jugador vuelve a la actividad física en un entrenamiento ocupa entre 750 y mil metros cuadrados, de manera individual. Por lo tanto, la vuelta a los entrenamientos es mucho más segura que otras actividades que se desarrollan en la comunidad, por ejemplo, en espacios cerrados u oficinas, que por su naturaleza no pueden disponer de un espacio de esas dimensiones para una sola persona. Es tremendamente importante que, al hablar del regreso de la competencia, no solo estén dadas las condiciones sanitarias de la autoridad, sino también que se haya podido cumplir con una logística que tiene que ver con el protocolo de concentración, viajes en buses y aviones, y control en los estadios. Todo eso requiere un tiempo para ejecutarse y en ese momento planteamos que teníamos tiempo suficiente para volver en esa fecha, pero obviamente es un punto que hay que evaluar cotidianamente en función de la condición sanitaria.

¿Es factible volver a entrenar tres o cuatro semanas antes del 31 de julio?

Insisto. Estamos en función de lo que la autoridad sanitaria diga. En estos momentos la ciudad está en cuarentena. Como actividad tenemos que respetar la cuarentena y volveremos a los entrenamientos cuando la autoridad sanitaria lo permita y de ese momento en adelante idealmente deseamos contar con cuatro semanas. El mínimo que se ha planteado ha sido de tres. Nosotros esperamos el sí de las autoridades sanitarias y que se levanten las cuarentenas para volver a entrenar. No tiene sentido en la condición sanitaria más compleja empezar a plantear nuevas fechas cada vez. Nosotros como vemos protección de la salud física y mental de todos los involucrados en la actividad y en la sociedad no vamos a volver antes de que se hayan cumplido suficientes entrenamientos y las condiciones sanitarias lo permitan. Si eso significa que la fecha debe modificarse, será. Eso no es motivo de conflicto ni de diferencias de opinión. Hay consenso en ellos.

¿No cree que es complicado que se levanten las cuarentenas en Santiago y que los clubes vuelvan a entrenar pronto?

Mientras haya cuarentena, la autoridad no va a autorizar la vuelta a los entrenamientos. Si eso significa que hay que modificar la fecha, así se va a hacer. Todas las actividades estamos supeditadas a la definición de la autoridad sanitaria. Mientras la autoridad sanitaria no dé la autorización para volver a entrenar nosotros no lo vamos a hacer. Desde el principio hemos señalado: se respeta a la autoridad sanitaria y se protege la salud. Esos son los elementos básicos. Lo que no quita que estemos preparados de la mejor manera posible, con los mejores protocolos. Es lógico pensar lo que usted plantea, que es probable que esta fecha haya que modificarla. Sí, es probable, pero insisto, no tiene sentido fijar fechas que no sean las que la autoridad sanitaria diga. Lo que sí es importante es que estemos preparados ejecutando los protocolos de acuerdo a las propuestas nacionales e internacionales. Las instituciones irán volviendo a las prácticas, según la situación sanitaria en las regiones. En estos momentos están suspendidas las actividades por lógica en la Quinta Región y en la Región Metropolitana, y si sucede que se levanten, y una vez que la autoridad lo permita y haya hecho los controles a los protocoles que cada institución tiene se puede volver a entrenar.

¿Se apresuraron los clubes al fijar una fecha de retorno? ¿No quedan mal al ponerse un plazo y al mismo tiempo asumir que se puede cambiar?

No creo que sea contradictorio. Planteamos esta fecha a fines de abril, en la reunión con la doctora Daza. En ese momento había poco más de 500 casos por día. Lo que sería contradictorio es que no respetáramos las indicaciones de la autoridad sanitaria y que se forzara el regreso en un momento que no fuera el adecuado. Estamos en una situación nueva, que ha ido evolucionando de una manera diferente a la que esperábamos. Esto lo ha dicho también la autoridad sanitaria. Lo responsable es estar preparados a tiempo, partir en el momento que sea oportuno y entender que la condición sanitaria también es diversa en las diferentes regiones del país. Por lo tanto, en aquellos lugares donde han comenzado los entrenamientos lo han hecho con el sí de la autoridad sanitaria, en una situación epidemiológica distinta a la de Santiago, que es mucho más compleja. Insisto, el planteamiento de una fecha fue en el contexto de una condición sanitaria distinta a la que hay hoy y es algo que se va evaluando permanentemente. Lo que no sería práctico es estar diciendo fechas cada día o cada semana, sino que reiterar que esa fecha fue planteada con un objetivo en una condición sanitaria diferente a la actual y no corresponde hacer otra cosa que comenzar los entrenamientos cuando lo autoridad lo plantee y dar un plazo suficiente entre el entrenamiento y una potencial fecha de partida. No tiene lógica entrar a modificar una fecha sin tener la condición sanitaria definida. Va a ser la autoridad, en definitiva, la que diga el momento en que se pueda volver a competir y a entrenar en las regiones donde no se ha hecho. No es una contradicción, es un hecho de realidad al que todos tenemos que atenernos, simplemente. Me voy a alegrar mucho si el fútbol vuelve el 31 de julio, pero no por el fútbol, sino porque eso significará que el país está mejor.

Los clubes de Santiago quieren entrenar cuanto antes. En la reunión del lunes, consultaron si pueden recibir una autorización especial para volver a las prácticas, aunque estén cuarentena, ¿qué respuesta les dio el gobierno?

La respuesta de la Seremi fue que le enviáramos todas nuestras consultas de manera formal, en función de recibir toda la información, y que ellos nos iban a dar una respuesta. Fue una reunión productiva y positiva, donde se intercambiaron opiniones y el representante de un club planteó la pregunta que usted menciona. Una vez que reciban nuestros protocolos, que ya conocen en alguna medida, con el ajuste local, porque esto depende de la infraestructura y del equipamiento de cada club, ellos van a hacernos ver sus opiniones y nosotros haremos las correcciones que sean pertinentes y volveremos a conversar al respecto. Ese es el plan diseñado desde el principio. Lo hemos conversado desde abril con la subsecretaria Daza, después con la ministra del Deporte Cecilia Pérez, también con el subsecretario del Deporte, y ahora con las otras autoridades, en el contexto de que quede claro que siempre nuestro camino ha sido el respeto a las autoridades de salud.

¿Qué pasaría si los clubes vuelven entrenar y luego se decreta cuarentena en esas zonas?

Eso es algo que tenemos que analizar con la autoridad sanitaria. No soy yo el encargado de dar esa respuesta. Lo que nosotros vamos a hacer es respetar lo que la autoridad sanitaria diga.

Pero sería un problema...

Si eso pasa, el principal problema sería que es una señal de que la condición sanitaria está empeorando, lo que es un problema mayor desde el punto de vista de la comunidad a que tuviéramos que eventualmente suspender los entrenamientos. El principal problema es la pandemia y la protección la salud de la población y vamos a trabajar en función de ello. Quiero que quede claro que al colocar una fecha potencial de regreso a la competencia lo único que hicimos fue generar protocolos y pautas que alcanzaban en los tiempos, pero siempre, tal como lo dijo el gerente de ligas Rodrigo Robles, siempre esa fecha estaba supeditada a la condición sanitaria. Usted comprenderá que uno como médico, que le toca ver pacientes críticos, no va a promover una situación que signifique riesgo para nadie en la actividad, ni en la práctica de deporte ni en cualquier otra acción que se ejecute en la comunidad. Y esa es el propósito que nos mueve al conjunto de miembros de los cuerpos médicos de los clubes.

Los clubes de la Quinta Región recibieron autorización para volver a entrenar, ¿qué información tiene al respecto?

Los clubes recibieron algunos comentarios de la autoridad regional ministerial de salud, respecto a algunos detalles menores en sus protocolos, y una vez que cumplan con eso están autorizados para volver a entrenar. Cuando un deportista profesional vuelve a su trabajo lo primero es cumplir con los requisitos de la autoridad sanitaria; lo segundo, entender que hay fases en el proceso de entrenamiento en función de la condición sanitaria; y quiero repetir el ejemplo: una cancha de fútbol tiene seis mil metros cuadrados, el número de jugadores que están participando en los entrenamientos son alrededor de seis. Eso significa que cada jugador dispone de un espacio rectangular de mil metros cuadrados, al aire libre, para realizar la actividad. Y quienes están en su control son personas que han tenido controles sanitarios y están haciendo uso de mascarillas y de guantes, y que están fuera de ese espacio. Por lo tanto, desde el punto de vista de seguridad, es un espacio seguro para el proceso de entrenamiento. No hay una exposición de riesgo para la persona que lo está ejecutando. Una vez que la autoridad lo permita y la condición sanitaria también, dependiendo de la región, se alcanzará la fase dos que es de trabajo colectivo sin contacto y finalmente a la fase tres, trabajo de entrenamiento físico convencional con contacto físico.

¿Cómo está el jugador y el miembro del cuerpo técnico de Coquimbo contagiados de Covid-19?

Quiero aprovechar de comentar que tenemos un grupo de trabajo con los cuerpos médicos de todos los clubes de Primera, Primera B y Segunda División. Hacemos una videoconferencia por Zoom, una vez por semana, de dos a tres horas, donde intercambiamos la información, recibimos una chala del doctor Jaime Labarca sobre la situación epidemiológica en el país, y vemos la forma de ir hacia adelante. Por ejemplo, hemos planteado algunas modificaciones menores pero significativas en los protocolos a lo largo del tiempo para que sean más seguros. En ese contexto, entre todos los colegas intercambiamos por el respeto a la privacidad del paciente en qué instituciones ha habido casos positivos. Por lo tanto, esa información la manejamos no solo yo, sino que el conjunto de los profesionales de salud de todos los clubes. En Coquimbo Unido lo que hay es un jugador positivo, a consecuencia de un contacto con un familiar directo y la otra persona positiva es un funcionario de la institución. Esa es la última información que tengo.

¿La pandemia está en su peak?

Es difícil saberlo. Espero que las medidas de reforzamiento de las cuarentenas hagan que estemos empezando a descender. Es un deseo. Me imagino que usted igual que yo revisamos todos los días la información, en las últimas dos semanas hemos estado entre cinco mil y seis mil casos, por lo tanto estamos como en una meseta en la cual las medidas de las cuarentenas nos han estabilizado pero no hemos comenzado un descenso. Lo que uno espera, pero para eso se requieren por lo menos tres días para una tendencia, es que comencemos a descender en el número de casos, que siguen siendo altos, por supuesto.

Comenta