José Luaces, el cerebro español que trabajó en el Betis y que fortalecerá el plan de Roggiero en la U

José Luaces con la Copa Sudamericana, el máximo logro de su carrera.

José Luaces con la Copa Sudamericana, el máximo logro de su carrera.

La U se ampara en un viejo conocido del gerente deportivo en Independiente del Valle para brindarle soporte al trabajo de detección de talento. Vasco de nacimiento, el profesional registra un paso por el Athletic de Bilbao y fue pieza angular en el proceso que llevó a Independiente del Valle a codearse con los mejores clubes del continente.




Universidad de Chile toma forma. Los azules empiezan a sumar refuerzos para evitar las zozobras que vivieron el año pasado. Sin ir más lejos, en estas horas llegaron al técnico Santiago Escobar, el arquero argentino Hernán Galíndez y el defensor boliviano José María Carrasco. Antes, había pisado el CDA el ex goleador de Santiago Wanderers Ronnie Fernández y se había asegurado el arribo de Jeisson Vargas. El propósito no es otro que desterrar para siempre el peligro de repetir una campaña que tuvo a los laicos a minutos del descenso en la última temporada. Volver a ser competitivos es la consigna que han repetido tanto el nuevo estratega como los futbolistas que se calzarán la camiseta azul. Desde ahora, sin embargo, el trabajo reemplazará a las palabras en la búsqueda de los resultados.

La U también se fortalece fuera de la cancha. Lo hace con un nombre incluso más estelar que los que fichó para su equipo, para apoyar el trabajo que encabezan el director deportivo Luis Roggiero y el entrenador Escobar: el español José Luaces. El currículo del ibérico es potente. Sus funciones en el fútbol han sido dos. Su especialidad es la Educación física, pero en su carrera ha sido entrenador a nivel formativo y scouting. En esta última tarea pudo trabajar con quienes hoy tienen a su cargo las decisiones deportivas en los azules. Todos fueron pilares del exitoso proyecto que llevó a Independiente del Valle, un club que hasta entonces tenía escasa tradición en el fútbol ecuatoriano, a entreverarse entre los mejores del continente. Dos años, en los que precisamente ejerció los roles que hoy lo instalarán en el CDA: primero, entre septiembre de 2019 y julio de 2021, fue jefe de reclutamiento y luego, en la segunda parte del año pasado, se transformó en la cara visible del área formativa del club.

Un currículum sólido

En la U, el trabajo de Luaces estará enfocado en el primer equipo. Sus competencias lo transformarán en una referencia obligada a la hora de determinar nuevos nombres para fortalecer la plantilla laica, un aspecto en el que trabajará en línea directa con Roggiero. Con Escobar, en tanto, se vinculará para brindarle todo el soporte que necesite su tarea desde el punto de vista técnico.

Los azules están plenamente confiados en que se trata del hombre indicado para ambas funciones. Su recorrido en el fútbol internacional da cuenta de una experiencia que puede resultar vital. Los pasos de Luaces son atractivos. Después de iniciarse como entrenador en el Errigoti Gernika, en 2008 comienza a desarrollar la faena más vinculada a la detección de nuevos talentos. Su carrera en el fútbol español fue en franco ascenso. Dos años en el Córdoba antecedieron una experiencia similar en tiempo y obligaciones en un club que hoy tiene una crucial presencia chilena: el Betis. Un breve paso por las oficinas del Sabadell antecedió un ligero retorno a la banca, en el Bermeo. El Elche, otra vez como examinador de jugadores, y el Athletic de Bilbao, ahora como técnico en las categorías inferiores fueron las últimas estaciones antes de traspasar el Atlántico para desembarcar en el fútbol sudamericano.

Santiago Escobar, el nuevo técnico de Universidad de Chile.
Santiago Escobar, el nuevo técnico de Universidad de Chile.

En 2019, Luaces fue parte fundamental en el proceso que condujo al principal logro que considera su bitácora laboral: la obtención de la Copa Sudamericana, con Independiente del Valle. En ese momento, ejercía como director de Scouting y Metodología del club ecuatoriano y el éxito lo llevó a ser reconocido incluso a nivel gubernamental. Después de la conquista, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno le entregó, como a todos los integrantes del club, la Orden Nacional al Mérito, por la trascendencia del logro deportivo para un país que, paulatinamente, y en base a un planificado trabajo que ha unido a los clubes y a la federación, en uno de los animadores de las competencias de esta parte del mundo.

Un hombre de convicciones

Por esos días, después de la definición ante Colón de Santa Fe, a Luaces le quedaban claras las diferencias entre el contexto sudamericano y el europeo. “Nunca había vivido algo igual ni de tanta trascendencia. Fue una sensación increíble, de disfrutar cada momento antes, durante y después de la final. La repercusión en Sudamérica es mayor que en Europa para el equipo que gana la Liga Europa, su equivalente. En nuestro caso contribuyó que el rival fuera de Argentina, donde hay una manera especial de vivir el balompié. Todos los futboleros de Ecuador apoyaron al Independiente del Valle porque representaba a todo el país”, decía.

Esa victoria, y el alcance que tuvo a nivel general, fortaleció, también sus convicciones en torno al deporte al que le dedica sus horas. “Eso me hace seguir creyendo en el fútbol como un deporte que puede unir más que separar. La fiesta fue muy grande, así como los homenajes que recibió el club en los días posteriores, fueron muy bonitos. No todos los días se gana un torneo a nivel continental y menos con cinco jugadores formados en las categorías inferiores. Este hecho supone un refuerzo para la entidad, que apuesta claramente por la cantera”, explicaba respecto de un modelo que buscará replicar en el club universitario. Idealmente, con la misma efectividad.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.