La búsqueda se reanuda: expedición subirá el K2 para reclamarle a Juan Pablo Mohr y sus compañeros

Juan Pablo Mohr, un escalador más exitoso de Chile en la última década.

Sajid, hijo de Ali Sadpara y la última persona que los vio con vida, comandará una cordada que durante julio intentará encontrar los cuerpos de su padre, el chileno y el islandés John Snorri, quienes desaparecieron el 5 de febrero muy cerca de la cumbre. Familia y amigos de JP también se trasladarán desde Santiago a Pakistán para esperar desde allá cualquier noticia.


“La llamada del K2″. El canadiense Elia Saikaly resume en esta frase la nueva aventura que protagonizará durante julio en la segunda montaña más alta del mundo (8.848 msnm). Una travesía en la que el principal objetivo no es llegar a la cima, sino que dar con los cuerpos de los tres compañeros que perdieron la vida a comienzos de este año: Ali Sadpara, John Snorri y el chileno Juan Pablo Mohr. O al menos encontrar pistas y respuestas más claras sobre qué les pasó el viernes 5 febrero, cuando tuvieron el última contacto con otra persona.

Saikaly será parte de una expedición comandada por Sajid Sadpara, hijo de Ali, y quien fue el último que tuvo contacto visual con los escaladores. De hecho, un contratiempo con su equipo de montaña le obligó a separarse del trío y, seguramente, le salvó de sufrir el mismo desenlace. “Es hora de anunciar que @EliaSaikaly y yo vamos al K-2 para una búsqueda terrestre de los 3 escaladores desaparecidos de K-2Winter2021, incluido mi padre Ali Sadpara. Para averiguar qué les sucedió y la posibilidad de su recuperación. Necesito muchas oraciones y buenos deseos”, escribió el reconocido montañista en su cuenta de Twitter.

En Chile ya sabían de esta decisión. De hecho, un grupo de familiares y amigos de Mohr (incluida su madre, Carmen Prieto). “Nos iremos en grupos. Yo viajo el 11 de julio. Y otra parte llegará a fin de mes, cuando se calcula que la expedición esté llegando a la zona en que Juan Pablo se perdió”, explica Federico Scheuch, primo de JP y asesor del montañista chileno que alcanzó reconocimiento mundial por lograr en menos de siete días las cumbres cumbres del Lhotse (8.516 metros sobre el nivel del mar) y el Everest (8.849), algo que nadie hizo antes.

Sajid Sadpara hizo el anuncio hoy en una conferencia de prensa. También precisó que junto a Elia Saikaly, prestigioso cineasta de este tipo de aventuras, realizarán un documental sobre la vida de su padre, quien en Pakistán era un héroe nacional. “Quiero ir al K2 para saber qué pasó con mi padre. Durante esta campaña intentaremos encontrar el cuerpo de mi padre, su ropa y otros artículos en uso. Como hijo, no estaré satisfecho hasta dar con algo”, sentenció. En el grupo también participará Tamara Lunger, montañista italiana, compañera de aventuras de Mohr y que compartió carpa con él en la noche previa a su desaparición.

Obviamente, la familia de Mohr tiene la ilusión de encontrar esas respuestas. “Ya sea que encontremos el cuerpo o no, este viaje también servirá para cerrar una etapa, para sanar la herida que nos dejó la partida de Juan Pablo”, explica Scheuch. La probabilidad de éxito de la búsqueda depende mucho de lo que realmente les sucedió en la montaña a los desaparecidos. “Si se quedaron en la ruta, será más factible encontrarlos. Si cayeron por una grieta o algo así, es casi imposible. Sería como buscar en un desierto”, apunta el primo de JP.

La carpa de Juan Pablo Mohr en el campamento base del K2, a días de la tragedia que le costó la vida.

A diferencia de febrero, el clima del K2, quizás el macizo más traicionero y peligroso de los ochomil, es mucho más benévolo en esta fecha. En Pakistán es verano y los ventarrones, las temperaturas bajo cero y la nieve es menor. Nunca sencillo, en todo caso. “Todos tenemos esperanza de éxito de la expedición. Algunos de los que viajamos desde Chile se quedarán en Skardu y otros iremos al campamento base del K2. Pase lo que pase, encontremos o no JP, sí tendremos más respuestas sobre lo que le pasó. Y eso nos servirá mucho como familia”, destaca Scheuch.

En el grupo de viajeros cercanos al escalador chileno también estará Luis Birkner, quien ya había acompañado a Mohr a Nepal, para desarrollar un proyecto social denominado “Bajo la Gran Montaña”, en el que se dejaba equipo recolectado e instrucción para jóvenes que quisieran dar sus primeros pasos en este deporte. Birkner, en homenaje a su amigo, quiere realizar el mismo trabajo en Skardu.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.