La dramática historia de Austin Tice, el periodista estadounidense que cumple 10 años secuestrado en Siria

Imagen del último video subido a YouTube en que aparece Austin Tice. Foto: AP

Joe Biden solicitó al régimen de Bashar al-Assad asegurar la liberación del exmarine, aunque desde Damasco niegan que esté en su poder. Tice hoy cumple 41 años de edad.


Este 14 de agosto se cumplirán 10 años desde la última vez que se supo de Austin Tice, un exmarine que fue a Siria a trabajar como periodista para cubrir la guerra civil del país. Tres días después de su cumpleaños 31, Tice fue visto por última vez en un suburbio de Damasco.

Desde ahí en adelante, ningún grupo se hizo responsable por su desaparición, y la situación se mantiene igual hasta ahora, 10 años después. Los padres de Tice han trabajado junto con tres presidencias de Estados Unidos para dar con el paradero de su hijo, con la fe de que siga vivo. La Casa Blanca ha iniciado nuevos esfuerzos para poder encontrar al periodista desaparecido. En un comunicado difundido este miércoles, el Presidente Joe Biden instó a las autoridades sirias a cooperar.

Debra Tice, madre de Austin Tice, habla a la televisión durante el inicio de una campaña para encontrar a su hijo. Foto: Reuters.

Cumpliendo hoy 41 años de edad, Austin Tice es un exmiembro del cuerpo de Marines de Estados Unidos. Trabajó como periodista para distintas agencias y medios, entre ellos The Washington Post, McClatchy Newspapers, The Associated Press y CBS. En 2012, era uno de los pocos periodistas cubriendo desde Damasco la Guerra Civil en Siria, que empezó en 2011 y continúa hasta el presente.

Proveniente de una familia de Houston, Texas, Austin es el mayor de siete hermanos. Tres días después de su cumpleaños 31, desapareció. Según The Associated Press, la última vez que fue visto fue en un punto de control en Daraya, un suburbio de Damasco. Su último tuit fue publicado al mismo día de su cumpleaños.

Un mes después de su desaparición, se tuvo la última pista sobre él: un video en el que aparecía con los ojos vendados, entre hombres armados. El clip, de 47 segundos, muestra a Tice intentando recitar la declaración de fe musulmana, la Shahada, pero en un momento cambia al inglés y dice “oh, Jesús, oh, Jesús”. Desde entonces, no se ha sabido más del periodista.

Sus padres, Debra y Marc Tice, se niegan a perder la esperanza respecto a la vida de su hijo. Desde 2012 hasta ahora, han trabajado con tres presidencias estadounidenses, intentando que la Casa Blanca haga algo para encontrar a Austin. En 2014, Debra Tice pasó 83 días en Damasco buscando a su hijo.

Cartel con la leyenda "Traigan a Austin a Casa", a la salida de la sede central de The Washington Post, en Washington. Foto: Reuters

En una conversación con un periodista de la Voz de América, Debra Tice comentó que apoyó la decisión de su hijo de ir a reportear en Siria, incluso en un momento tan arriesgado. “Sabes, mi corazón dio un vuelco cuando dijo que quería ir a Siria, pero sabía que se sentía llamado. Eso ha sido algo sobre lo que he tenido dudas, porque he animado a todos los niños a encontrar su camino”, señaló entonces la madre de Tice.

“Fue allí para contar la historia de la gente común afectada por el conflicto en Siria”, señaló la madre, indicando que, según Austin, la cobertura occidental no era suficiente para que la gente comprendiera la realidad de la situación.

Debra Tice, madre de Austin, sostiene una foto de su hijo en una conferencia de prensa en Beirut. Foto: AFP

Desde la desaparición del periodista, el FBI publicó distintos carteles ofreciendo una recompensa de un millón de dólares por “información que lleve directamente a la locación segura, recuperación y retorno de Austin Bennett Tice”. A pesar de eso, no ha habido informaciones.

En lo que ha sido un desacuerdo de ya una década entre Washington y Damasco, Joe Biden insistió este miércoles: “Sabemos con certeza que ha sido retenido por el régimen sirio. Hemos pedido en repetidas ocasiones al gobierno de Siria que colabore con nosotros para que podamos traer a Austin a casa. En el décimo aniversario de su secuestro, pido a Siria que ponga fin a esto y nos ayude a traerlo a casa”. Por su parte, el régimen de Bashar al-Assad niega tener conocimiento del paradero o estado de Tice.

Este año, a principios de mayo, el Presidente Joe Biden sostuvo una reunión con Marc y Debra Tice, en la Casa Blanca, para tratar el caso de Austin. En ese entonces, el mandatario les dijo que ordenaría a su equipo reunirse con funcionarios sirios lo antes posible. “Estamos con los muchos seres queridos de Austin, y no descansaremos hasta traer a Austin a casa. Diez años es demasiado tiempo, y también lo es cada día adicional”, declaró en ese entonces Biden.

Debra y Marc Tice, padres de Austin, responden preguntas en el Press Club de Beirut. Foto: Reuters

Las negociaciones entre Estados Unidos y Siria para encontrar a Austin Tice llegaron a su punto más cercano cuando el director de la CIA bajo el gobierno de Donald Trump, Mike Pompeo, sostuvo una conversación secreta con el jefe de la inteligencia siria. Sin embargo, luego de que Estados Unidos acusara al Presidente Al-Assad de matar docenas de civiles con un ataque de gas sarín en abril 2018, respondiendo con el lanzamiento de misiles contra una base área siria, las comunicaciones entre ambos países están cortadas. Ya desde 2012, la presencia diplomática de Washington en Siria estaba suspendida.

Por esto mismo, la intermediación libanesa ha sido vital para continuar las búsquedas. El jefe de la inteligencia de Líbano, el general Abbas Ibrahim, señaló este viernes que visitará Siria para hablar con los líderes del país, respecto al destino de Tice, pero que no tiene ninguna información que confirme si está o no vivo.

En 2019, oficiales de seguridad libaneses pudieron rescatar a otro ciudadano norteamericano, Sam Goodwin, que estaba como rehén en Siria. Los padres de Goodwin, Thomas y Ann, declararon en un comunicado a la agencia Reuters: “Sam está sano y con su familia. Estamos para siempre en deuda con el general Abbas Ibrahim, y todas las personas que aseguraron la liberación de nuestro hijo”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Arqueólogos encontraron los restos que corresponderían a Ankhesenamun, esposa de Tutankamón, y su madre Nefertiti, la legendaria faraona que gobernó Egipto hace 5.500 años.