La hora clave de Barros: Papa recibirá hoy informe de Scicluna sobre el obispo de Osorno

A_UNO_890847

El arzobispo de Malta se encuentra en Roma y aprovechará la instancia para entregar su investigación al Pontífice, quien podría tomar medidas a partir de su contenido.




Juan Barros enfrenta este martes un momento crucial. A un mes de la visita a Chile del arzobispo de Malta, monseñor Charles Scicluna, se espera que éste hoy le entregue al Papa Francisco su informe sobre el encargo especial por el que viajó al país: la situación del obispo de Osorno.

El documento es clave. A partir de él, Francisco podría tomar medidas en relación a Barros, como abrir formalmente una investigación eclesiástica en su contra. Tampoco se descarta que, a partir del informe, el obispo presente su renuncia y el Papa esta vez se la acepte, a diferencia de lo que el propio Pontífice reconoció que ocurrió en dos ocasiones anteriores, en que se la rechazó.

Del contenido no se han filtrado detalles. Fiel a su fama, Scicluna  ha manejado el asunto con cuidada reserva. Pero en los círculos de la Iglesia Católica chilena afirman que el texto consta de varios tomos, en los que el arzobispo detalla las acusaciones en contra de Juan Barros como supuesto testigo de los abusos realizados por Fernando Karadima, además de una descripción del ambiente que se vive en Osorno luego de la designación del sacerdote como obispo.

La fecha concuerda además con otro hecho: Scicluna se encuentra en Roma debido a que ayer lunes Monseñor Alfred Xuereb -del clero de la diócesis de gozo, perteneciente a la arquidiócesis de Malta- fue ordenado por el Papa Francisco como nuncio apostólico en Corea y Mongolia. Así, el otro objetivo del viaje de Scicluna sería la entrega del informe sobre Barros.

La visita

Scicluna llegó a Chile el 19 de febrero, tras ser designado el 30 de enero por el Papa Francisco como enviado especial para recopilar antecedentes de las acusaciones contra Juan Barros y hacer una escala en Nueva York para entrevistarse personalmente con uno de sus denunciantes, Juan Carlos Cruz.

En el viaje lo acompañó el sacerdote español y notario eclesiástico, Jordi Bertomeu, quien terminó ocupando un rol protagónico, pues se encargó de entrevistar a las víctimas de abuso luego de que Scicluna fuese operado de urgencia en Chile por complicaciones a la vesícula.

Su presencia se extendió hasta el 28 de febrero y, aunque el objetivo era investigar la situación del obispo de Osorno, en varias de las reuniones hubo otros temas que salieron a la palestra.

Por ejemplo, los denunciantes también nombraron en sus intervenciones a los cardenales Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz por la falta de empatía que, según ellos ha tenido la iglesia chilena con las víctimas de abusos cometidos por sacerdotes.

Luego de la visita del arzobispo de Malta, tanto Ezzati como Errázuriz viajaron a Roma: el primero por la sesión anual de la Pontificia Comisión para América Latina, y el segundo a una reunión del G9, que son los nueve cardenales elegidos por el Papa para reformar la curia.

Comenta