La primera fisura en el Partido Republicano: se divide ante eventual acusación constitucional a Piñera

Luego de que la bancada de 15 diputados anunciara la opción de presentar libelo contra el exmandatario, algunos han planteado sus reparos. El propio José Antonio Kast se ha mostrado contrario a la iniciativa, acusando que desvía el foco de la Convención Constitucional.


El lunes pasado, en la recién estrenada sede de su partido en la comuna de Las Condes, la nueva bancada del Partido Republicano se reunió en la previa de asumir formalmente en el Congreso Nacional. Uno de los principales temas que se discutieron en la cita fue la acusación constitucional en contra del ahora expresidente Sebastián Piñera que en febrero anunciaron algunos diputados, entre ellos, el jefe de bancada, Cristóbal Urruticoechea.

Los impulsores de la iniciativa -entre quienes se cuenta también el diputado Mauricio Ojeda- argumentaban que el libelo se sustentaba debido al mal manejo del gobierno de Piñera en el conflicto en La Araucanía y la crisis migratoria. Pero lo cierto es que la ofensiva ha ido perdiendo fuerza, porque al interior del mismo Partido Republicano existe resistencia a impulsar una acusación en contra de Piñera.

Conscientes de que no cuentan con los votos para iniciar una acusación contra el ahora expresidente Piñera, la idea del libelo buscaba dar una señal política para diferenciar al Partido Republicano de Chile Vamos y enviar una señal al sector más granítico de la derecha. Pero con el correr de los días se han puesto más factores sobre la mesa que dificultan que el asunto se impulse. Primero, porque al interior de la colectividad fundada por el exabanderado José Antonio Kast varios creen que sería dar un paso en falso que generará tensiones innecesarias con Chile Vamos.

Los detractores de la idea sostienen, además, que significaría una distracción de un objetivo más importante, como es fiscalizar el devenir de la Convención Constituyente. De cara a ese proceso, el Partido Republicano se ha propuesto liderar una amplia campaña de difusión y manifestar sus posturas “con dureza”.

Otro factor no menos importante es que el propio José Antonio Kast es contrario a la ofensiva contra Piñera, pues también considera que el foco habría que ponerlo en la Convención. La misma postura tiene el secretario general del partido, Arturo Squella, según aseguran fuentes de la colectividad.

Otro republicano que cree que sería un error partir con un libelo contra el exmandatario es el abogado Cristián Valenzuela, quien hoy encabeza el centro de estudios Ideas Republicanas y fue la mano derecha de Kast durante la campaña. En todo caso , Valenzuela ha manifestado internamente su disposición a colaborar si es que se lo piden.

La Tercera solicitó al equipo de Kast una versión, sin embargo, no quisieron referirse.

Así, en la colectividad algunos transmiten que Urruticoechea se precipitó en anunciar la ofensiva y dicen que el objetivo es que se vaya diluyendo de a poco la idea de presentarla. Esto, en el entendido de que pueden hacerlo hasta seis meses después del término de mandato de Piñera, es decir, hasta septiembre próximo.

Como sea, el jefe de bancada aún no da por muerta la iniciativa e indicó que “lo que acordamos fue pedirles a nuestros asesores, en conjunto con Ideas Republicanas, que nos entreguen en los próximos días un informe en derecho al respecto para luego tomar una decisión como bancada”. Así, algunos agregan que el tema podría quedar para más adelante.

Pero ya en la propia bancada había algunos reparos, como el del diputado Leonidas Romero, quien renunció a RN para integrar el comité Republicano. “Hay que analizarlo y estudiarlo para ver si tenemos los votos suficientes para que se apruebe en la sala. Yo dificulto que tengamos en sala los votos necesarios que se exigen para darle curso a la acusación. Hay que analizarlo muy bien, porque no estoy disponible para hacer el ridículo”, dice.

El tema generó tensiones en su momento entre los Republicanos y Chile Vamos, ya que cuando la colectividad anunció la acusación tuvo réplicas del bloque. Uno de ellos fue el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, quien la tildó como una “mala práctica”.

De hecho, personeros de la administración de Piñera les hicieron saber su malestar a algunos republicanos y de la “inconveniencia” de seguir con esa idea. Esto, además, porque en ese gobierno consideraban que sería nuevamente “empeñar” la gestión de Piñera, quien ya ha enfrentado dos acusaciones constitucionales y ha sido duramente cuestionado por su manejo en el estallido social de octubre de 2019.

En todo caso, en la mesa de ese partido sostienen que nadie de lo que fue el gobierno de Piñera les transmitió algún reparo.

Interpelación como prioridad

Esta mañana la bancada republicana se reunió en la sede del partido para continuar con el análisis de una posible interpelación a la ministra del Interior, Izkia Siches, y a la titular de Justicia, Marcela Ríos, por la decisión del gobierno de retirar 139 querellas por Ley de Seguridad del Estado.

En la ocasión se juntaron con asesores de Ideas Republicanas para analizar los antecedentes. En la tienda, al ser consultados por el libelo contra Piñera, algunos miembros del comité se desligaron diciendo que todavía no conocen el escrito, por lo que no pueden opinar si están a favor o en contra.

Mientras que algunos, como el diputado Luis Sánchez, sostuvieron que respecto de la acusación “seguimos igual que hace unos días. Se está evaluando aún. No estamos apurados y el plazo es de hasta seis meses. De momento, estamos más preocupados de las decisiones que está tomando el gobierno entrante y vamos a priorizar la interpelación a Izkia Siches”.

Una postura similar manifestó el diputado Cristián Araya, quien sostuvo que “la prioridad es detener la liberación de delincuentes”.

En todo caso, para avanzar en la interpelación se requieren 52 firmas y, hasta ahora, la bancada republicana está integrada por 15 y Chile Vamos ha transmitido, hasta el momento, que no están por apoyar la iniciativa, salvo RN, que ha dicho que lo evaluará en su mérito.

De todas maneras, durante la jornada Siches hizo un llamado del gobierno a tener un diálogo con los Republicanos, algo que fue respondido de forma positiva por el presidente de la tienda, el senador José Manuel Rojo Edwards.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La startup hizo pública su intención de revivir al ave conocida como Dodo, que desapareció en el siglo XVI.