Mauricio Rojas vaticina que los grandes empresarios serán inmigrantes venezolanos

Inmigrantes

El ex fugaz ministro de las Culturas y otrora asesor presidencial -aunque está colaborando con la próxima cuenta pública de Piñera- pronostica que el "alto nivel educativo" de la mayor colonia extranjera en Chile la colocará en las capas superiores de la elite. Los partidos de derecha ven a los más de 288 mil venezolanos como un "botín" electoral por fidelizar.




Volvió. A lanzar libros, porque al acontecer diario y a las controversias regresó hace semanas, cuando fue designado por el gobierno en el directorio de Aguas Andinas -empresa con participación estatal- y cuando obtuvo tribuna dominical en Estado Nacional de TVN. En el primer caso recibió críticas por las dudas sobre su preparación técnica para el cargo, que él rebatió diciendo que "como historiador conoce diferentes realidades internacionales", y en el segundo se ha trenzado en ásperas discusiones con panelistas como la diputada PC Carmen Hertz.

Esta tarde los fuegos irán por otro lado, cuando a las 19.00 Mauricio Rojas Mullor, el ex fugaz ministro de Las Culturas, lance Inmigración y Emprendimiento: experiencias de Estados Unidos y recomendaciones para Chile, su nuevo texto, publicado por la Fundación para el Progreso (FPP). Un evento al que los organizadores -será en la sede de dicha entidad- esperan unas 150 personas, con un tema muy distinto a su anterior presentación: 94 horas, crónica de una infamia, donde relataba "lo que me pasó a mí", el intenso conflicto suscitado por sus críticas el Museo de La Memoria que le costaron el cargo en el gabinete. Y que casi un año después parece seguir siendo tema para él: hace dos semanas volvió a explayarse sobre eso en El Mercurio.

Allí también admitió que sigue colaborando con el Presidente Sebastián Piñera en la preparación de la cuenta pública del 1 de junio: "He tenido algunos contactos, es cierto, pero no estoy trabajando de manera más sistemática. Con la experiencia de la cuenta anterior, donde sí participé muchísimo, he dado algunas opiniones, porque siempre estaré dispuesto a colaborar con el Presidente y su entorno en lo que me pidan".

La mayoría de las 240 páginas del texto, Rojas las dedica a lo que han vivido inmigrantes en otros países, y hacia el final esboza recomendaciones para Chile. Hoy en la mañana las remarcó en Radio Agricultura. El libro, además, toca otros detalles, pero en un pasaje vaticina un influyente rol para la colonia venezolana residente, la mayor y que ya desplazó a la peruana. Los inmigrantes de ese país, un flujo en el que ha incidido la crisis política bajo el gobierno de Nicolás Maduro, hace rato que está en la mira de los partidos de derecha, que ven en ellos un botín electoral que conquistar. Al 13 de febrero último se contaban 288.233 personas.

"Está el grupo venezolano, que hoy son más de 300 mil personas, con un alto nivel educativo medio. Ellos van a tener una trayectoria de incorporación. Probablemente sean los nuevos empresarios del futuro, los nuevos Saieh, los nuevos grandes empresarios del futuro. Por otro lado tenemos el grupo haitiano, con un nivel de educación mucho más bajo, son alrededor de 200 mil", aseguró en la emisora.

En su libro, cita "estimaciones del INE y DEM" para afirmar que "más del 95% de los venezolanos residentes en Chile en 2018 habían inmigrado después del 2014 (en el caso de los haitianos el porcentaje era aún mayor: 98,5%). Al mismo tiempo, los venezolanos muestrabn -a pesar de su juventud- un alto nivel educativo, ubicándose sobre todos los demás grupos latinoamericanos y solo algo por debajo de estadounidenses y españoles".

Ahí agrega que "en el caso de los venezolanos es de esperar un cambio muy significativo, dado el potencial que indican sus niveles educativos y las dificultades que, de una u otra manera, persistirán para realizar plenamente ese potencial". Y que "probablemente la situación laboral-salarial de los venezolanos, si bien mejorará sensiblemente, no estará a la altura de las expectativas de muchos de ellos, lo que crea incentivos y circunstancias muy propicias para el desarrollo de una fuerte economía étnica".

Así, insiste, "el grupo venezolano podría transformarse en un ejemplo muy relevante de las ventajas de la desventaja, siguiendo así lo que ha sido una de las principales avenidas de progreso económico y social de las colonias inmigrantes ya establecidas en el país".

El ex -o no ex, si se consideran sus palabras sobre la cuenta pública-, dice que "la gente más rica de Chile, los grandes empresarios vienen todos de colonias inmigrantes. Y ahí seguramente ha habido solidaridad de grupo. Y junto con eso, tiene que haber una elite, un grupo que abra las puertas".

"Maduro nos ha hecho un regalo increíble"

Rojas ha recalcado esta mañana que "hasta ahora hemos absorbido bien la cantidad de inmigrantes, pero con costos: los salarios no han subido, el desempleo se ha mantenido. A largo plazo ha sido una muy buena inversión. El gobierno de Maduro nos ha hecho un regalo increíble".

La UDI, RN y Evópoli dicen estar trabajando en fidelizar a los venezolanos que emigraron a Chile como votantes suyos, aun cuando exista la chance de que regresen a su país si cae Maduro. Así lo han afirmado alcaldes y dirigentes, como lo hizo en marzo para este artículo de La Tercera el alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado (UDI) al sostener que "las comunidades venezolanas en Chile tienen un lineamiento ideológico cercano a la derecha y eso hace que sea un nicho electoral muy atractivo".

Otra entusiasta de esta tesis es la diputada RN Paulina Nuñez, que ha remarcado que "tenemos que invitar a los inmigrantes venezolanos de Chile que voten por nuestros candidatos en las próximas elecciones". La parlamentaria será una de las dos presentadoras del libro de Rojas, junto con la diputada DC Joanna Pérez.

Respecto a las políticas a aplicar con los inmigrantes, Rojas recomienda ampliar y actualizar "la base de información y conocimiento sobre características y situación de inmigrantes". También plantea "recoger lecciones" de "nuestra propia historia migratoria"; un área que asegura es "un amplio campo de estudio", pero sin mencionar ni enumerar ejemplos. Insiste en "recoger el conocimiento que nos brindan experiencias de otros países".

Rojas plantea controlar el flujo migratorio para evitar conflictos sociales, cuestionando "la permisividad migratoria y la retórica multiculturalista" que -dice- han sido revertidas en otros países, que han girado hacia "políticas restrictivas" o "simplemente represivas". ¿Derecho a voto? De eso no dice nada, solo expresa que "el acceso a los derechos sociales y políticos debe ser progresivo y condicionado".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.