Miró, Guayasamín, acciones y deudas: El último inventario de los bienes de Hugo Bravo, el delator de Penta

Se inicia juicio laboral de Hugo Bravo contra Penta

13 de Enero de 2015/SANTIAGO Se inicia juicio en el Tribunal Laboral de Hugo Bravo contra grupo Penta FOTO: FRANCISCO CASTILLO D./AGENCIAUNO

En una reciente rectificación del inventario, aparece la ex mujer -a quien no mencionaba en el testamento- como receptora de casi mil millones.




Hace poco más de un año, los hijos de Hugo Joaquín Elizardo Bravo López, ex gerente general de Empresas Penta, quien fuera el principal delator en el caso judicial que afectó al holding -ligado a Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín-, iniciaron los trámites para hacer efectiva la herencia que les dejó su padre.

El pasado 25 de abril, la abogada Catherine Lathrop llegó hasta la 36° Notaría de Andrés Rieutord Alvarado, en Providencia.  Venía en su calidad de albacea de Hugo Joaquín Elizardo Bravo López, el difunto ex gerente general de Penta y principal delator de uno de los casos político-económicos más bullados de la última década.

Bravo, quien murió el 27 de febrero 2017 y sufría de fría hipertensión, diabetes, depresión, problemas cardiacos, renales y atrofia de Charcot, que afecta los músculos del cuerpo.

Ante la notaría, Lathrop formalizó una rectificación del inventario de los bienes de Hugo Bravo.  ¿La razón? A petición del Servicio de Impuestos Internos se incorporaron "bajas generales de la herencia" y "deudas hereditarias", las cuales no habían sido consideradas en el proceso de posesión efectiva que sus herederos, Benjamín (24) y Francisca Bravo Restovic (26), iniciaron ante el 15º Juzgado Civil de Santiago hace poco más de un año.

Por el mismo motivo, la abogada de Francisca, Isabel Veliz -del estudio Vermerhen-, se reunió con Carolina González, Jefa Oficina de Apoyo Legal del SII,  a fin de conocer el estado de los procedimientos que su clienta ha seguido ante la dirección regional. Desde este organismo, aseguraron que aún no han emitido una resolución final sobre el pago del impuesto a la herencia.

La Tercera PM accedió al inventario de los bienes del  Bravo. En sus 10 páginas, detalla bienes raíces y bienes muebles por un total de activos de $3.795.257.500. Entre estos, aparece un departamento de San Damián con tres estacionamientos y una bodega, cuyo valor de adquisición alcanza en total $1.164.897.090, además de un vehículo Porsche modelo Cayenne del año 2011. A ellos se suman fondos mutuos que dejó en Banco Security por $475.609.393. Además entre los instrumentos que conforman la herencia están un cúmulo de acciones de Enel Chile y Enel América por un total de $13.392.368, las cuales se encuentran en el Depósito Central de Valores.

Pero el inventario también tiene bajas. Por ejemplo, los gastos de la enfermedad que lo aquejó. Sólo por conceptos de enfermera, clínica y el copago de Isapre Cruz Blanca el inventario considera gastos por un valor total de $251.631.796.

La lista de "pasivos" contempla el pago a su albacea, los cuales Bravo acordó con su abogada personal el 26 de agosto de 2016 y cuya valoración inicial ascendió a $189.762.875. Y también aparecen los gastos en abogados por la sucesión: $270.813.521. A ello se suman los gastos comunes del último departamento que ocupó el ejecutivo en calle San Damián, y las contribuciones del mismo inmueble avaluadas en $39.023.267 y $12.792.057, respectivamente.

Si bien en su testamento Hugo Bravo desheredó a su ex mujer, Paulina Restovic Montero (60), ahora, en la corrección del inventario que realizaron los hijos a petición del SII, aparece el nombre de la ex esposa asociado una "deuda hereditaria". Se trata de una obligación de compensación económica que asciende a $991.247.957.

La calculadora y los Guayasamín

Un año después de la muerte de su padre, los hijos firmaron un contrato formalizado para blindar su acceso a la herencia. Ello debido a que el testamento de Hugo Bravo estableció que sus hijos podían acceder a "la cuarta de libre disposición" sólo si no habían entablado un juicio en su contra durante los tres años anteriores a su muerte.

La condición ponía en riesgo el acceso del menor de los Bravo Restovic a la herencia, pues este había presentado una demanda de alimentos en contra de su padre en 2015, ante el Cuarto Juzgado de Familia de Santiago. En este contrato, los hijos acordaron el destino de algunas de las pertenencias más preciadas de Bravo. Es así como Francisca tuvo el derecho preferente de acceder a la calculadora financiera HP doce C, utilizada por su padre, además dos esculturas y cuadros pintados por Osvaldo Guayasamín (ecuatoriano), Fernando Cifuentes Soro (chileno) y Joan Miró (español).

El acuerdo entre ambos estableció una estricta cláusula de confidencialidad, buscando mantener "absolutamente reservada y el máximo de secreto sobre la transacción". Sin embargo, el documento aparece entre los archivos de la causa en el Poder Judicial.

Comenta