Oposición sale en defensa del contralor y lleva a diputado UDI Álvaro Carter a Comisión de Ética

Imagen JORGE BERMUDEZ41384

En el escrito que sustenta la acción los legisladores acusan a Carter de haber impulsado acciones para "socavar" y "debilitar" la posición de Jorge Bermúdez como una respuesta a las actuaciones fiscalizadoras que ha llevado adelante en la Municipalidad de La Florida, las que han terminado constatando una serie de irregularidades.




Un grupo transversal de parlamentarios de oposición acordó llevar ante la Comisión de Ética de la Cámara al diputado UDI Álvaro Carter.

La presentación -firmada por los diputados Camila Vallejo (PC), Pablo Vidal (RD), Jaime Mulet (FRVS), Juan Santana (PS) y Cristina Girardi (PPD)- solicita al presidente de la instancia, Bernardo Berger (RN), analizar una serie de antecedentes que, a juicio de los legisladores, configurarían un incumplimiento por parte del parlamentario UDI del Código de Conductas Parlamentarias.

En el escrito, al que tuvo acceso La Tercera PM, los legisladores acusan a Carter de haber impulsado acciones para "socavar" y "debilitar" la posición del contralor Jorge Bermúdez, quien ha sido cuestionado por sectores del oficialismo que lo han acusado de actuar con sesgo y de ser cercano al Frente Amplio.

En el texto se apunta a un intento de Carter de "desprestigiar" la imagen de Bermúdez como una respuesta a las investigaciones y actuaciones fiscalizadoras que Contraloría ha llevado adelante en la Municipalidad de La Florida, liderada por su hermano, Rodolfo Carter, las que han terminado constatando una serie de irregularidades.

Así, los diputados advierten un "evidente conflicto de interés" de Carter y califican como un "hecho grave" que no se haya inhabilitado en abordar materias relativas a la Contraloría en el ejercicio de su cargo. Por ejemplo, citan los diputados, como lo hizo en una intervención en la Sala de la Cámara el pasado 19 de diciembre: "La República vive días difíciles. Las instituciones la han construido, hoy tiemblan por la desconfianza. Una de las instituciones es la Contraloría General de la República, que desde hace meses vive un ambiente de arbitrariedad y falta de liderazgo, y el responsable de esa crisis no es otro que el contralor Jorge Bermúdez. Para que nadie se sorprenda, he vivido cercanamente la acción descriteriada y negligente de Bermúdez, no importándole si falta a la verdad o daña a personas o instituciones", sostuvo el parlamentario en esa oportunidad.

Asimismo, en la presentación los diputados citan un oficio enviado por Carter a la subcontralora Dorothy Pérez -quien protagonizó un complejo enfrentamiento con Bermúdez luego de que el contralor la removiera de su cargo, despido que luego fue declarado ilegal por la Corte Suprema-, requiriéndole información relativa a los viajes de la autoridad. "Lo particular de esta situación, es que, además de ser un oficio de fiscalización respecto de la Contraloría, se le envió a la subcontralora, la cual no es su representante legal, salvo cuando subroga legalmente en el cargo del contralor, situación que no se da en la especie ya que el oficio ingresa a la entidad el día 21 de enero, fecha en que el contralor general se encontraba en ejercicio de sus funciones", advierte el escrito de los legisladores de oposición.

Así, los parlamentarios firmantes aseguran que "las acciones realizadas por el diputado Álvaro Carter distorsionan las atribuciones fiscalizadoras de la Cámara de Diputados y vulneran principios del Código de Conductas Parlamentarias; en particular, el deber de desempeñar la función y su cargo de parlamentario con preeminencia del interés general sobre el particular".

"Todo lo anterior constituye un hecho grave que amerita su estudio por parte de la Comisión de Ética, en atención al incumplimiento del deber de abstención parlamentaria frente al evidente conflicto de interés, como ocurre en el caso al que aludimos, porque el ejercicio de la función pública no admite superponer el interés particular frente al interés general y, por tanto, las acciones que realicen diputadas o diputados no pueden orientarse en interés de personas relacionadas con ellos, sean éstas naturales o jurídicas", agregan los parlamentarios, que esperan que la instancia pueda revisar el caso del parlamentario a la vuelta del receso legislativo.

Comenta