Parodia en La Red: la declaración de las FF.AA. que incomodó otra vez a La Moneda

Baldo Prokurica

En Defensa aseguran que el ministro Prokurica estaba al tanto de los comunicados que publicarían las tres ramas de las FF.AA. y que se le informó a La Moneda. En Palacio, sin embargo, hay versiones distintas respecto de si estuvieron informados o no del texto. Si bien el gobierno salió a respaldar a la institución, en privado reconocen que el tema generó inquietud. El titular de Defensa afirmó que "las declaraciones de las FF.AA. se ajustan a la Ley de Prensa".




“Quisiera referirme a un tema que ha ocurrido este fin de semana en relación al canal de televisión La Red y las reacciones que esto ha generado”.

Con estas palabras, el ministro de la Segegob, Jaime Bellolio, partió abordando este lunes en una declaración a la prensa -sin que nadie le preguntara- la polémica que se generó con las Fuerzas Armadas a raíz del comunicado que emitieron durante el fin de semana para rechazar una parodia que realizó el programa Políticamente incorrecto, de La Red. Ahí, se entrevistó a un supuesto militar, el cual asegura, entre otras cosas, que formó parte de la institución para jubilar antes y con una buena remuneración.

Ante esto, el Ejército emitió una declaración acusando que se está denostando al Ejército y un ánimo de “deslegitimarlo”. Una postura que, posteriormente fue respaldada, a través de otras declaraciones, por la Armada y la Fuerza Aérea. Y a la que se sumó el ministro de Defensa, Baldo Prokurica, quien -a través de su cuenta de Twitter- compartió el domingo una declaración. “No es aceptable recurrir a la parodia política para enlodar instituciones y personas que prestan un servicio imprescindible a nuestra patria y a todos sus ciudadanos”, decía el texto.

El episodio generó múltiples críticas y se acusó nuevamente a la institución de actuar de manera deliberante, incluso, el director de la división para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, calificó el comunicado de Prokurica y de las FF.AA. como “lamentable”. “Muestran un elemental desconocimiento de estándares internacionales sobre libertad de expresión y parecieran destinados a intimidar a quienes critican o parodien a las Fuerzas Armadas”, dijo.

En este escenario, Bellolio salió a aclarar la postura del gobierno ante el episodio, el que, según reconocen en privado, generó incomodidad por dos principales razones: se puso en cuestión la defensa del gobierno respecto de libertad de prensa y expresión; en segundo lugar, nuevamente se puso en jaque el rol de las Fuerzas Armadas y si actuaron de manera deliberante o no.

“Algunos han preguntando si acaso ha habido o no deliberación. Nosotros creemos que no la ha habido, toda vez que es la propia Contraloría la que establece cuáles son los límites de la liberación y es referirse a asuntos partidistas o alguna política pública que no tiene que ver con las Fuerzas Armadas”, manifestó Bellolio, agregando que “lo que ha hecho el Ejército es emitir una opinión expresando una molestia por una parodia”.

Además, el secretario de Estado recalcó, en más de una oportunidad, que “en primer lugar, y para decirlo muy claro: para nosotros como gobierno, la libertad de expresión, prensa, informar y de conciencia son fundamentales en una sociedad democrática… y la vamos a defender, y rechazar cualquier intento de denostarla”.

La intervención del ministro se da en un escenario en que las relaciones entre el gobierno y la institución castrense han tenido varios episodios de tensión durante la segunda administración de Piñera. Y, también, luego de haber enfrentado un escenario similar en marzo pasado, cuando el Ejército emitió un comunicado sobre la necesidad de mover la estatua de Baquedano. En esa oportunidad, también se reprochó que estaban actuando de manera deliberante y que el Ejecutivo debía “poner en su lugar” a la institución.

En esa oportunidad, Bellolio también tuvo que salir a enfrentar el tema, descartando que hayan tenido una actitud deliberante.

Análisis en comité político

La declaración que hizo Bellolio fue abordada previamente con Piñera durante la reunión del comité político. En esa instancia, según fuentes de gobierno, se analizó el escenario y se reconoció que era un tema complejo, porque se cruzan conceptos como los derechos, libertad de expresión y si es que las Fuerzas Armadas pueden o no dar una opinión sin deliberar.

En ese sentido, se acordó que lo mejor era salir a realizar una declaración, en la cual nuevamente se respaldó a la institución. De todas formas, en La Moneda admiten que el Mandatario no estaba conforme -aunque recalcan que no estaba molesto- con las declaraciones, porque se vieron involucradas casi todas las ramas de las Fuerzas Armadas y que así se lo habría hecho saber a Prokurica. Esto, porque, según las mismas fuentes, lo mejor hubiese sido que Defensa solamente emitiera una declaración respaldando a la institución y así evitar que se generara la polémica.

En Defensa, en todo caso, aseguran que Prokurica estaba al tanto de los comunicados de la institución y que se le informó a La Moneda. En Palacio, sin embargo, hay versiones distintas respecto de si estuvieron informados o no del texto.

Consultado en esa cartera, Prokurica se limitó a decir que “la Constitución en nuestro país establece la libertad para poder emitir opinión, para informar sin censura previa en cualquier forma y en cualquier medio, así como el respeto a la honra de las personas. Como gobierno respetamos y defendemos con mucha fuerza dichos principios”.

“También me parece importante destacar que las declaraciones de las FF.AA. se ajustan al Artículo 16 de la Ley de Prensa, que establece que ´toda persona natural o jurídica ofendida o injustamente aludida por algún medio de comunicación social tiene derecho a que su aclaración o rectificación sea gratuitamente difundida”, añadió.

Respecto de la interpelación que comenzó a impulsar la oposición en su contra para aclarar los comunicados que ha emitido la institución y el rol del gobierno, el ministro añadió que “es una herramienta constitucional, y si los honorables diputados, en el ejercicio de sus derechos, lo consideran necesario, acudiré a explicar lo que se me solicite. Creo que es importante destacar la abnegada y valiosa labor que realizan nuestras FF.AA. en el servicio de la patria y de todos los chilenos, especialmente en este último año por la pandemia”.

Como sea, en Palacio eran varios los que creían que la declaración de las Fuerzas Armadas no fue lo más adecuado, sobre todo porque se hicieron eco de una parodia.

De hecho, el exasesor de asuntos internacionales de Piñera, Benjamín Salas, compartió la declaración de Prokurica en su cuenta de Twitter y comentó que “este comunicado no corresponde, al igual que las demás declaraciones de las FF.AA. El Estado no sólo tiene el deber de respetar siempre la libertad de prensa, sino también de garantizarla. Obviamente es penoso que La Red denoste a las FF.AA., pero que el Estado la intimide es mucho peor”.

Las declaraciones de Salas, según reconocen muy en privado en Palacio, fue el sentir de varios personeros de gobierno.

De todas formas, exministros de la cartera respaldaron el actuar de las Fuerzas Armadas. Mario Desbordes, en entrevista con radio Pauta, dijo que hubiese hecho lo mismo que Prokurica y que “se ha extremado el concepto de deliberación a tal nivel que el Ejército no puede decir ni pío en nada, que no sea del gusto de los candidatos de la izquierda”.

En tanto, el exministro Jaime Ravinet indicó a este medio que “fue un insulto, una infamia” por parte de La Red y que “el Ejército y las Fuerzas Armadas salen a defenderse, que es distinto a deliberar, sobre todo si el ministro tenía conocimiento de ello. Aquí no hay una deliberación de ningún tipo”.

Y agregó: “Respecto de la acción del gobierno, creo que en general su característica es la debilidad (…). El ministro de Defensa ha sido claro en la defensa a la institución, pero por parte del resto del gobierno lo he visto bastante más vago, pero es parte de su característica”.

Como sea, fuentes conocedores del criterio que ha aplicado la Contraloría, afirman que cuando el organismo emitió el dictamen 28.330 de 2017, relativo a las opiniones políticas de los funcionarios públicos, este no implicó, en ningún caso, que las FF.AA. estén autorizadas para emitir opiniones en otro ámbitos de la vida pública, dado que la libertad de expresión es un derecho fundamental de las personas y no de las instituciones.

Dicho dictamen, que emitió instrucciones con motivo de las elecciones de Presidente de la República, senadores, diputados y consejeros regionales de ese año, estableció que al margen del desempeño del cargo o empleo, los funcionarios públicos, en su calidad de ciudadanos, se encuentran habilitados para ejercer los derechos políticos consagrados en el Artículo 13 de la Carta Fundamental, pudiendo emitir libremente sus opiniones en materias políticas y realizar actividades de esa naturaleza, siempre que las desarrollen fuera de la jornada de trabajo y con recursos propios, lo que incluye, por cierto, la utilización de redes sociales a través de sus cuentas de carácter privado.

Fuentes conocedoras de derecho administrativo y público señalan que la interpretación del Ejecutivo es “mañosa”, ya que el citado dictamen de 2017 no tiene relación con el carácter no deliberativo de las ramas de las FF.AA.

Si bien desde la Contraloría prefirieron no hacer comentarios, aseguraron que, hasta el cierre de esta edición al menos, no habían ingresado denuncias respecto del caso específico de las FF.AA. y que, solo en caso de que eso ocurra, el organismo tendría que pronunciarse -por primera vez- en un caso de esa naturaleza.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.