Por qué Vitacura, el “directorio” de la derecha, tiene (otra vez) a Chile Vamos en pie de guerra

FOTO:FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO

Los pactos municipales siempre se han inscrito a última hora. Pero las que quedan antes del deadline de mañana a la medianoche tienen a la UDI y Evópoli presionando por primarias en la comuna que Raúl Torrealba dejará tras 24 años, y a este último partido advirtiendo que si no ceden al mecanismo “se acaba” la coalición. RN argumenta que el Consejo General del sábado los dejó atados de manos para negociar eso. No les creen.




Apenas van dos meses y un día desde el cambio de gabinete que iba a ordenar al bando gobiernista y ahora es la negociación municipal por el control de una de las comunas más ricas de Chile la que tiene a sus partidos acusándose de no querer competir en primarias y de “poner en riesgo la existencia” de Chile Vamos. Y que en las últimas horas ha visto cruzarse ultimátums con sabor a amenazas, sospechas y cálculos que podríamos estar viendo en un capítulo de Borgen.

Como la “piedra grande” (su nombre en mapundungun) que traba todo esto, a Vitacura se la están peleando sin cuartel RN, la UDI y Evópoli, mientras los Republicanos de José Antonio Kast también están lanzados con su propia apuesta, el concejal Cristián Araya. Él esperará en la papeleta el desenlace de esto, así que la coalición no puede llegar dividida a esa elección.

La UDI y Evópoli le demandan a RN que definan por primarias al candidato o candidata a la elección de abril -que por la historia electoral de allá prácticamente implica designarlo-, pero este último se seguía resistiendo hasta esta mañana, echando mano al siguiente argumento. Que el Consejo General (CG) del sábado facultó a la directiva a negociar primarias en otras comunas pero no la que comanda hace casi 24 años Raúl Torrealba, porque ratificó o acogió lo aprobado por el Regional Metropolitano.

Eso tiene a la UDI y Evópoli con la cara pintada de guerra, porque ahí desconfían de dichos motivos y sospechan que la mesa que comanda Rafael Prohens se está escudando en el CG, y que el mismo órgano sí les dio atribuciones para negociar casos puntuales si fuera necesario. Esta cuestión terminó acrecentando desconfianzas, y hasta hoy no ha sido posible dar con una copia íntegra del documento aprobado el fin de semana.

Prohens -quien dice que tampoco lo tiene- explica que lo que pasó es producto de la decisión del Regional Metropolitano, que si bien tiene facultades para negociar, “está esa norma que no nos podemos saltar” y que “estamos buscando un mecanismo que resuelva la situación”. Y rechaza las sospechas de sus socios: “Es una apreciación personal y eso no se dijo cuando conversamos ayer”. Pero mientras eso no ocurra, mientras RN no se abra a primarias, Evópoli se niega a firmar un pacto municipal en todo el país, requisito legal para hacer esas elecciones, y que deben presentar a más tardar mañana a la medianoche en el Servicio Electoral.

“Si RN no está dispuesto a hacer primarias, en la práctica se acaba Chile Vamos”, espeta el senador Felipe Kast.

Es cierto que estos pactos siempre se inscriben a última hora, pero en el sector advierten que este es el peor momento para dejar más heridos en el camino, cuando llevan meses de difícil convivencia, cuando siguen enredados en la previa del 25/O y cuando todavía les queda por resolver el rompecabezas constituyente y el presidencial.

Mucho tiene que ver con el poder y el peso que tiene Vitacura en el principal bolsón de votos tradicionales de la centroderecha: el sector oriente de Santiago. Por eso es que en Chile Vamos afirman que la pelea en la comuna es asimilable a la de un “directorio” del conglomerado. En la primera vuelta presidencial de 2017, allá votaron 58 mil personas. En tamaño es casi un tercio de los 153 mil que votaron en Las Condes. Sebastián Piñera sacó 74% en Vitacura y 65% en Las Condes. José Antonio Kast sacó 7% y 8,5%, respectivamente. Es un tercio del tamaño, pero la derecha pesa aún más. En Lo Barnechea, para completar el exdistrito 23 (ahora 11), votaron 46 mil personas. Piñera logró el 72% y Kast el 7,9%.

También tiene que ver con el fin del largo reinado de Torrealba, lo que desató la guerrilla. Él ya había dicho que no iba a repostular, pero la historia recordará que dejó de hacerlo cuando se lo impidió la ley que limitó la reelección de alcaldes. Cuando eso pasó, RN -dicen en la UDI- esgrimió la vieja regla de “el que tiene mantiene”, pero sus socios la objetaron porque, insisten, se aplica cuando un incumbente va a la reelección, no cuando intenta dejar un delfín.

El de Torrealba es el concejal Maximiliano del Real, hermano de Catalina del Real, diputada RN por el mismo distrito, el 11. Pero ese nombre tampoco concita el apoyo unánime de ese partido: también está en carrera Carlos Cruz-Coke, hermano de Luciano, y miembro de la comisión política de RN. Esta pugna se podría haber evitado, tal vez, si el “Tronco” hubiese tenido a la mano un sucesor cuya sola presencia disuadiera a los retadores, pero aunque intentó fichar al ex ministro Luis Mayol y al ministro Cristián Monckeberg, no lo logró.

En el partido algunos temen que Del Real puede perder una primaria ante la carta UDI de Pablo Zalaquett; otros creen que no, si es que el alcalde hace campaña con él. Los gremialistas no quieren dar su brazo a torcer, y han contraargumentado que no tienen problemas en hacer primarias en Viña del Mar, donde les pasa lo mismo con el fin de la carrera de Virginia Reginatto.

Y Evópoli no quiere ceder porque no tienen ningún alcalde y ven en esta vuelta una ocasión inmejorable, sobre todo porque en esa comuna el diputado Francisco Undurraga obtuvo la primera mayoría el 2017. Hace dos semanas sacaron de la manga la candidatura de la ex ministra Camila Merino (tuvo un breve paso por Trabajo en Piñera I), militante y que -dicen- para esto tuvo que renunciar a su puesto de vicepresidenta del Negocio Forestal de Celulosa Arauco.

Pablo Zalaquett, Camila Merino, Maximiliano del Real y Carlos Cruz-Coke.

El partido que comanda Andrés Molina ha declarado la plaza “intransable”. Ayer aumentaron la presión al demandar las primarias en las puertas del municipio, acusando que Vitacura “no es una monarquía” y Undurraga recalcó sus galones electorales. Y esta mañana subieron la puntería con una declaración de cuatro puntos en que advierten que “en caso de que se impongan estas lógicas poco democráticas en Chile Vamos, y que nuestros aliados de coalición no estén dispuestos a competir, Evópoli seguirá defendiendo sus convicciones y participará en forma directa en todo el país en la próxima elección de concejales, alcaldes y gobernadores".

Prohens contesta que “no olviden en Evópoli que el primer diputado que tuvo fue gracias a la generosidad de RN a Felipe Kast por Santiago, porque le cedimos el cupo de esa comuna, entonces que nos vengan a acusar ahora de eso es algo que no aceptamos”.

Pintado el cuadro, esto tiene unas cuantas vías de salida. Una es que esta tarde el Regional Metropolitano de RN eche pie atrás y así “desbloquee” el impedimento que tiene la mesa de Prohens, permitiendo que se hagan primarias. Otra es que el acuerdo definitivamente se caiga, aunque tendrían margen de acá a mañana. Y si no hay pacto, les queda un margen hasta la inscripción de candidatos en enero: ahí algunos sugieren hacer encuestas, a lo que Evópoli se niega. “No, el mecanismo es la primaria y así se manifiesta en democracia la ciudadanía . Las encuestas son siempre puestas en tela de juicio , por diferentes razones”, dice Molina.

La otra, es que al final, se tengan que bajar algunos y RN se salga con la suya.

Para Evópoli este supuesto podría traducirse en que les ofrezcan mejores condiciones para competir en comunas como Temuco (región de Kast y Molina). Pero allá se cierran tajantes a eso y dicen que van con Merino hasta el final. En la UDI dicen que respaldan a rajatabla a Zalaquett, quien el año pasado asomó como carta para la Gobernación Metropolitana. Pero otros leen que todavía queda la gran duda de qué va a pasar con Providencia si el día de mañana Evelyn Matthei no repostula (como dijo que hará si sube en las encuestas). Y eso instala también la duda respecto de Las Condes, si Joaquín Lavín termina presionado a hacer lo mismo. De hecho, ayer las partes intentaron negociar un protocolo para fijar un mecanismo que permita zanjar sin pelearse cómo resolverán vacantes que se abran en una o ambas comunas de acá a enero. Pero dadas las condiciones, no flotó.

“Tiene que haber conciencia de que muchas cosas que parecían imposibles, como el 10% o el límite a la reelección, hoy son posibles. Estas no son amenazas, pero si RN no respeta las primarias, ellos son los que abandonan Chile Vamos”, afirma Molina.

Podría quedar un postrer recurso: pedirle al Presidente Piñera -quien ha estado monitoreando el asunto- que intervenga y arbitre o zanje esto.

UDI: “No es momento para dejar heridos”

Desde la UDI, su presidenta Jacqueline van Rysselberghe -que ayer y hoy se reunió con su par de RN en largos encuentros- defiende que se realicen primarias. “Espero que se resuelva. Hay una ley que establece primarias vinculantes para resolver conflictos y ese es el escenario. Concuerdo en que hay que tratar de limitar las primarias al máximo, y por eso hemos accedido a no hacerlas en comunas muy pequeñas; bajo pandemia no tiene mucho sentido. Pero en comunas grandes como Temuco, Chillán, Vitacura, Viña del Mar, las primarias son la forma para resolver conflictos. Sobre todo en comunas como Vitacura, donde quien es nominado candidato del sector es virtualmente el alcalde”, dice.

Y advierte que “si no hay pacto municipal, quedamos en la misma condición en que está la oposición, en que tendríamos que llegar a otro tipo de acuerdo que se tendrá que suscribir en enero. Pero eso también enrarecería las relaciones en el sector. No es el momento para dejar heridos en el camino. Tienen que ir los mejores candidatos, y una forma es hacer primarias. Puede haber otras". ¿Resolverlo por encuestas? “Podría ser, pero ¿cuál es la razón para hacer encuestas y no primarias en Vitacura? ¿A cambio de qué?”

Sobre si Zalaquett llegará hasta el final, JVR apunta que “no ha terminado la negociación, así que no me gusta poner ultimátum antes de agotar las posibilidades de acuerdo. Al menos la UDI hará un esfuerzo para llegar a acuerdos en el sector. Pero tampoco podemos estar sometidos a arbitrariedades o chantajes".

Torrealba: “Vitacura no es una monarquía”

¿Qué dice el alcalde? Torrealba sincera que “evidentemente, me gustaría que el próximo alcalde sea militante de mi partido, pero el tema se resuelve por los caminos que tenemos. La primaria es un camino; muchas hemos apelado a él, pero en otras no hemos recurrido a él”. Y hace ver que “en el sector tendríamos que haber resuelto nuestros asuntos municipales de manera generosa e incluyente hace mucho tiempo, y no a última hora”.

Y responde a las acusaciones hechas ayer por Evópoli: “Vitacura no es una monarquía, es una de las 345 comunas de Chile, y como municipalista quisiera que estuviesen igual de preocupados por las 344 comunas, en que muchas de ellas no tenemos candidato”. Dice además que “respetando el interés de todos los partidos de Chile Vamos, tenemos que tener más generosidad al elaborar los equipos que van a competir. Vamos a necesitar miles de candidatos a las distintas elecciones, y en vez de hacer esa pega, aparecemos enfrentados en una guerra sin cuartel. El sector nos exige más generosidad para enfrentar este duro momento y no estamos haciendo bien la pega”.

El alcalde asegura que a los dirigentes de los otros partidos “a todos les he dicho que quien sea el candidato de Chile Vamos, yo voy a ser su generalísimo”.

Pero Pablo Zalaquett -en una muestra del clima en el sector- retruca que "hasta ahora son palabras al viento, porque no ha demostrado ningún interés en que haya primarias”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.