Premio Nacional de Literatura: ¿la hora de las poetas mujeres?

Gabriela Mistral, la única poeta ganadora del Premio Nacional de Literatura, en 1951.

En casi 80 años de historia, el galardón literario más importante del país ha distinguido solo a cinco escritoras y una de ellas, poeta: Gabriela Mistral. Entre los postulantes de este año destacan tres autoras: Carmen Berenguer, Elvira Hernández y Rosabetty Muñoz. El colectivo de escritoras feministas AUCH! lanza una campaña para que una de ellas sea la premiada. “Queremos reparar una brecha histórica", dice Nona Fernández.




A inicios de 1945, en su columna de revista Zig-Zag, Alone escribía una columna titulada Premio Nacional de Literatura. “Ante todo, encuentro absurdo que hayan pedido para Gabriela el Premio Nobel y que le nieguen el Premio Nacional”, afirmaba. El crítico literario, en quien la poeta de Montegrande siempre encontró apoyo, se hacía eco de un hecho de evidente miopía o mezquindad cultural: la escritora de Tala era el autor chileno de mayor prestigio internacional, pero en nuestro medio sus méritos aún estaban en duda.

En aquella versión del Premio Nacional de Literatura el jurado distinguió la obra de Pablo Neruda, quien con 40 años es hasta hoy el premiado más joven. Ante las quejas públicas por la postergación de Gabriela Mistral, Joaquín Edwards Bello especulaba entonces: “Tal vez lo más grave del asunto consiste en que ya no se le podría otorgar a ella. Nos hemos propuesto colocarla en tal altura que, de no haberle dado el primero, no le podemos dar ninguno”.

Meses después la Academia Sueca le otorgaba a Gabriela Mistral el Premio Nobel de Literatura, pero en nuestro país tendría que esperar aún seis años más para recibir el Nacional. Distinguida finalmente en 1951, la autora de Desolación fue la última poeta premiada. Desde entonces, ninguna otra autora del género ha recibido el galardón.

“Es realmente penoso que la primera latinoamericana en ganar el Premio Nobel haya sido postergada así”, dice la poeta Margarita Bustos. “Y luego hay una cantidad de poetas con gran profundidad de obra, como Stella Díaz Varín y Cecilia Casanova, que nunca lo recibieron”, agrega.

Especialista en estudios de Género y Cultura, Margarita Bustos es una de las escritoras que suscribe la campaña “Premio Nacional 2020: la poesía tiene el sello Mujer”, diseñada por el colectivo de escritoras feministas AUCH!

Con ella, buscan resaltar “la deuda histórica que el país mantiene con la literatura de mujeres en general, y con las poetas en particular”, dice Nona Fernández. “Queremos reparar una brecha histórica; el caso de Gabriela Mistral es muy decidor al respecto”, afirma.

Creado en 1942, el Premio Nacional de Literatura se ha entregado en 54 ocasiones y ha premiado a 49 escritores y cinco escritoras. La última autora premiada es Diamela Eltit, en 2018, quien ahora integra el jurado encargado de discernir el galardón. A ella se suman la ministra Consuelo Valdés; el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, un representante de la Academia de la Lengua, un representante del Consejo de Rectores y dos personas designadas por el Ministerio de Cultura, Adriana Valdés y María Isabel Lara.

Entre los numerosos candidatos de este año, como Claudio Bertoni, Thomas Harris, Elicura Chihauilaf, Hernán Miranda y Omar Lara, destacan tres poetas: Carmen Berenguer, escritora y artista visual, autora de Bobby Sands desfallece en el muro y Naciste pintada, entre otras obras; Elvira Hernández, autora de La bandera de Chile y Los trabajos y los días, y Rosabetty Muñoz, poeta de Polvo de huesos y Misión circular.

La poeta Carmen Berenguer.

“Normalmente el premio tiene la forma de una competencia, y nosotros quisimos romper con esa lógica para visibilizarlas a todas”, agrega Nona Fernández.

La autora de Space invaders explica que la campaña busca “visibilizar la creación de las poetas y destacar que es importante que una de ellas gane el premio, dado que es un espacio de legitimación”. Del mismo modo, resalta “lo importante que es para las generaciones presentes y futuras que las mujeres no sean referentes. Si hay un Premio Nacional, que es el que visibiliza a los mejores autores y ahí no existen mujeres, quiere decir que estas no son importantes; o sea, recorta las mujeres de la foto”.

Concedido históricamente por jurados de mayoría masculina, el premio arrastra un “sesgo machista”, dice Nona Fernández.

La poeta Elvira Hernández.

¿Las mismas oportunidades?

“Lo que ocurre con los premios”, complementa Andrea Jeftanovic, “es que ayudan a que los nombres queden, que las obras queden, se reeditan, se traducen. No es solo que gane un nombre, sino que esos nombres se instalen el canon, que se incorporen en las lecturas escolares. No es un tema de mujeres contra hombres, sino de incorporar la experiencia de la mujer creadora, poetas, dramaturgas”.

La autora de Destinos errantes agrega: “No se trata de dar premios por cuotas, pero aquí hay una deuda histórica escandalosa. El premio partió el ’42, casi 80 años ¿y una sola poeta? No es culpa de los candidatos, ellos tienen obras potentísimas, pero dadas las circunstancias históricas, tenemos que corregir esto”.

Durante años, Andrea Jeftanovic propuso la candidatura de Isidora Aguirre, la dramaturga de Lautaro y La pérgola de las flores, sin éxito. “Isidora Aguirre comenzó destacar en los años 60 y se murió en 2011, 50 años de trayectoria y se fue sin premio. Voy a luchar porque nunca más haya un caso como el de ella”, afirma.

”Si las voces de mujeres estuvieran presentes”, añade Margarita Bustos, “si hubiese la misma posibilidad de lectura en las selecciones que se hacen de lecturas complementarias del Ministerio de Educación, si hubiese paridad de género; si en la educación superior en carreras de literatura se estudiara de manera similar la escritura de ellos y de ellas, no sería tan necesaria esta campaña. Pero como estamos en un sistema patriarcal, heteronormativo, donde quienes tienen el derecho a voz históricamente eran varones y los nominados casi siempre varones, tenemos que hacer visible las voces de las mujeres. La campaña de AUCH!está instalando la pregunta si ¿el premio está bien diseñado?, ¿ los criterios históricos de selección brindan las mismas oportunidades a escritores y escritoras?”.

La poeta Rosabetty Muñoz.

Comenta