¿Qué siente ante el Plebiscito? Sondeo UDD revela entusiasmo y altas expectativas, pero menor esperanza de salida a crisis política

Plebiscito. Imagen referencial.

“Al pensar en el plebiscito por una nueva constitución del 25 de octubre, usted siente...” es la primera pregunta del sondeo Panel Ciudadano-UDD que se realizó el pasado 3 y 4 de octubre. Un 49,% respondió “entusiasmo”, un 30,7% contestó “nada en especial”; un 12,2%, “ansiedad”, y un 7,4%, “rabia”. Los números muestran, además, altas esperanzas en un cambio en la educación, la salud y las pensiones, que son mucho menores en una salida a la crisis política que se vive desde octubre 2019.




Un sentimiento de entusiasmo ante el plebiscito y muchas expectativas en torno a los cambios que puede traer un nuevo texto constitucional. Esas son las principales conclusiones de una encuesta del Panel Ciudadano de la Universidad del Desarrollo que versó exclusivamente sobre el referéndum del próximo 25 de octubre, y que se aplicó entre el 3 y 4 de octubre pasados (gráficos y ficha técnica al final de la nota).

El objetivo de la encuesta fue, precisamente, sondear en los sentimientos que rodean al proceso y en cómo ello muestra sus diferencias en los distintos tramos etarios.

Así, la primera pregunta fue “Al pensar en el plebiscito por una nueva constitución del 25 de octubre, usted siente...”, ante lo cual un 49,% respondió “entusiasmo”, un 30,7% contestó “nada en especial”; un 12,2%, “ansiedad”, y un 7,4%, “rabia”. Los sentimientos se reparten en la misma proporción entre mujeres y hombres, aunque estos últimos dicen estar más entusiasmados que las primeras: un 55,3% versus un 44,5%. De igual modo, más mujeres (32,7%) afirman sentir “nada en especial” que hombres (28,6%).

En términos etarios, el tramo que está más entusiasmado con el referéndum es el que va entre los 18-30 años (59,6%), mientras las personas de 61 años y mayores son las que más dicen no sentir nada al respecto (41,9%).

El sondeo, luego, preguntó “¿cuán interesado está en ir a votar?”. Ante ello, un mayoritario 62,8% de los encuestados contestó “muy interesado”; un 15% respondió “bastante interesado”; un 13,6% dijo estar “poco interesado” y un 8,6%, “nada interesado”. Nuevamente, acá los hombres muestran mayor interés (66,1% está muy interesado) que las mujeres (59,8%), aunque en ambos ello es mayoritario.

Y después realizó el interesante ejercicio de indagar en por qué no le interesa ir a votar a quienes dicen estar poco o nada interesados. Aunque son la minoría, las principales razones que aparecen para no acudir a las urnas son el temor al coronavirus (31,8%) y el temor a la violencia e inseguridad (30,1%), mientras un 26,5% señala “no tengo interés en si hay o no una nueva Constitución”. Y mientras los hombres tienen mayor temor a la enfermedad (34%), las mujeres temen más a la violencia (36,1%).

Curiosamente, al desagregar por edades, son las personas entre 31 y 40 años quienes manifiestan mayor inquietud por el contagio de Covid-19 (46,9%) y no los de 61 años y más, quienes se encuentran en grupo de riesgo (37,4%).

¿Significa este ánimo entusiasta que habrá mayor participación? “En términos generales, si están muy interesados o no, si el evento produce ansiedad, entusiasmo o rabia o nada, uno diría que hay un porcentaje importante de personas que van a ir a votar. Pero dar una cifra exacta de participación es muy prematuro”, señala Eugenio Guzmán, decano de la Facultad de Gobierno de la UDD.

“Quienes siempre han votado, siguen votando. Pero ese porcentaje o número no es muy alto, un poco más del 50% del padrón. Por otro lado, sabemos que este es un evento inédito y que hemos tenido un año con protestas y Covid, así que es difícil proyectar”, añade.

Altas expectativas

El sondeo también indagó en las perspectivas y esperanzas que las personas ponen en una nueva Constitución, las que demuestran ser altas.

Consultados si un nuevo texto “ayudará a mejorar su situación económica”, quienes dicen estar muy de acuerdo y de acuerdo sumaron a un 53,7% de los encuestados. Un 27,3% dijo estar “ni de acuerdo ni en desacuerdo” y un 10,1%, “muy en desacuerdo”. Las mujeres se muestran más escépticas: un 47,5% es indiferente o no está de acuerdo con la afirmación.

En cuanto a los rangos etarios, son las personas que están entre los 31 y 40 años quienes mantienen más expectativas de una mejoría en su situación económica: 63,1% se manifiestan de acuerdo o muy de acuerdo.

Lo mismo sucede respecto de si una nueva Constitución “mejorará la calidad de la educación". Ahí, un altísimo 70% de los encuestados dice estar muy de acuerdo o de acuerdo con la afirmación, repartiéndose de forma casi igual entre hombres y mujeres.

Aquí, las esperanzas son altas en los grupos más jóvenes de las personas sondeadas: quienes tienen entre 18 y 30 años (75%) y entre 31 a 40 años (77%).

Un escenario parecido también muestran las respuestas a la pregunta de si “mejorará la calidad de la salud”, donde un mayoritario 70,6% dice estar muy de acuerdo o de acuerdo. Nuevamente las expectativas son más altas entre quienes tienen 18 a 30 años (73,6%), 31 a 40 años (78,8%) y 41 a 50 años (70,1%).

Respecto de la expectativa de una mejoría en las pensiones con una nueva Carta Magna, los resultados son similares. Nuevamente, quienes dicen estar muy de acuerdo o de acuerdo son la mayoría: un 69,1%, repartiéndose de forma parecida entre hombres y mujeres.

¿Hará de Chile un país más justo?

El sondeo también indagó sobre las expectativas en términos políticos ante una nueva Constitución. “¿Hará de Chile un país más justo y menos desigual?”, es lo que planteó a sus encuestados.

Ante la afirmación, un 67,6% dijo estar muy de acuerdo y de acuerdo, siendo los hombres (70%) más optimistas ante ello que las mujeres (65,6%). Mientras, un 32,4% se manifestó “ni de acuerdo ni en desacuerdo” o definitivamente en desacuerdo con la afirmación.

Esta expectativa es visiblemente más alta en los rangos etarios más bajos. Es así como entre quienes 18 a 30 años se eleva al 72,9% quienes están muy de acuerdo o de acuerdo; mientras quienes tienen 31 a 40 años el porcentaje sube al 75,5%. El número baja al 64,7% de apoyo en el rango de los 41 a los 50 años, y rodea el 60% entre quienes tienen 51 a 60 y 61 años y más.

La expectativa más baja la revela el apoyo a la afirmación de si un nuevo texto constitucional “permitirá resolver la crisis del sistema político”. Ahí, quienes están muy de acuerdo o de acuerdo suman el 56,7% de las respuestas, una cifra mucho menor a las preguntas anteriores. Y las mujeres -nuevamente- son notablemente más escépticas (53,6% muy de acuerdo o de acuerdo) que los hombres (60%).

“Son altas expectativas, pero no igualmente en todas las temáticas, de hecho cuando se habla de la crisis política se pega un bajón fuerte. ¿Por qué esa discrepancia? O la gente no ve que hay una crisis política, o lo que sea que entienda por eso no ve que se solucione con la Constitución, lo cual no es una buena noticia”, dice Guzmán

“Hay una percepción generalizada de altas expectativas de lo que pueda significar un nueva Constitución, y que eso puede enganchar una mayor participación. Pero eso depende de las temáticas y, si no son cumplidas, el deterioro de la política puede ser mayor. Entusiasmar a la gente en razón de esos elementos puede ser un bumerán”, agrega.

Ficha técnica
La tasa de respuesta fue de 957 casos, que corresponde a margen de error 3,2% a 95% de nivel de confianza. Encuesta realizada entre las 11:00 horas del sábado 3 y las 17:00 del domingo 4 de Octubre 2020.<br/> <b>Población: </b>Hombres y mujeres mayores de 18 años residentes de la Región Metropolitana de Santiago.<br/> <b>Tamaño Muestral:</b><br/> -Metodología considera máxima varianza, un 95% de confianza y 2,2% de margen de error.<br/> -Selección realizada a partir de Muestreo Aleatorio Simple (MAS) prorrateado por cantidad de viviendas por distrito.<br/> -A cada residente de la vivienda que quiso ser parte del panel, se le explicó cómo participar en las encuestas semanales y se le realizó una entrevista individual cara a cara con un cuestionario estructurado de 20 preguntas.<br/> -Dichas entrevistas son usadas como línea de segmentación base para nuestros análisis y estudios posteriores.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.