Ni sal ni agua para el gobierno: La tesis que alejó al PC de la ex Nueva Mayoría

Teillier

Teillier en 2006, cuando era secretario general del PC, dando un discurso en un congreso de la colectividad.

Desde el estallido de la crisis social que gatilló que el gobierno de Piñera decretara estado de emergencia la madrugada del sábado dejando el orden público en manos de los militares, el Partido Comunista optó por radicalizar su condición de partido opositor.




La decisión ya estaba tomada. Pero esta mañana el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, quiso dejar en claro que su partido se marginaría del almuerzo convocado por el Presidente Sebastián Piñera por decisión propia y no por falta de invitación.

"Hasta ayer en la mañana estábamos totalmente excluidos de ese almuerzo. Recién hoy a las 10 AM me llama el ministro Gonzalo Blumel para decirme que me invita. Se lo agradezco, porque es distinto que a uno lo excluyan a que uno decida no ir", comentó a La Tercera PM. 

Desde el estallido de la crisis social que gatilló que el gobierno de Piñera decretara estado de emergencia la madrugada del sábado dejando el orden público en manos de los militares, el Partido Comunista optó por radicalizar su condición de partido opositor.

Teillier es el único jefe de partido de la oposición que pidió públicamente la renuncia de Piñera, el domingo la bancada PC no votó el proyecto que congelaba el alza de los pasajes en el Metro y hoy cerró cualquier posibilidad de sentarse a negociar con La Moneda.

"No se qué cosas concretas van a salir de ese almuerzo. Da la impresión de que no va a salir nada porque dijeron que era solo para conversar. Basta de conversaciones, que el Presidente mande proyectos. Acá veremos si son buenos o malos", insistió hoy Teillier.

Lazos rotos con la ex Nueva Mayoría

Antes de salir rumbo al Congreso esta mañana para votar el proyecto de rebaja laboral a 40 horas de las diputadas Camila Vallejo y Karol Cariola, el presidente del PC estuvo en la reunión de la mesa de Unidad Social que agrupa a las organizaciones sociales No+AFP, la CUT, Colegio de Profesores y otros.

Tal como era en los tiempos de la Concertación cuando no tenía representación parlamentaria, la apuesta de la colectividad es aparecer del lado de la ciudadanía movilizada y desmarcarse de cualquier "acuerdo cupular". Una decisión que aleja definitivamente al PC de la ex Nueva Mayoría que integró durante la gestión de la presidenta Michelle Bachelet.

Desde la DC Fuad Chahin ha cuestionado la posición de los comunistas y del FA asegurando que la crisis no se soluciona con parlamentarios uniéndose a las marchas. Una visión que en ese punto es coincidente con lo que ha expresado en privado el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, según asegura un senador de ese partido.

Parlamentarios oficialistas estiman que la crisis y la posición más radicalizada que ha mostrado el PC en estos días incidirá en la próxima negociación parlamentaria.

El análisis desde el PC es diametralmente opuesto. El diputado Daniel Núñez asegura que los partidos que hoy asistan a La Moneda resentirán después el error con sus bases. "La ciudadanía no va a entender que los partidos aparezcan abrazados al gobierno mientras están matando gente en la calle. Es incomprensible", sostiene.

Definió postura en dos comisiones políticas

Desde el estallido de la crisis hasta hoy, el PC ha tenido dos reuniones de su comisión política en las que determinó que su postura sería el camino propio intentando aparecer cerca de las bases sociales movilizadas.

Allí se resolvió que el partido haría suyo el petitorio que emane de la Mesa de Unidad Social y que no sostendría ningún acercamiento con el gobierno mientras hubiera militares en las calles.

La última reunión de la comisión política fue ayer. La anterior se realizó el sábado en la mañana en la sede del Partido Comunista en Vicuña Mackenna 31, mientras el Presidente Sebastián Piñera analizaba el estallido social con su gabinete y parlamentarios en La Moneda, y mientras la Plaza Italia se llenaba de manifestantes.

"Tenemos entendido que el gobierno estará llamando a una reunión a alcaldes y parlamentarios de la RM. Si es así, nosotros NO vamos a ir. Mientras dure el estado de emergencia no iremos, y creemos que es la actitud digna con que se debe responder a los trabajadores", señaló ese día Daniel Jadue.

"Si el Presidente se escuda tras los militares, lo mejor sería que renunciara y llamara a nuevas elecciones ahora", agregó el alcalde de Recoleta, una posición que luego fue replicada por el propio Teillier.  "Si no tiene capacidad para gobernar, lo mejor sería que renunciara", dijo el jefe de partido.

El Siglo, diario del PC, ha criticado en algunas notas en su página web la presencia de los militares.

Antes del estallido de la crisis, el PC resolvió también aparecer del lado de los estudiantes que iniciaron las evasiones masivas en el Metro. El jueves  en la mañana los diputados del partido liderados por Camila Vallejo, respaldaron esas manifestaciones como medida de protesta de los usuarios frente al aumento de pasaje.

"Son acciones legítimas de desobediencia civil, una expresión de reclamo acumulado ante el aumento continuo del precio de los servicios básicos, que han encarecido el costo de la vida especialmente en los sectores más vulnerables", señaló la bancada en un comunicado.

Hoy, en el inicio de la discusión en Sala del Proyecto de rebaja a 40 horas, la diputada Vallejo llamó a la corporación a no quedar impávida frente a la actuación de militares en las calles. "Nos corresponde como fuerza fiscalizadora. Es importante que esta Corporación haga algo. No podemos actuar con normalidad", recalcó.

La diputada Carmen Hertz también aprovechó el proyecto de 40 horas para transmitir el apoyo del PC a las movilizaciones: "Las calles han hablado, la desigualdad ha hablado. Tenemos un país agotado".

Comenta