“Se apropiaron de la identidad de mi padre”: hija de fallecido notario arremete en tribunales contra Ancalao y la Lista del Pueblo

María Zaldívar Grass interpuso una querella por falsificación de instrumento público y usurpación de identidad de Patricio Zaldívar, su progenitor quien falleció este año. En el escrito, la también ministro de fe, apunta a que los hechos "revisten la mayor gravedad imaginable toda vez que mediante engaños se ha pretendido burlarlos filtros mínimos dispuestos por la ley electoral a efectos de postular al más alto cargo de la República".




Desde 1974, hasta el 2018, Patricio Zaldívar Mackenna fue uno de los notarios más reconocidos del país. Con oficina en el centro de Santiago, el abogado era uno de los encargados de validar todos los trámites -de distintas índole- que se solicitan con venia notarial. Este año, en febrero, Zaldívar falleció.

Su nombre apareció la semana pasada cuando el Servel denunció que la inscripción del candidato presidencial de la Lista del Pueblo, Diego Ancalao, contenía 23.135 firmas validadas por el fallecido ministro de fe. El escándalo estalló: la aspiración presidencial del candidato de origen mapuche fracasó y el Ministerio Público está a la espera de una denuncia anunciada por el organismo que preside Andrés Tagle para dar inicio a una investigación y así determinar eventuales responsabilidades penales en el caso.

A esto se sumó, durante esta jornada, la arremetida judicial de la hija de Zaldívar Mackenna, María Loreto Zaldívar Grass. La abogada presentó una querella contra quienes resulten responsables de los delitos de usurpación de la identidad de su padre y falsificación de instrumento público la cual fue acogida a trámite por el juez del Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago Mario Cayul.

Un proceso que reclama responsabilidad

El escrito contiene 10 páginas, donde apunta al candidato de la Lista del Pueblo y quienes quisieron falsificar las firmas. “Han presentado ante el Servicio Electoral una nómina de personas -que también podría ser falsa-, quienes apoyarían, cumpliendo los requisitos legales, so pena de estar cometiendo el delito contemplado en el artículo 140 de la Ley 18700 sobre votaciones populares y escrutinios, la candidatura de don Diego Ancalao”, dice la querella.

Además, consigna que “dichas declaraciones juradas fueron extendidas mediante firma y sello notarial falsos, actividad desplegada con el objeto de engañar al Servicio Electoral haciendo parecer que los documentos acompañados a la candidatura revestían la calidad de instrumentos públicos exigidos por la Ley. Desde luego, los hechos reseñados revisten la mayor gravedad imaginable toda vez que mediante engaños se ha pretendido burlar los filtros mínimos dispuestos por la ley electoral a efectos de postular al más alto cargo de la República”.

Para Zaldívar -quien relata que se enteró de los hechos por el comunicado público que emitió el Servel- lo ocurrido con la candidatura de Ancalao, ocurre en “un contexto histórico que reclama la mayor responsabilidad, transparencia y buena fe de los actores políticos, cuyas campañas electorales, además, son financiadas con cuantiosos fondos públicos. Junto con lo anterior de manera autónoma y en concurso con los hechos delictuales expuestos, como medio para cometer el delito, por un lado se ha usurpado el nombre (identidad) de mi padre”.

Como diligencias, en la querella se solicita que el Ministerio Público requiera la declaración de Ancalao y de su jefa de campaña, Denisse Olivares. “En diversas entrevistas divulgadas por canales de televisión como prensa escrita, tanto el señor Ancalao como su jefa de campaña, la señora Denisse Olivares y representantes de la denominada ‘Lista del Pueblo’ sin reconocer responsabilidad en los mismos, reconocen la existencia de los hechos materia de la presente querella”, advierte la abogada en el texto.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.