Se busca a Larroulet

26/10/2019CRISTIÁN LARROULET Y FELIPE LARRAIN{Mario Tellez/La Tercera

26/10/2019 CRISTIÁN LARROULET Y FELIPE LARRAIN{ Mario Tellez/La Tercera

Su rol en el mal manejo del gobierno de esta crisis le ha costado críticas de la UDI y de algunos ministros: algunos creen que debe salir de su cargo de jefe de asesores del Segundo Piso. Lo culpan de escaso ojo político, de una visión principista y de una lectura errada. El lunes pasado, dos miembros del gabinete le urgieron infructuosamente que se apurara la renuncia de todos. Pero hoy recibió felicitaciones por el nuevo equipo: su candidato para Interior era Blumel.


Me voy a celebrar, dicen que expresó después de terminada la accidentada ceremonia de cambio de gabinete con que hoy el Presidente Sebastián Piñera ha intentado poner otro dique ante la crisis que carcome su imagen y la del gobierno. Con un panorama al menos complejo por delante -mientras hay nuevas marchas convocadas, en la oposición suman firmas para una inédita acusación constitucional contra el gobernante y hoy en la noche llegan los observadores de la ONU-, hoy la urgencia número uno para Cristián Larroulet, jefe de asesores del Segundo Piso, era abrochar un nuevo equipo de ministros con gente dispuesta a entrar a una cancha ya muy cuesta arriba.

Dicen que por lo mismo y dadas las circunstancias, el consejero del Mandatario quedó complacido con el resultado. No estaba fácil y hubo gente que rehusó asumir. Una de las cosas que lo tenía satisfecho es que, más allá del tropezón en el intento de nombrar a Felipe Ward en Interior (hasta ahora no se ha aclarado si se chequearon o no sus críticas a los derechos humanos), Gonzalo Blumel era su candidato para suceder al caído Andrés Chadwick. Cuando Larroulet era ministro de la Segpres durante Piñera Parte I se lo había llevado como jefe de la División de Estudios. No piensan lo mismo, pero juegan casi de memoria, dicen el gobierno.

En esta vuelta, el ex ministro, el saliente Chadwick y el mismo Blumel trabajaron el nuevo diseño junto al Presidente.

En La Moneda cuentan que hasta le llegaron felicitaciones de parlamentarios UDI tras el recambio de hoy, aunque a él no se le vio en el Montt Varas. "Extraordinario, te las mandaste", "tremendo cambio", fueron algunos de los mensajes, según esta versión. Uno de los motivos, dicen, fue la renovación generacional. Que así como pasó con el ajuste de subsecretarios que hubo hace dos meses, tras el ir y venir de decretos de hoy se redujo la edad promedio entre los que salieron y entraron.

Pero esa misma óptica -más cercana a las cifras, a los parámetros que a la política real, dicen en el sector- es la que ido acumulando una gruesa crítica contra el ex director de Libertad y Desarollo, ícono de los Chicago Boys y antiguo amigo de Joaquín Lavín. Con el apoyo al Presidente en el 14% (si es que no es menos, porque la última encuesta Cadem se midió antes de la marcha del viernes pasado) y un consenso en que la crisis se ha manejado mal desde Palacio, dirigentes de partidos, parlamentarios y alcaldes no han cesado -la gran mayoría fuera de micrófono- en culpar al poderoso rol de Larroulet de los errores que han llevado al gobierno a una suerte de callejón político.

Reparos que apuntan a una visión "principista" y "dogmática", que ha liderado uno de los bandos en pugna en derredor de Piñera durante estos días: el reacio a hacer concesiones sociales, a extremar el gasto fiscal y a pagar con bajas en el gabinete. También se le cuestiona actuar con retraso ante lo rápido que ha escalado la crisis. Todo esto es parte de las quejas de parlamentarios y hasta ministros.

Todavía no renuncien

Un ejemplo. El pasado lunes 21, cuando Santiago ya llevaba dos noches de queda y al día siguiente que se filtrara el audio en que Cecilia Morel decía que "estamos absolutamente sobrepasados, es como una invasión extranjera, alienígena, no sé cómo se dice, y no tenemos las herramientas para combatirlas", Larroulet se reunió con dos integrantes del gabinete. El encuentro originalmente tenía otro fin, pero ambas le reiteraron con énfasis algo que ya venían debatiendo en el equipo: que la crisis era grave y que se hacía imperioso el gesto político de que el gabinete renunciara. Que ya no se sostenía más.

Una versión describe al jefe del Segundo Piso respondiendo que no, que todavía no. Que habría un cambio de gabinete, sin duda, pero no era el momento. Que si las ministras y ministros renunciaban en ese momento, el gobierno se inventaría otro problema porque le pondría presión a la fecha del recambio. Además, ya se conversaba sobre el temor a que dicha medida no ayudara a aplacar el descontento ciudadano, y que al final Piñera se quedara sin esa última bala.

La respuesta trajo desazón. A esas alturas, cuentan en el gabinete, Larroulet había transmitido que creía que pronto tomaría un curso de desaceleración, y que en algo se notaría durante la semana. Al día siguiente, martes, el Presidente anunció un paquete legislativo cuya respuesta fueron más protestas y las críticas de la oposición. Al día siguiente, la Cadem comenzó a medirlo: el 80% respondía las medidas eran inútiles para salir del atolladero.

"Creo que él se tiene que ir también", sincera un jefe de cartera que lo conoce hace años. A los cuestionamientos de RN desde los inicios del gobierno, ahora hasta en la directiva de la UDI, partido donde Larroulet no milita pero cuyo tronco gremialista comparte, le ponen nota roja a su muñeca. "Cristián es muy inteligente, sabe mucho de gestión y economía. Pero no entiende nada de política. Se necesita gente con calle y que conecte con los partidos".

En el Segundo Piso insisten en que no han recibido reclamos... pero sobre el resultado del nuevo equipo. "En el Segundo Piso hay que hacer un cambio. Ese 'gabinete' hay que mandarlo para la casa completito y eso lo dirige un señor Larroulet. Ellos son los orejeros del Presidente, los que le van diciendo todas las cosas y claramente el Segundo Piso no fue capaz de entender ni saber lo que pasaba en Chile (…) además, son los grandes defensores de los grandes empresarios", acusó hoy el senado RN Manuel José Ossandón en Radio Pauta.

Su hermana, la diputada Ximena Ossandón, también pide su cabeza: "Su rol es casi el presidente en las sombras, así que tiene una tremenda responsabilidad en toda la crisis, no hay nada que no pase por las manos de él. Todo pasa por el visado de Larroulet. Él tiene una gran responsabilidad, así que espero que lo cambien. No sé cuándo, pero que lo saquen".

El senador UDI David Sandoval advierte que "nadie puede eximirse de ninguna de las responsabilidades frente a la situación que ha vivido el país. Nadie, ni en el primero ni en el segundo, ni el tercer piso ni en ningún lugar, de los actores políticos que no fuimos capaces de ver este fenómeno que estaba incubándose, de no haber sido capaces de interpretar adecuadamente las numerosas señales que se tenían. Aquí hay responsabilidades desde todo de punto de vista y nadie puede lavarse las manos en esa situación, ni siquiera Cristián Larroulet".

Le baja un cambio el diputado Evópoli Andrés Molina: "El Presidente puede evaluar mucho más cercanamente si es que él efectivamente ha tenido una asistencia como corresponde, si efectivamente ha sido Larroulet quien le ha hecho llevar hacia cierto sector o llevar ciertas políticas que no han sido exitosas. El Presidente no solo escucha a Larroulet, escucha a muchas personas".

Comenta