“Tienen buenos chalecos, pero las balas igual entran”: el diálogo que apuntó al rol de los Ancalaf en muerte de carabinero en La Araucanía

Personal de Carabineros concurrió a realizar peritajes a uno de los vehículos blindados que llegaron a despejar los cortes de ruta.

En medio de la revisión de imágenes, hubo un diálogo que llamó la atención de los investigadores: el del carabinero René Fernández y los imputados Matías y Víctor Ancalaf, previo al homicidio y en medio de barricadas y cortes de ruta. Según declaró posteriormente el policía, "le pregunté cuál era la finalidad de hacer esas barricadas, él me manifestó que era en apoyo a la familia del joven fallecido, y mientras me respondía eso, su hijo (Matías) Moroni intervino en la conversación exclamando: ‘¿Supo que nos llegaron fusiles nuevos?’. Yo quedé algo perplejo con eso”.




Lo que terminó el 24 de mayo con el fallecimiento del sargento de Carabineros Francisco Benavides, en medio de barricadas y cortes de ruta en la comuna de Collipulli, en La Araucanía, tuvo su origen en otra muerte previa. El día 20 de ese mes, un fatal accidente de tránsito activó una pugna entre representantes del Parque Eólico Malleco y la comunidad Choin Lafquenche, liderada por el exmiembro fundador de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Víctor Ancalaf Llaupe.

El conflicto escaló hasta que las barricadas y protestas se agudizaron, requiriéndose la presencia de carabineros en la Ruta R-35, quienes a bordo de carros blindados llegaron al lugar para despejar el camino. En uno de estos vehículos iba el sargento Francisco Benavides, quien recibió un disparó que entró por el costado derecho, justo en medio del espacio que deja el chaleco antibalas y su brazo.

El caso originó una investigación por parte de la Fiscalía Regional de La Araucanía y el OS-9 de Carabineros, quienes durante esta madrugada lograron la detención de tres sospechosos por el homicidio del uniformado y también por porte ilegal de municiones: Matías Abinadi Ancalaf Prado (31), Heriberto Moroni Ancalaf Prado (28) y su padre, Víctor Manuel Ancalaf Llaupe (58), el exmiembro histórico de la CAM.

Hasta ahora, el crimen del sargento se le imputaba directamente a Matías Ancalaf y a Heriberto Ancalaf. Al primero, además se le sindica como autor del delito de un abuso sexual denunciado el 10 de septiembre. En tanto, en el caso de Víctor Ancalaf -según las últimas pesquisas- solo se le atribuye el porte ilegal de municiones, dado que al momento de las detenciones en su casa se encontraron cinco cartuchos calibre 12.

El fiscal Carlos Bustos en conjunto con el OS-9, una vez ocurrido el crimen de Benavides, centraron sus pesquisas en los cortes de rutas y barricadas de ese 24 de mayo. Había certeza en los investigadores que quienes dispararon ese día al uniformado eran parte de quienes organizaron las protestas durante la fatal jornada.

Por lo mismo, se revisaron cámaras de la carretera, interceptaron celulares y el resto de los policías que concurrió al lugar entregó sus registro de video en cámara GoPro. De la revisión preliminar de los mismos se puede apreciar que existieron varios cortes de camino a lo largo de la Ruta- R35, siendo el más temprano el ocurrido en el cruce de Victoria Unida, a eso de las 7.00 de la mañana.

“¿Supo que nos llegaron fusiles nuevos?”

En esas imágenes aparece Matías Ancalaf y en otras, registradas pasadas las 8.20 horas, la policía detectó la presencia de Víctor y Heriberto. Todos estos antecedentes serán expuestos por el Ministerio Público en la audiencia de formalización que se realizará este jueves.

En medio de la revisión de imágenes hubo algo que alertó al OS-9 y al fiscal Bustos y centró las sospechas en el rol de los Ancalaf. En uno de los videos se ve cómo Matías y Víctor mantienen un diálogo con uno de los carabineros que llegó al lugar a controlar los desmanes, antes de producirse el ataque al sargento Benavides.

El Ministerio Público identificó al carabinero René Fernández, a quien le tomó declaración judicial -en calidad de testigo- para conocer qué era lo que había hablado con los imputados. Según este testimonio, al cual tuvo acceso La Tercera PM, el policía indicó que “estando en dicho lugar intenté hablar con Víctor Ancalaf, le pregunté cuál era la finalidad de hacer esas barricadas, él me manifestó que era en apoyo a la familia del joven fallecido, y mientras me respondía eso, su hijo (Matías) Moroni intervino en la conversación exclamando: ‘¿Supo que nos llegaron fusiles nuevos?’. Yo quedé algo perplejo con eso”.

El uniformado agregó a los investigadores que “en dicho instante Víctor Ancalaf agregó: ‘Tienen buenos chalecos, pero las balas igual pueden entrar por el costado’. Incluso, hizo una especie de seña con su dedo índice hacia mi chaleco antibalas. Ante tal situación el diálogo finalizó y (Matías) Moroni se acercó a la camioneta que me acompañaba, recuerdo que le habló al cabo Coronado y le dijo: “¿Cómo podís hacer esto si eres de la misma etnia?” o algo por el estilo”.

El relato, además, se encuentra registrado en un video captado por la cámara de seguridad del Parque Eólico, en el cual se aprecia el momento en que Víctor Ancalaf realiza el gesto de apuntar el lugar por el cual podría ingresar un proyectil.

El gobierno valoró la investigación del Ministerio Público y, además, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, anunció que se amplió la querella que tenían interpuesta en la causa, pero ahora dirigida contra Víctor Ancalaf, por las municiones encontradas en su domicilio.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.