¿Un Frente Amplio sin el Partido Liberal? La amenaza de una “fuga” que preocupa al conglomerado

partido-liberal

Los acercamientos entre el FA y el Partido Comunista han incomodado a los liberales a tal nivel que, incluso, algunos de ellos plantean que si el conglomerado cruza esa “línea roja” podrían terminar saliéndose del bloque. En el resto de las colectividades existe preocupación ante esa posibilidad y algunos, como RD, ya están tratando de contener un quiebre que podría dejar en duda la “amplitud” del Frente Amplio.




La advertencia la hizo el presidente del Partido Liberal, Luis Felipe Ramos, el fin de semana pasado. En una reunión de la mesa nacional del Frente Amplio, el timonel les transmitió a sus pares la fuerte preocupación que se ha instalado en su colectividad: los acercamientos que está realizando el bloque con el Partido Comunista y lo que miran como una inminente “izquierdización” del conglomerado.

El tema ya se había conversado anteriormente entre los dirigentes. De hecho, tras las fallidas negociaciones de la oposición por primarias municipales y de gobernadores regionales, los liberales fueron los que más lamentaron que el Frente Amplio quedara “aislado” al igual que parte de la Unidad por el Cambio. En los días posteriores, así, le comunicaron a sus pares que su colectividad había tomado la determinación de empujar “por la máxima unidad” de la centroizquierda y una “lista unitaria” para la elección de convencionales constituyentes. Y esa estrategia, explicaron, sería “incompatible” con las pretensiones de algunos de conformar un “polo de izquierda”.

Por esos días, los gestos y encuentros entre los frenteamplistas y el PC se intensificaron. Liderados por la presidenta de Convergencia Social, Alondra Arellano, el bloque sostuvo diferentes reuniones con sus pares del PC -en las que han participado Revolución Democrática, Convergencia Social, Comunes, Unir y Fuerza Común- con miras a algún entendimiento programático o electoral, situación que levantó las alarmas al interior del PL.

Así, la incomodidad por esas reuniones ha llegado a tal nivel, dicen los liberales, que algunos dirigentes ya han planteado que si el bloque llegara a cruzar esa “línea roja”, no les quedaría más remedio que salirse del Frente Amplio. El temor, dicen las mismas fuentes, se da debido a que creen que todo el resto del bloque, con excepción de un sector de RD, estaría “empujando” para que se configure un pacto o bloque “a la izquierda”, donde solo esté el FA y la Unidad por el Cambio. “Ante ese escenario queda abierta la posibilidad de salirse del FA”, dicen desde el Partido Liberal.

“El FA nació como un proyecto político renovador, amplio y diverso, con el fin de superar el neoliberalismo. Hoy, la posibilidad de superar el neoliberalismo es una realidad y para ello se requiere la unidad de todas las fuerzas democráticas para así construir grandes mayorías constituyentes”, dijo a La Tercera PM el presidente del PL. Ramos, además, agregó: “En ese sentido, la creación de un polo de izquierda marginal y minoritario traiciona el espíritu fundacional del Frente Amplio, y el PL no está para traicionar ese espíritu ni para perder la oportunidad de tener una Constitución que represente a todos los chilenos, no sólo a la izquierda”.

En tanto, el diputado Vlado Mirosevic -quien ha sido crítico del PC y de la posibilidad de realizar una alianza con ellos- sostuvo que “como liberales ya tomamos la definición de empujar la máxima unidad opositora posible, que se materializa a través de la lista única en la elección constituyente. En ese sentido, esperamos que el FA elija ese camino, porque la división sólo nos llevará al triunfo de la derecha”.

En conversaciones informales, entre los liberales ya se han analizado algunos caminos que podrían seguir como partido. Y si bien pretenden evitar “a toda costa” su salida del FA, en esa colectividad miran el pacto de la Unidad Constituyente como un posible nuevo domicilio. Asimismo, también explican que otra opción sería quedar en una suerte de “ambigüedad” y formar parte de una eventual lista con la exConcertación, el PRO y Ciudadanos, pero sin salirse formalmente de su actual coalición.

De la posibilidad de una “fuga” ya están conscientes en todos los otros partidos del FA. De hecho, desde la mesa nacional del conglomerado y algunos parlamentarios frenteamplistas sostienen que los liberales ya han transmitido que ellos no podrían formar parte de un bloque donde solo estén con ese sector.

Así, en algunas facciones del FA ya está instalada la preocupación de que, de concretarse esa posibilidad, sería el fin de la “amplitud” del Frente Amplio y que, además, perderían a un alcalde y a uno de sus principales dirigentes que llegó junto a Giorgio Jackson y Gabriel Boric al Congreso, el diputado Mirosevic. “Si se va el PL, el Frente Amplio se destruye”, dicen varios dirigentes y parlamentarios del FA.

En ese sentido, desde algunas colectividades, como RD, ya están tratando de “apaciguar” los ánimos al interior del conglomerado. De hecho, esta semana en ese partido han estado empujando un voto político para definirse por una “lista unitaria” para los convencionales, en la misma línea que los liberales.

Asimismo, desde ese sector aseguran que un bloque o pacto solo del FA con el PC no sería “factible”, ya que, dicen, inevitablemente se plasmaría en la división de las listas de convencionales o en un apoyo frenteamplista a la carta presidencial del PC, Daniel Jadue, gestos que no todos en el bloque están dispuestos a hacer.

En tanto, desde las colectividades que están impulsando un acercamiento con ese sector si bien sostienen que no se cierran a conversar con la Unidad Constituyente, reconocen que el sector con el que tienen mayor afinidad programática es el PC y la Unidad por el Cambio.

En este contexto, dirigentes del conglomerado aseguran que esa tensión que se ha instalado entre los liberales debiese irse disipando, sobre todo por hechos como los que terminaron ayer por salvar el exministro Jaime Mañalich de una acusación constitucional en la Cámara. Para varios, el hecho de que parlamentarios de la Unidad Constituyente hayan contribuido en eso refuerza la tesis de quienes han insistido en que no puede haber una unidad vacía con el resto de la centroizquierda. “Estas pretensiones de ir hacia el centro van disminuyendo”, dice un líder del conglomerado.

“Para nosotros, consolidar una visión de país y del proceso constituyente que fijará las reglas de un nuevo ciclo en la política chilena debe partir por una propuesta de contenidos democratizadores (...). En ese propósito nos encontramos con otras fuerzas de izquierda que tienen esa misma vocación. Para Unir, la unidad que se debe lograr es social y política con las fuerzas dispuestas a esos cambios, y Unidad Para el Cambio es un aliado importante en esa dirección”, afirmó la coordinadora general de Unir, Lorena Fries.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.