“Viñuela actuó desde el poder”: Los detalles de la demanda contra el animador de Mega, quien alista su regreso a la TV

Luego del episodio en que el animador cortó el pelo de un camarógrafo en Mucho Gusto, que le costó la salida del matinal y una demanda del funcionario de la que ya fue notificado, Mega retomará la próxima semana las grabaciones del estelar Dale Play, en receso desde la polémica, pero manteniendo en suspenso la continuidad del conductor. Aquí, la versión que entregó el camarógrafo José Miranda a la justicia.




Después de un mes y medio de receso, las grabaciones del programa Dale Play de Mega planean su regreso la próxima semana. Aunque el estelar de concurso se mantiene en pantalla los jueves en la franja prime, detuvo su rodaje en julio, solo días después del bochornoso y polémico episodio en que su animador, José Miguel Viñuela, cortó el pelo de un camarógrafo en el matinal Mucho Gusto.

Desde el canal aseguraron que la pausa de Dale Play estaba fijada desde antes y que se hacían regularmente debido a la emergencia sanitaria. Pero fuentes relacionadas al proyecto indicaron a La Tercera PM que había una grabación fijada y con invitados confirmados, la que debió ser suspendida hasta nuevo aviso.

Es ahora entonces que ese rodaje planifica su retorno, con una primera grabación para el jueves 3 de septiembre. Pero esto mantiene una incertidumbre: desde el interior del programa se comenta que la permanencia de Viñuela en la conducción es un tema que sigue en evaluación, justamente a partir de la polémica en el matinal, que además generó una serie de reclamos contra la acción del comunicador, quejas en el CNTV, una denuncia del Sindicato de Mega ante la Dirección del Trabajo y una demanda civil por parte del camarógrafo.

Desde el círculo de Viñuela dicen que el animador está informado de este regreso y que entiende que es él quien seguirá a la cabeza del espacio televisivo: una situación que de alguna forma le estaría brindando algo de tranquilidad luego de las convulsionadas semanas que ha vivido. Inmediatamente después de la polémica, cercanos al periodista comentaron a La Tercera PM que el tema impactó su estado de salud, sufriendo crisis de pánico y que tuvo que recurrir a medicación; que se sentía “muy solo” y que esperaba algo de apoyo por parte del equipo matinal.

Tras los hechos ocurridos en el Mucho Gusto -de donde el animador fue marginada a causa de su acto-, el canal empezó a estudiar si era o no conveniente que Viñuela permaneciera en Dale Play, y por ello barajó otras cartas para la conducción del programa, entre ellas la actriz y animadora Javiera Contador. Ese análisis, trasciende ahora desde la estación, seguiría en curso, a pesar de que las grabaciones comenzarán en menos de una semana. Algo de eso estaría relacionado a un hecho reciente: la notificación que recibió Viñuela de la demanda presentada el 20 de julio por José Miranda, el camarógrafo afectado.

Detalles de la demanda

El lunes 20 de julio Mega anunció que José Miguel Viñuela dejaría la animación del matinal Mucho Gusto de manera indefinida. La razón era el episodio ocurrido cuatro días antes, cuando en un contexto “humorístico” -como fue calificado por el comunicador-, cortó el pelo de uno de los camarógrafos del programa.

Ese mismo día José Miranda, acompañado por su abogado Roberto Ávila, presentó una demanda contra Viñuela en el 23° Juzgado Civil de Santiago por atentar contra su dignidad, según precisa la acción. Una ofensiva judicial de la que finalmente Viñuela fue notificado hace una semana, y a la que tuvo acceso La Tercera PM.

Según indica el documento, se trata de una “demanda de indemnización de perjuicios en favor de Miranda”, por un monto de $100 millones de pesos, y que apela al “daño moral” sufrido por el demandante, afectando “la autoestima, imagen, dignidad a que toda persona tiene derecho”.

En el relato de lo sucedido aquel 16 de julio en el matinal, Miranda comienza: “Soy camarógrafo del canal de televisión Megavisión que es mi empleador desde hace cinco años”. Ese día, prosigue, faltando minutos para las 9 de la mañana, estaba ejerciendo sus labores mientras en el estudio estaban presentes las periodistas Diana Bolocco y Soledad Onetto, la meteoróloga Michelle Adam, además de Viñuela.

“En ocasiones los animadores entran en diálogos con los camarógrafos o personal de apoyo en la idea de hacer más dinámicos los programas o darles un toque humorístico. Quienes trabajamos en esto lo aceptamos, aunque no sea una obligación contractual, pues como todo bien (sic) trabajador queremos que el producto en que laboramos salga bien. Esto lo inició en Chile el animador Felipe Camiroaga, pero siempre y como es lógico la interlocución con camarógrafos o personal de apoyo fue respetuosa y sin vulnerar su dignidad”, expresa Miranda en el texto.

“En este caso las cosas fueron muy distintas pues el sr. Viñuela después de hacer alusiones de muy mal gusto a mi higiene personal, señaló que yo era portador de Coronavirus, tema que es dramático para Chile y el mundo, señaló que había que cortarme el pelo”, continúa el demandante.

Luego explica: “Yo uso el pelo largo y con lo que se denomina una colita. Estoy perfectamente aseado y esto es una imagen y una forma que se cuida”. Y añade a su planteamiento: “Una de las formas de violentar los Derechos Humanos usados en países donde se violan los Derechos Humanos es precisamente cortar el pelo de quienes se quieren avasallar o reprimir”.

Siguiendo con la cronología, Miranda cuenta que otro funcionario, antes de la intervención de Viñuela, “hizo como que me cortaba el pelo, bueno esa situación sin ser cómoda no era tan agraviante en los términos que debí vivir después”, expresa.

“Yo percibí que se estaba haciendo una parodia”, reconoce, “pero luego apareció Viñuela, tomó la tijera y señaló que era necesario cortarme el pelo, a la vez que seguía con expresiones agraviantes a mi persona vinculadas al coronavirus. En un momento sentí un tirón que sugería la posibilidad que me estuviera cortando el pelo, pero él lo soltó un instante, para hacerme creer que no lo estaba haciendo, yo permanecí sentado para no echar a perder lo que creí era una broma”.

El demandante reflexiona de paso sobre el actuar del animador en el programa, y apela a episodios similares. “El sr. Viñuela tiene una forma muy especial de entender el humor, pues lo hace sin ningún respeto por las personas. En una ocasión abofeteó a una persona y en otra escupió su camisa, todo esto saliendo al aire”, cuenta.

Finalmente Viñuela corta el cabello de Miranda, “unos 40 centímetros”, dice, “solo en ese momento me di cuenta de que lo había hecho. Quedé estupefacto, pues ya lo había hecho, estábamos saliendo al aire y qué podía hacer yo?”.

Luego Miranda profundiza en la disparidad que existe entre él como funcionario, y Viñuela como animador de Mega. “En un canal de televisión los llamados “rostros” como el sr. Viñuela están en un plano de superioridad respecto a un camarógrafo como yo. Entiendo que el sr. Viñuela gana 50 millones de pesos mensuales. Es como si un jugador de fútbol estrella entra en disputa con un utilero. Para la actividad soy un nadie. Esto es tan evidente, el abuso de poder, la prepotencia, que basta para graficarlo una sola hipótesis. Podría el sr. Viñuela ir donde la animadora Diana Bolocco y cortarle su pelo en cámara sin su voluntad? Yo soy un simple camarógrafo”. Y añade: “El sr. Viñuela actuó desde el poder que le da saber que soy un camarógrafo, que para cuidar mi empleo, no podía sino mirarlo. Fui vejado y humillado por televisión ante cientos de miles de personas, esto se reprodujo por millones en las redes sociales”.

En la demanda Miranda también aclara que “esto no fue algo ordenado ni prescrito por el canal Megavisión pero está ahí como parte de la realidad. Quiero dejar expresa constancia que no reclamo contra el canal Megavisión pues es evidente que esta conducta del sr. Viñuela no le ha sido ordenada y ni se corresponde con las orientaciones del canal”.

Precisamente, su postura coincide con las explicaciones entregadas por el canal, que expresó: “Mega lamenta y no comparte los hechos ocurridos” pues “como empresa valoramos profundamente el aporte profesional de cada uno de nuestros trabajadores y en toda circunstancia estamos comprometidos en el respeto a su dignidad”.

Viñuela también hizo públicas disculpas frente al episodio, las que fueron difundidas en una carta que él mismo leyó en cámara al día siguiente. Frente a ellas, sin embargo, Miranda dice en la demanda: “Esa no es una declaración sincera, es un intento por evadir responsabilidades ante el masivo repudio ciudadano. No las puedo aceptar pues no se dirige a mí sino a la teleaudiencia, la prepotencia y el vejamen persisten, yo no importo, es la teleaudiencia”.

Miranda cuenta finalmente que tras el corte de su pelo, fue llevado por sus compañeros a la peluquería del canal, “allá llegó Viñuela y continuó la mofa. La humillación que sufrí ante todo el país, me conmocionó y estoy actualmente con tratamiento médico y medicamentos”.

Sobre esta fase en el proceso, el abogado de Miranda, Roberto Ávila, comenta a La Tercera PM: “esta notificación es un avance significativo en el procedimiento judicial que hemos iniciado y que esperamos termine con una sentencia favorable que sancione el abuso del cual mi representado ha sido víctima”.

Durante el proceso judicial -que puede extenderse por unos tres meses-, serán convocados en calidad de testigos los rostros que estaban en el estudio del matinal mientras ocurrió la escena, es decir Bolocco, Onetto y Adam, así como el entonces productor ejecutivo del programa, Pablo Alvarado, quien poco después del incidente renunció al matinal.

Esto pues aunque Viñuela es en quien recae la demanda, también se espera dilucidar si realizó la acción por su propia iniciativa, o fue autorizado por su jefatura. Sobre ese punto, Alvarado, conocido coloquialmente como “Pablete”, se pronunció en una carta de despedida entregada al equipo matinal: “No logré anticiparme ni reaccionar de forma adecuada una vez acontecidos los hechos. Me vi superado. Esa es la verdad. Tan verdad como que ninguna persona del equipo dio la instrucción de cortarle el pelo a José Miranda”.

Consultado por este medio respecto a la demanda en su contra, el animador declinó hacer declaraciones.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.