Tercera PM

Presenta:

“Vito” Contreras, el excéntrico abogado de “El Profesor” Smith

abogado Contreras
Instagram Víctor Contreras

Oriundo de Temuco, 33 años, fanático de los viajes y los autos de alta gama, así es el nuevo abogado que representa a Álex Smith en el caso Huracán. Lo llaman, "el abogado de los narcos".


Un mes antes de aceptar la defensa de Álex Smith, “El Profesor” del caso Huracán y padre del sistema de rastreo “Antorcha”, el abogado Víctor Contreras Campos (33) celebraba en su cuenta de Instagram el supuesto pago “millonario” que había recibido por litigar a favor de un narcotraficante boliviano. El 27 de junio pasado, colgó una foto a su cuenta donde exhibía una bolsa de plástico llena de fajos de billetes de 10 y 20 mil pesos al interior de un auto marca Mercedes Benz. La imagen era acompañada del siguiente texto: “Cuando un jefe narco Boliviano dice q t va a pagar lo q t debe al sacarlo libre, es pq t va a pagar lo q t debe!! #cargamentoDe1toneladaDeCocaina #NecesitoVacaciones #LaBolsaDelPan #JugandoMonopoly #Llegan2soldadosYsoloMentreganUnaMochilaYdicenDeudaSaldadaDoctor”.

Para Víctor Contreras o Vito, como se hace llamar en esa red social, Smith no estaba dentro de su órbita ni aspiraba por asomo a convertirse en uno de sus clientes “regalones”, como los llama. Lo único que tenía en común con Smith era que ambos vivían en Temuco. El caso de la supuesta implantación de pruebas en contra de dirigentes mapuches en el marco de la “Operación Huracán”, simplemente no le preocupaba. Más bien le parecía una contradicción. “Mi familia siempre ha sido de fundos, entonces a mí me habían intentado contratar en causas “terroristas”… yo pertenezco al rodeo federado, entonces no podía aceptarlas, porque sería como el paria del rodeo. Ahora, de cierta forma por Carabineros y por Álex Smith, igual tiene como una connotación especial el asumirla. Hasta el momento no hay antecedentes fehacientes que puedan lograr la culpabilidad de Álex. Yo creo que me lo llevo absuelto”, dice con confianza.

¿Pero por qué aceptó entonces? Aquí lo explica: “El primer contacto que tuve con Álex Smith fue en febrero de este año cuando estaba en mi departamento de Pucón, tirado en la playa tomando sol. Me escribió un mensaje pidiéndome que nos juntáramos porque quería ver el tema de su defensa, pero no llegamos a acuerdo por temas de plata básicamente. Después perdimos un poco el contacto. Yo en junio me fui un mes a Rusia para ver el Mundial y cuando llegué de eso, como estaba cansado, me fui una semana a Punta Cana. En ese intertanto pasó todo: lo pescaron, y cuando llegué acá, tenía un millón de llamadas perdidas de él, que estaba preso intentando contactarme”.

Si se calificara a Smith dentro del target de clientes de Contreras Campos, claramente no calzaba con su perfil y tampoco con las causas que dice ha tramitado a sus 33 años. Y aunque no ha dicho cuánto tendrá que pagarle “El Profesor” por sus servicios, sus tarifas son elevadas: solo por su contratación, le puede cobrar 30 millones de pesos a alguien involucrado en un caso de narcotráfico, explica.

Contreras le cree a “El Profesor” y asegura que buscará su absolución. Pese a que informes de la PDI descartan la existencia del polémico software que Smith habría diseñado para interceptar conversaciones de aplicaciones de mensajería, él y su cliente insisten en que sí funciona. “No se ha validado la existencia de esta porque dio cuenta de conversaciones comprometedoras que a muchos no les conviene que se conozcan”, argumenta.

El abogado de los narcos

Pese a su corta edad, la “Operación Huracán” no es la primera causa de relevancia nacional en la que participa. En la zona, Contreras ha sido, según él, asistente del abogado Francisco Cuesta Pantoja, jurista que tuvo como cliente hace cuatro años a Juan Desiderio Rodríguez Llancapán, conocido como el “Chacal de Carahue”, acusado de asesinar con un hacha a un hombre que supuestamente había sorprendido con su mujer y a sus hijos de 8, 5 y 2 años. También estuvo en el caso de la estudiante norteamericana Erica Hagan, que fue encontrada muerta en el colegio Bautista en Temuco, donde “Vito” también estudió en la etapa escolar, entre otros casos.

Pero es la Ley 20.000 su especialidad. Por lo mismo, es conocido como “el abogado de los narcos”. No entrega detalles sobre sus clientes y las causas puntuales en las que tiene actuación, pues si lo hace, “se tiran todos de cabeza a quitarme el cliente”. Explica, de esta forma, que el apodo no le molesta en lo absoluto. Tampoco lo toma como una ofensa. Incluso se ríe. “Es la verdad. El 98% de mis causas es narcotráfico. Que me digan el abogado de los narcos es como que a un cirujano plástico le digan el doctor de la cirugía plástica. Eso es lo más recurrente que me toca. De hecho, en los tres cargamentos más grandes de Rancagua al Sur yo he estado defendiendo a los personajes”, cuenta.

En su cuenta de Instagram, además, destacan publicaciones donde “Vito” exhibe sus autos de alta gama, relojes y viajes, que considera, siempre entre risas, como “algo del momento, cosas que uno hace de repente. No le veo lo malo, me han dicho algunas personas que puede ser un poco peligroso, pero bueno al menos a mí los bandidos me conocen. Por ejemplo, yo siempre ando en poblaciones conflictivas y el auto que uso siempre es bien llamativo, pero saben que ahí no hay que meterse”. Y agrega: “Lo que se ve en mis fotos son cosas de trabajo. Todo es producto de los estudios y el esfuerzo”.

Respecto a las críticas que recibe de parte de quienes cuestionan a sus defendidos, dice que “acá, primero que todo, se imputan supuestos delitos. Si bien es un tema complicado, todo el mundo tiene derecho a una defensa. Nadie es culpable hasta que el tribunal lo diga. Muchas veces puede que haya una persona que efectivamente cometió el delito, pero si el Ministerio Público no hizo bien la pega y el tribunal dice que es inocente, simplemente no hay delito”.

Contreras asegura que tributa sus ganancias como cualquier ciudadano: “Cuando te contratan como abogado, tú no estás obligado a saber los orígenes del dinero. Cuando me contratan siempre paga la familia, por lo que son orígenes lícitos”. Y agrega: “En este negocio, no sé si para bien o para mal, dentro de lo que es la ley 20.000, se estila que te paguen en efectivo. Es difícil pedirle a un cliente que está por narcotráfico que te pague con cheques”, reflexiona.

Seguir leyendo