Crítica gastronómica de Don Tinto: Los Canallas, por buen camino



Por Álvaro Peralta Sáinz, cronista gastronómico

Hace rato que las primeras cuadras de la calle Holanda, desde Providencia al sur, se pusieron interesantes. Varios restaurantes, cafés, bares, heladerías y hoteles le dan a este sector un movimiento que antes no tenía. Justamente uno de los puntos más reconocidos de la zona es el bistrot Los Canallas, donde almorcé hace unos días.

Instalado al interior del local pero mirando a su terraza que da a la calle y que estaba repleta ese cálido día, revisé la carta y ordené para partir unos Caracoles al Perejil y Ajo ($9.200) más una copa de Sauvignon Blanc Adobe Reserva de Emiliana ($3.500). Para la espera llegó la tradicional panera con trozos de baguette más un plato y aceite de oliva (que me pareció un pelín rancio) para untar. Luego llegaron los caracoles (12) en una paila, desconchados y con algunos champiñones fileteados que a la vista hacían pensar en una porción más grande de caracoles. Acompañados de tostadas de baguette untadas en la misma mantequilla de perejil y ajo de los caracoles, lo cierto es que se trataba de un plato para trabajar justamente untando el pan y saboreando los caracoles y champiñones. Bien rico todo, aunque se habría agradecido un poco más de potencia. Derechamente, más ajo.

Como segundo plato pedí el Pato Confitado ($13.500), que ante mi consulta explicaron que era de tarro y no confitado en el restaurante. Para acompañar, una copa de Pino Noir Reserva Especial Cono Sur ($4.000). Junto al pato venía la tradicional salsa de naranja más una ensalada Waldorf y unas papas fritas en cubos. Estas últimas, recién fritas y sin una gota de exceso de aceite resultaron notables. ¿El pato? Bastante bien y mucho mejor bañado en la salsa de naranja. La ensalada Waldorf, en una versión sin frutos secos y con una base de berros, de todas maneras funcionaba muy bien, sobre todo por su aliño con toques de mostaza. En resumen, un almuerzo que desde luego puede mejorar -sobre todo en subir un poquito la potencia de sus aliños-, pero que aún así está muy bien y vale la pena recomendar.

Es que a pesar de algunas licencias que Los Canallas se ha tomado en su carta al incluir hamburguesas y coctelería de autor que escapan a lo que regularmente ofrece un bistrot, lo cierto es que la atmósfera que se puede disfrutar al comer aquí es totalmente de bistrot. Es decir, con presencia de clientes habituales y otros no tanto, familias completas comiendo, parejas que dan cuenta de la diversidad en que vivimos y también gente mayor. Todo eso más una atención cálida y una cocina sabrosa que va muy bien encaminada.

CONSUMO TOTAL:

$30.100

DIRECCIÓN:

Holanda 55, teléfono 935837392, Providencia.

HORARIO:

Lunes a viernes 12 a medianoche. Sábado 12 a 23:30 hrs. Domingo 12 a 17 hrs.

ESTACIONAMIENTO:

En calles aledañas.

PÚBLICO:

Todas las edades.

EVALUACIÓN:

✮✮✮

Calificaciones:

✮✮✮✮✮ Sobresaliente / ✮✮✮✮ Excelente / ✮✮✮ Satisfactorio / ✮✮ Mucho que mejorar / ✮ Para no volver

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.