Gonzalo Winter (CS): “No me dedico a hacer rankings de crisis de gobierno, pero sin duda que esta es una importante”

El diputado del partido del Presidente Gabriel Boric asegura que el traspié del gobierno está más motivado por las “desprolijidades” cometidas en el anuncio de indultos, que por la decisión misma. En ese escenario, plantea que el desafío de sostener al Ejecutivo supone -para ambas coaliciones- que las intenciones de sobresalir por sobre otra se vuelvan “secundarias”.


A juicio del diputado Gonzalo Winter (CS), al gobierno le ha tocado navegar en un clima político enrarecido. Y, es que más allá de la pérdida de control de la agenda tras la crisis desatada por el anuncio de los indultos a condenados por delitos asociados al estallido social -y que tuvo como consecuencia la caída de dos militantes de Convergencia como Marcela Ríos y Matías Meza-Lopehandía-, el parlamentario del partido del Presidente Gabriel Boric plantea que existe un escenario proclive a exacerbar los traspiés de La Moneda.

“Hay una porción de nuestros adversarios que no quieren que ocurran las reformas (tributaria y de pensiones) y que le suben el volumen a cualquier otra discusión para evitar aquella. Hay una polarización que no se condice con el nivel de desacuerdo real que podría haber en las bases de la sociedad”, dice.

¿Es la crisis derivada de los indultos la más compleja para la administración Boric?

Cuando se decide indultar se elige tener un conflicto con la derecha, no a propósito, pero como un costo asociado que es inevitable. Pero la verdadera crisis se da debido a ciertos errores que se cometen, a los que el Presidente ha llamado “desprolijidades”. No me dedico a hacer rankings de las crisis del gobierno, pero sin duda que esta es una importante.

¿Hay debilidad en los equipos de gobierno que permiten que los conflictos terminen impactando directamente al Presidente?

No sé con qué otro escenario se compara para establecer que eso es una anomalía. Chile es un país hiperpresidencialista, no solo en su Constitución, sino que en su cultura. La gente, cuando le va bien, relaciona que le va bien gracias al Presidente. Y cuando le va mal, también. Pero es bastante relevante decir que, en tanto el indulto es una atribución exclusiva del Presidente, lo hace ser una crisis más “cercana” a él que otras.

¿Qué balance de la crisis hace Convergencia Social? Fueron dos militantes los que asumieron responsabilidades con su cargo.

Es una decisión propia del Presidente tanto indultar como prescindir de estas dos personas en su gabinete. Yo sí puedo decir que para CS es doloroso, porque son dos personas que admiramos, que queremos y que nos representan.

¿Han estado a la altura -tanto a nivel político como en lo profesional- los militantes de CS desplegados en el Ejecutivo?

Gobernar un país que te llega con la crisis de seguridad más grande en los últimos 30 años, con la crisis de migración, con inflación, hace que estar a la altura sea sumamente difícil. Y cualquier respuesta distinta a una autocrítica puede escucharse autocomplaciente o soberbia. Somos un partido joven, en formación y que ha sido extremadamente leal a su gobierno, que ha debido hacer una mutación muy rápida de ser un partido de impugnación a uno de gobierno. Miro con buenos ojos el tránsito que ha sabido hacer la militancia, pese a que reconozco que, como en todos los gobiernos, se han cometido errores.

¿Es necesario que los cuadros del partido cuenten con mayor preparación para el gobierno?

Nuestro partido ha estado disponible para el gobierno. CS ha sabido cuadrarse, pero no puedo negar que al ser, para la mayoría de nosotros, una primera experiencia de gobierno, hay un montón de asuntos propios del funcionamiento tanto del partido, como en su relación con el gobierno, que falta aceitar y mejorar.

¿Cree que se debe hacer un cambio mayor en el gabinete?

Este gobierno ya ha tenido bastantes ajustes ministeriales. De hecho, el ajuste tras el 4 de septiembre fue grande, con cambios en las coaliciones. Interior y Segpres pasan a estar en manos de militantes del Socialismo Democrático, cosa que no era así al principio del gobierno. Esto nos lleva a destacar un asunto que no es culpa de nadie, pero es real: que esta es la primera alianza de gobierno que llega a gobernar sin haber armado la alianza antes.

¿Qué opina de la idea planteada por un sector mayoritario del Socialismo Democrático de enfrentar la elección de consejeros constitucionales en dos listas?

Algunos sectores, tanto del Socialismo Democrático como Apruebo Dignidad, no han comprendido lo relevante y prioritario que significa convertir la voluntad de gobernar juntos en una verdadera alianza que tenga un funcionamiento propio, un mecanismo de solución de controversias y que entienda que esa alianza es la que está gobernando Chile. Las oportunidades de sobresalir por sobre el otro deben pasar a ser secundarias.

Gonzalo Winter. Foto: archivo

Cree que hay que abandonar la tesis de la diferenciación...

No creo que deberían abandonar la idea de la supervivencia. Lo que quiero transmitir es que hay algo mucho más importante entre manos. Hay que parar con el relato de que esto es el gobierno de Apruebo Dignidad. Eso no es cierto. Hacienda está en manos de Mario Marcel, Interior y Seguridad Pública en manos de Carolina Tohá, la persona que coordina el gobierno con el Congreso es Ana Lya Uriarte. Ellos no son del Frente Amplio ni de Apruebo Dignidad y lo están haciendo muy bien. Invito a no caer en la tentación de que cuando al gobierno le va mal en las encuestas, decir que es la administración del otro.

¿Hay una vuelta de mano con la arremetida opositora con las acusaciones constitucionales?

Uno de los problemas de la legislatura pasada fue la descoordinación interna en la oposición, y que eso generaba una incapacidad de elegir batallas y convertirlas en negociaciones fructíferas con el gobierno. Y creo que la derecha actual vive una situación bastante parecida. Dicho eso, lo que hizo el FA en su minuto fue institucionalizar una crítica política. Habría que analizar las acusaciones una por una y creo que hay algunas que no correspondieron y voy a mencionar una en particular: la de Jaime Mañalich no venía al caso.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Cómo si se tratara de un jugo o leche, solo se necesita un par de cucharadas, revolver en agua y listo, ya tienes una Lager, Pilsner o Cerveza negra. Las opciones no tienen limites.