Rodrigo Delgado: “En la Macrozona Sur los narcos actúan bajo la adhesión ciudadana de la causa mapuche”

16/04/2021 FOTOGRAFIAS AL MINISTRO DEL INTERIOR RODRIGO DELGADO Mario Tellez / La Tercera

El ministro del Interior apunta a que el narcotráfico y el crimen organizado funcionan siempre igual, tanto en la Región Metropolitana como en La Araucanía. Sin embargo, dice, en esta última zona encuentran un “paraguas donde cobijar sus ilícitos”. Además, destaca que este año se ha decomisado 135% más de droga que en 2020.




El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, repite constantemente que quiere dejar una marca en su gestión. Dice que desde que llegó hace 10 meses, pidió a las policías enfrentar lo que denomina “el problema de la tríada”.

¿A qué se refiere? A la mezcla que -relata casi como una composición química- integran el tráfico de armas, el tráfico de drogas y la violencia. “El foco está ahí, en perseverar en esas estrategias, porque es lo que más le duele a la gente en los territorios. Como alcalde vi familias destruidas por la droga, vi niños robándoles a sus padres para consumir, vi padres robándoles a sus hijos para consumir. Cuando al hijo le entregábamos el computador, vi cómo padres le vendían el computador al hijo para consumir droga”, señala el exjefe comunal de Estación Central, en entrevista con La Tercera Sábado.

Delgado afirma que durante 2021, las policías han logrado decomisar un 135% más de drogas en nuestro país y desbaratar 622 bandas delictuales. Los delitos de alta connotación social también han experimentado una baja.

¿El aumento de decomisos responde a que se está focalizando de mejor manera el trabajo policial o a que hay una mayor circulación de droga?

Son varios los factores. La pandemia generó un cambio en el mercado de la droga a nivel mundial, por tener menos capacidad de embarques, fronteras cerradas, en fin. Hay países que son productores de droga que están con un sobrestock por no poder sacar estos cargamentos, por lo tanto, las transnacionales dedicadas a esto están buscando nuevas formas de exportar. Hemos visto muchas bandas que tienen conexiones transnacionales, y cuando digo esto, no me refiero solo al caso de México, sino que también Perú, Bolivia, Colombia, que son países más cercanos.

¿Cuántas bandas operan hoy en nuestro país?

Es que hay que entender que estas organizaciones no funcionan solo con un rubro, por así decirlo. Se dedican al tráfico de drogas, pero también a robar, traficar armas, a hacer portonazos, y así.

¿Están mejores armadas que antes?

Antiguamente veíamos las armas hechizas y las armas tradicionales, pero hoy vemos un incremento de las armas de fogueo modificadas y eso es algo que no se ha normado. Es un tema preocupante, porque ingresan a Chile prácticamente como juguete, entonces, muchas bandas usan estas armas para intimidar y después por muy poco dinero -$ 60 mil o $ 70 mil- son modificadas con unas brocas y quedan con un poder de fuego letal. Y ahí estamos poniendo el foco, para frenar este ingreso.

Cuando se detiene a los integrantes de estas bandas, las policías se encuentran con prontuarios de hasta 40 detenciones previas. ¿Cómo se explica eso?

A mí me gustaría que los esfuerzos y las señales sean compartidas, tanto en materia de seguridad como de migración, en materia de lucha contra el ingreso ilegal por pasos no habilitados. Que la corte flexibilice y diga que el ingresar a Chile de manera clandestina no es motivo de una expulsión, no. Me gustarían señales más claras. Quienes compartimos que el orden es importante para la sociedad, también compartimos que las señales deben ser potentes, robustas y transversales.

¿Por qué los delitos bajan y la violencia rural en la Macrozona Sur sube?

A ver, uno nunca va a estar conforme con los datos. Uno puede mirar las cifras como indicadores de gestión. Dicho eso, la dinámica que tenemos en la Macrozona Sur es diametralmente distinta a lo que pasa en el resto del país. Es una dinámica donde, lamentablemente, se repiten las mismas cosas que le molestan a la gente en la Región Metropolitana, en Coquimbo o en Arica, pero de una forma distinta. Allá hay bandas criminales que, a diferencia de otros lugares del país, tienen un paraguas donde cobijar sus ilícitos.

¿En el conflicto mapuche?

El conflicto mapuche, en la reivindicación de tierras. En la Macrozona Sur los narcos actúan bajo la adhesión ciudadana que genera la causa mapuche. Un narco en la Región Metropolitana es igual que uno en Biobío, La Araucanía y Los Ríos, pero en Santiago o en el norte no tiene el paraguas de una causa que genere adhesión ciudadana, como sí lo tienen los narcos en la Macrozona Sur. Por estos días el Presidente se juntó con la fundación Nansen (ONG dedicada a mediar en sociedades en conflicto) para seguir adelante el proceso de diálogo, el cual apoyamos sin ningún problema. Pero no se va a dialogar con quienes quieren resolver su conflicto o creen que un método válido de reivindicación política son las armas y la violencia. Eso no lo vamos a permitir.

¿Y qué les dice entonces a quienes tienen una crítica al porqué la policía no puede entrar, por ejemplo, a allanar la comunidad Temucuicui, donde existe una investigación por tráfico de marihuana? ¿Por qué no se puede ingresar ahí?

El tema está en que algunas personas que viven dentro de esa comunidad tienen verdaderas guardias delictuales, con armamento pesado, de guerra. Y uno en esto tiene que administrar realidades. ¿Y cuál es? Que lamentablemente hay ciertas zonas, en este caso Temucuicui, donde a las policías que ingresan para hacer cumplir órdenes judiciales las están esperando verdaderas guardias que tienen entrenamiento, porque no cualquiera sabe usar esas armas. Entonces, hay que hacer ingresos distintos a los que se hacen en otras zonas de Chile. Sin embargo, hemos dado señales de que estamos ingresando cada vez que hay una orden judicial y vamos a seguir entrando, y hoy tenemos un prófugo...

¿Jorge Huenchullán, quien estuvo detenido y luego fue liberado por resolución judicial?

Así es. Ahí volvemos a las señales del Poder Judicial. A Jorge Huenchullán lo tuvimos detenido cinco horas por una orden de detención que se activó cuando él fue dado de alta en el hospital, pero lamentablemente la Corte de Temuco, vía un recurso, ordenó su libertad hasta la audiencia. Y después lo que tenemos es que esta persona investigada por narcotráfico dice “para ver si vuelvo a entregarme, voy a pedirle la opinión a un concejo de amigos, de hombre sabios”. No era muy difícil prever lo que ocurriría.

¿Y estas guardias armadas de las que habla están más preparadas que las policías?

Estas guardias armadas no tienen protocolos, ni una legislación que sí deben cumplir las policías, y eso hace que no sea un tema de preparación. Se entra en desventaja ante un bandido que no tiene nada que perder, ni que cumplir.

Crisis en la PDI

El ministro Delgado ha sostenido varias reuniones con el jefe de la PDI, Sergio Muñoz, para monitorear los dos casos que tienen a la policía civil en el centro de los cuestionamientos. El primero es la indagatoria por obstrucción a la investigación en el crimen de la detective Valeria Vivanco; el segundo, la causa por malversación que enfrenta el exdirector de la PDI Héctor Espinosa.

¿Se quebraron las confianzas con la PDI, a partir de lo ocurrido con el caso de Valeria Vivanco?

Yo siempre he sido muy prudente a la hora de dar declaraciones, sobre todo cuando hay situaciones como ésta. El primer reporte que tuve fue que la primera semana se hicieron más de 22 peritajes, entonces, en todas las conversaciones me han dado toda la información de cómo ha sido el proceso, pero por supuesto uno empatiza con la familia de la víctima en este caso. Yo le he pedido a la PDI la máxima celeridad, la máxima transparencia y la máxima colaboración para que todo se esclarezca lo antes posible.

Eso llegó casi a la par con lo que pasaba con el exdirector de la PDI Héctor Espinosa, quien es investigado por malversación a través de los gastos reservados. ¿Cómo afecta esto a la institución?

Uno lo lamenta, primero por la persona, me imagino que él lo debe estar pasando mal. Pero también por la institución, porque en pocas semanas han tenido dos casos complejos. Yo creo que ni la PDI ni Carabineros se merecen este tipo de cuestionamientos, pero cada persona tiene que enfrentar su procesos como corresponde, y él (Espinosa) tiene una situación delicada.

¿Se le dio alguna instrucción a la PDI para fiscalizar de mejor manera el uso de los gastos reservados?

El director de la PDI, Sergio Muñoz, fue hace pocos días al Congreso, donde presentó algunas acciones concretas y dio cuenta de que todos quienes manejan gastos reservados van a tener que hacer un filtro más exhaustivo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.