Como una “laguna” quedó el recién inaugurado segundo acceso entre Iquique y Alto Hospicio