GetsuFumaDen: Undying Moon, un desafío que podría dar para mucho más

Este nuevo videojuego de Konami, disponible por ahora en Steam, tiene un atractivo visual bastante enganchador, pero su propuesta de combate no es del todo satisfactoria.


Lo primero que llama la atención con GetsuFumaDen: Undying Moon, el nuevo videojuego de hack-and-slash realizado por Konami, es su diseño visual. Como su historia se lleva a cabo en un pasado remoto, el juego se nutre de toda la tradición del arte japonés clásico. Sumen a los demonios, el estilo 2D de sus laberintos y la propuesta visual de acción, para establecer una apariencia bastante atractiva.

Lo segundo que llama la atención con este título es su propio sistema de juego, ya que se adentra en ese estilo llamado “roguevania” en el que no solo la muerte es una constante y el mapa en si está diseñado para explorarlo de punta a cabo.

Lo anterior lo transforma en un desafío no menor, especialmente para todos aquellos que no tienen mucha paciencia para las dinámicas de ensayo y error, de explorar con cuidado, reconocer patrones y atacar solo cuando es debido.

Tomando como base a un antiguo juego de la NES que solo fue publicado en Japón, la historia de GetsuFumaDen: Undying Moon gira en torno al caos que genera un demonio llamado Ryukotsuki. Este logró romper el sello que lo mantuvo a raya durante cientos de años, por lo que nuestra labor, tomando el control del líder del clan Getsu, será descender hasta el infierno mismo para impedir el cataclismo.

Cada nuevas partida gira en torno a este guerrero que toma su espada rudimentaria - y un arma secundaria - para atravesar un portal e inicial la batalla. Todo nivel se va revelando a medida que lo exploremos y hay mini portales que nos permiten movernos por diversos sectores.

El objetivo final de cada nivel es dar con el portal que nos permita enfrentar al gran subjefe. Eso nos permitirá acceder a una puerta que nos lleva al siguiente mundo, el que presentará nuevos tipos de enemigos. Y así será sucesivamente mientras nos adentremos en este infierno.

Los niveles cuentan con diversos enemigos que deben ser eliminados, cofres que deben ser saqueados para obtener mejores armas y secretos por develar. Los demonios además tienen formas de ataque únicas para cada tipo, por lo que algunos demonios pueden ser eliminados de mejor forma con ataques de frente, mientras que a otros es mejor confrontarlos con ataques a distancia.

En ese esquema, el arsenal de batalla es bastante variado y el propio juego nos invita a desbloquear opciones para acceder no solo a mejoras, sino que a una completa personalización que nos permite obtener las armas - tanto principales como secundarias - que mejor se adecúan a nuestro estilo de combate.

En todo ese escenario, quizás lo que más le pesa en contra a este juego es el diseño simple de sus niveles. Estos cambian tras cada muerte, pero la forma de afrontarlos siempre es demasiado lineal. Es decir, en cada partida cambia cómo están estructuradas las mazmorras, pero la exploración siempre se guía por esta necesidad de avanzar con precaución para no perder demasiada energía antes de llegar al jefe de cada sección. Y es eso lo que vuelve a su propuesta algo bastante simplista.

Otro punto tiene relación con la forma en que se desarrollan los combates. Por un lado, los controles quedan al debe. El juego nos invita a esquivar y atacar en el momento indicado, pero el acercamiento a aquello es muy poco amable. Si la respuesta de los controles fuese más acertada, eso no sería un problema, pero en múltiples ocasiones me enfrenté a situaciones en donde existe un desequilibrio exagerado entre atacar de frente o lanzar armas desde lejos y la propia respuesta de los enemigos.

A la larga, en un juego en donde gran parte de los ataques enemigos quitan demasiada energía, y no es tan fácil recuperarse, los controles se vuelven un problema que ni siquiera se resuelve muy rápido aprendiendo patrones. Para algunos eso será algo sumamente satisfactorio, pero creo que para la mayoría se convierte en una barrera poco atractiva de sortear. Así que lo que queda es un juego bonito de ver y explorar, pero que no es algo que uno vaya a recomendar así como así por el sistema de combate que al final es lo que importa.

GetsuFumaDen: Undying Moon está disponible en Steam con acceso anticipado, por lo que existe la promesa de que hay continuas mejores. En 2022 llegará a Nintendo Switch.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.