Los dueños de cines obviamente están enojados con la decisión de Warner Bros

Desde la cadena de salas AMC de Estados Unidos acusaron que WarnerMedia quiere "subsidiar" la puesta en marcha del streaming HBO Max.


La decisión de Warner Bros de lanzar toda su grilla de estrenos cinematográficos del año 2021 al mismo tiempo en cines como en el streaming de HBO Max genera múltiples interrogantes. Pero también una gran certeza: los principales afectados son los dueños de los cines.

Por eso no sorprende que los cabecillas de las principales cadenas de Estados Unidos ya manifestasen su malestar en contra de la medida que implementará el conglomerado WarnerMedia a partir del estreno de Wonder Woman 1984 a partir de la próxima Navidad.

De partida AMC, la cadena más grande de Estados Unidos, entregó una respuesta oficial criticando a WarnerMedia y su intención de “sacrificar una parte considerable de la rentabilidad de su división de estudios cinematográficos y la de sus socios de producción y cineastas, para subsidiar su puesta en marcha de HBO Max”.

En un comunicado entregado a Deadline, el director de la cadena, Adam Aron, expresó que: “haremos todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar que Warner no lo haga a costa nuestra. Buscaremos agresivamente términos económicos que preserven nuestro negocio“.

En ese sentido, aseguró que han comenzado “un diálogo inmediato y urgente con el liderazgo de Warner sobre este tema”.

Por su parte, desde Cineworld Group, dueños de la cadena Regal Cinemas de Estados Unidos, la que actualmente está cerrada debido a los efectos del COVID-19, remarcaron que tienen la confianza de que cuando los cines regresen, desde Warner buscarán llegar a un acuerdo “sobre la ventana adecuada y los términos que funcionarán para ambas partes”.

En medio de las conversaciones con el estudio, también postulan que creen que reabrirán en el primer trimestre del próximo año. “Necesitamos ver un cambio en la situación de COVID y una alineación clara de películas”, agregó en el comunicado a Deadline.

“Las grandes películas están hechas para la pantalla grande y estamos ansiosos por reabrir nuestros cines en el primer trimestre para ofrecer a nuestros clientes, como siempre, el mejor lugar para ver una película”, remarcaron.

Las cadenas no serán las únicas perjudicadas, ya que en Estados Unidos existen un gran número de cines independientes que también estarán afectados por la medida, pero claramente no tienen la misma forma de presionar que las grandes entidades.

Tengan en cuenta que la decisión de Warner Bros con HBO Max es exclusiva para Estados Unidos, ya que la plataforma solo está disponible ahí. Pero los cines del mercado internacional se verán inevitablemente afectados por la piratería que se generará con cada película.

Al mismo tiempo, HBO Max planea expandirse durante todo el 2021 a más países, por lo que su decisión también se podría expandir a esos mercados entre los que también podría involucrarse Latinoamérica. Mal que mal, en el fondo de la decisión de WarnerMedia está la búsqueda de aumentar los suscriptores de un servicio de streaming que no tuvo el mejor de los lanzamientos. De ahí que en AMC hablan de la intención de “subsidiar” a la plataforma a costa de los cines.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.