Review | Doctor Sueño, el peso de una mochila que nunca podría levantar

doctor-sleep

La película basada en la secuela de El Resplandor también debe pagar las deudas con la clásica película. Por eso queda a medio camino, quedando en un compromiso en el que intenta quedar bien con Kubrick y King. Pero nunca los podría conciliar, ya que sus esencias son distintas.



Doctor Sueño carga con una pesada mochila que no se puede sacar. Y si lograse ponerla a un lado, tampoco la podría evadir. El Resplandor de Stangley Kubrick es una de las películas de terror más clásicas de la historia, un santo grial que no debe ser tocado, mientras que la novela original de Stephen King es una obra tan personal, que los cambios generados en la adaptación impulsaron el rechazo de su autor.

A su vez, también existen diferencias estructurales que marcan la balanza y crean equipos que le hacen barra a una u la otra. La película aborda la naturaleza maligna de un hombre que pierde la cordura, pero la novela se vuelca más hacia el alcoholismo y los ciclos de abuso de los que se alimentan los demonios internos.

Por eso la realización de la película de Doctor Sueño no la tenía fácil desde su génesis. O seguía a la obra maestra cinematográfica, con el frío calculado que mantuvo en pie al Hotel Overlok, o se mantenía más cercana a la novela de terrores personales que explotó el edificio y mantuvo vivos a personajes como Dick Hallorann.

Ante esa decisión, el director Mike Flanagan intentó reconciliar a ambas visiones, pese a la opinión personal de King sobre la obra de Kubrick, siguiendo la base de la novela de 2013, pero creando un trabajo que funde experiencias y da con un resultado que inevitablemente siente el peso del camino escogido. En síntesis, no había cómo hacer que esto tuviese un resultado impoluto.

Con una historia que comienza poco después de los sucesos de El Resplandor, esta secuela es fiel en líneas generales a la película de Kubrick, pero siguiendo a la historia ya establecidas por la novela de King. El pequeño Danny Torrance y su madre, una Wendy replicada bastante bien por el trabajo de la actriz Alex Essoe, viven lejos de la nieve en un lugar de Florida, mientras intentan sanar del trauma de los sucesos del Hotel Overlook. En ese camino, el fantasma de Dick Hallorann ayuda a Danny a crear cajas especiales en su mente con el resplandor, atrapando así a los fantasmas que aún lo persiguen para consumir su poder.

En tanto, en otro lugar del país, un grupo que se hace llamar "El Nudo Verdadero", liderado por una mujer que se hace llamar Rose La Chistera, interpretada por Rebecca Ferguson, caza niños que tienen el resplandor, con el objetivo de extender sus vidas. Verán, aquí plantean que el resplandor es poderoso en pequeños como Danny que aún no han madurado, pero es mucho más fuerte cuando estos experimentan dolor, por lo que el grupo maléfico se dedica a torturar menores para seguir viviendo por los siglos de los siglos.

Varias décadas después, un Danny adulto, ahora interpretado por Ewan McGregor, sigue el mal camino de su padre en lo que respecta al alcoholismo, pero se traslada a una pequeña localidad en la que comienza a trabajar en un hogar de ancianos. Tras meses sin beber una gota de alcohol, que le permitía suprimir su resplandor, Torrance comienza a ayudar a la gente moribunda y también comienza a conectar telepáticamente con una niña, llamada Abra, quien tiene un resplandor mucho más poderoso. De ahí que inevitablemente quedará en la mira del Nudo Verdadero, quienes en la actualidad tienen problemas para dar con inocentes con el vapor suficiente para satisfacer su hambre. El mundo ha cambiado demasiado.

Esa es a grandes rasgos la historia, que sigue la idea principal de la novela, que nunca me pareció una buena idea y me resistí a leerla porque no me interesaba el camino que escogió King. Sin embargo, cuando mejor funciona Doctor Sueño es precisamente cuando explora todo el mundo del Nudo Verdadero, le da un poco de tiempo a cada uno de sus estrafalarios integrantes y extiende los alcances de Abra y Rose haciendo uso del resplandor. Cuando menos funciona, especialmente en su último acto, es cuando ride más pleitesía a Kubrick y toma decisiones de argumento que son mucho menos imaginativas que lo que inicialmente presenta en su nudo dramático.

El trabajo de Flanagan a la hora de fundir a las versiones de El Resplandor, tanto la del cine como la del papel, funciona bastante bien, especialmente en lo que concierne al uso de Dick, la recreación del hotel Overlook o los guiños a sus respectivos autores. No solo están recreadas las icónicas locaciones, sino que también hay tomas que homenajean a Kubrick y existen guiños a toda la obra de King más allá de los propios sucesos de los Torrance.

Pero igual la película se queda a medio camino, siendo tironeada por las cuentas que tiene que rendir a cada lado, y mucho de eso se debe a que no profundizan correctamente en el drama de Danny. Por el contrario, aquí exploran más a las varias tramas secundarias que extienden su duración en casi 2 horas y media de metraje. lo que sin duda le quita fuerza a lo que sucede en la ruta final en donde entra en acción la habitación 237, el pasillo con las gemelas, el ascensor con el río de sangre, el Salón Dorado e inclusive la habitación de los Torrance, la máquina de escribir y el hacha.

A grandes rasgos, es como si se engolonizaron más en el decorado que en el texto. Sí, el hotel luce espectacular, e inclusive funciona el casting para intentar recrear a los personajes de la película de Kubrick, pero hay decisiones argumentales que no cuajan, se sienten cojas y la idea tras las cajas especiales de Danny conducen hacia una resolución predecible que le juega en contra a la naturaleza impredecible que tiene su relato durante gran parte de su historia. Es decir, Doctor Sleep funciona a cuenta gotas y gran parte de eso se debe a, volviendo el comienzo, el peso que arrastra desde su génesis.

https://www.youtube.com/watch?v=ohBLtn5FI0E

Comenta

Imperdibles