BMW M235i xDrive Gran Coupé: es dueño del motor cuatro cilindros más radical de la marca

Con un look heredado del nuevo Serie 1, el BMW Serie 2 Gran Coupé promete deportividad a raudales, con características particulares como un maletero voluminoso que solo podría hallarse en un sedán. Así y todo varios lo señalan con el dedo. ¿Por qué?




Ponerse al volante de un BMW es siempre una oferta más que atractiva. ¿Hay algún fanático tuerca a quien no le convenza la idea? Que tire la primera piedra. Y si ese auto lleva la famosísima letra M del fabricante bávaro, entonces la cuestión se torna mucho más emotiva.

Eso pensaba precisamente antes de ponerle las manos encima al nuevo BMW M235i Gran Coupé, un cuatro puertas de 306 caballos (a razón de 153 Hp/litro) , pero que curiosamente convive con particulares prejuicios en Europa: que visualmente ‘no parece un BMW’, que ‘no es tan emotivo’, que, en definitiva, no entrega tan buenas sensaciones como otros miembros de su familia, pese a llevar el motor tetracilíndrico más radical de la casa alemana (2.0 litros biturbo). Y al final pasa que uno inevitablemente va creándose esa imagen… ¿Lo positivo? Que también uno piensa, ‘bueno, aquí está. Vamos a darle unas vueltas entonces…’

Visualmente ya tenía la imagen preconcebida. Y es muy cierto que este BMW asoma extrañamente poco ‘trompudo’, como si se tratara más de un auto de uso diario y de marca generalista, dirían (y dicen) los más ortodoxos. En todo caso, ya había percibido antes un BMW así, uno también muy criticado en su minuto y que ha pagado esos costos con ventas lentísimas en Alemania (20º en 2020 con 32.831 unidades, lejos del MB Clase A, que es 12º). ¿Cuál es? El nuevo BMW Serie 1, que pasó de ser un tracción trasera visceral y con motor delantero longitudinal, a un delantera con el corazón dispuesto transversalmente, que sacrificó en buena medida sus principios. Y la explicación es sencilla: este Serie 2 Gran Coupé, aunque dotado sí de tracción total xDrive, viene precisamente basado en ese Serie 1 que lo cambió todo.

¿Y la zaga? Tampoco es que esté finalizada como la típica ‘caparazón’ de un auténtico coupé. En su lugar, los diseñadores dotaron a este M235i Gran Coupé de una silueta con el sello muy propio de los familiares X de la firma, con una especie de alerón que termina por dibujar una línea de resbalín. ¿Gusta? Queda mejor precisamente en un SUV. Por otra parte, llaman la atención detalles no muy bien resueltos como una cámara -una cajita negra- ubicada con poca discreción por sobre la patente y ‘salidas de aire’ por los costados, que, en el fondo, son apenas unas molduras negras de fantasía. Finalmente, las salidas de escape se presentan como especies de embudos trapezoidales, si bien embutidos, no conectados directamente con los tubos. Podrían tener un acabado algo más pulcro.

El habitáculo

En el interior, el Serie 2 Gran Coupé más afilado responde mejor al ADN BMW, al menos de lo que lo hace por fuera. Luce muy elegante y deportivo, y llama la atención de inmediato por una distinguida iluminación de líneas azules en los paneles de las puertas y en el tablero, en el costado del acompañante.

La postura de manejo se puede configurar muy baja -como se espera en un vehículo de 300 Hp- gracias a las butacas delanteras de Alcántara con ajuste completamente eléctrico, que, además, tienen un botón para relajar o ceñir el apriete a nivel de la cintura. El volante, por su parte, también forrado en piel, brinda un agarre más que suficiente para soltar la rienda al M235i de forma segura.

¿Y la conectividad? Aquí hay un punto que de entrada no calza. Al enchufar el teléfono, inmediatamente la pantalla invita a descargar la app BMW Connected. El problema es que -al menos en el sistema iOS- esta aplicación aparece como ‘no disponible en Chile’. Así, los clientes locales se pierden funcionalidades como la localización del vehículo desde cualquier distancia, la apertura remota sin usar el control o el encendido de la climatización antes de abordar. Al conectar el cable, la función Apple CarPlay tampoco se activa automáticamente, como sucede en otros modelos, sino que la primera vez requiere de la ejecución de ciertas configuraciones que no son tan sencillas y que toman dos o tres minutos. Eso sí, una vez seteado, el problema desaparece y a partir de ahí el teléfono se parea incluso de forma inalámbrica. Carga inductiva no hay.

El espacio para las plazas traseras es más que aceptable para tratarse de un auto con caída de (gran) coupé, de manera que cuatro ocupantes pueden viajar con comodidad. El puesto del medio, como sucede tradicionalmente, es algo más alto y tiene un respaldo duro que es a la vez un apoyabrazos pensado en el confort de solo dos ocupantes traseros. Hay salidas de aire para la segunda fila, así es que no será necesario preguntar a cada rato si acaso llega el aire atrás. La iluminación es muy buena gracias a un techo panorámico para los cuatro.

A acelerar…

En el andar, otro de los puntos flojos apuntados en reviews europeos, la verdad es que el Serie 2 Gran Coupé no se queda debiendo. Puesto en el modo Eco Pro -seleccionable por botón desde la consola central- el BMW M235i Gran Coupé optimiza el consumo, pero se duerme en cada detención y no se levanta en el acto.

La verdad es que en ciudad es preferible ponerlo en ‘normal’ -se llama Comfort- donde exhibe una aceleración lineal al extremo y desde abajo. Así, este deportivo se mueve en la medida que uno lo exija y eso contribuye evidentemente a desplazamientos muy naturales y sencillos. Por ejemplo, incorporarse a una autopista parece un juego de niños porque, después de todo, acelera hasta los 100 km/h en menos de cinco segundos. La suspensión sorprende, puesto que, aunque tiene ruedas con neumáticos de perfil bajo (Bridgestone Potenza 235/35 R19), no da golpeteos en cada juntura de pavimento y, por el contrario, copia muy bien los sobresaltos y badenes. En esto sí el M235i parece un auto común y corriente, y ello evidentemente no puede ser en lo absoluto un punto en contra.

En la carretera llegó la hora de apretar el botón Sport. Las revoluciones se elevan automáticamente, el control de tracción se torna más permisivo y el panel de instrumentos se tiñe completamente de rojo. Otro punto que se configura inmediatamente con un setup diferente, es la suspensión. Para probarlo fehacientemente basta entrar algo jugado en una curva, donde ahora el auto no se recuesta ni en lo más mínimo; o pasar por un puente, donde esta vez sí el M235i se convierte en un palo duro. Y es que claro, todo está volcado a que el conductor retenga el máximo control.

Los riñones cuentan con cubiertas internas que se retraen en la medida que el motor requiere de mayor refrigeración.

La dirección se siente precisa y dura en la medida justa, aunque está excesivamente enfocada en un rendimiento deportivo en carretera. En espacios reducidos, en cambio, el radio de giro es demasiado acotado y la mayoría del tiempo obliga a maniobrar más de la cuenta.

En la suma y la resta, es cierto que a priori este BMW M235i Gran Coupé puede ser percibido como uno de los ‘beéme’ menos BMW y que hay detallitos, sobre todo estéticos, que no cuajan. Pero ello no significa tampoco que este sea un deportivo aburrido o que le falte ímpetu (que lo tiene, y en una medida esperada), es simplemente que los bávaros decidieron darle otra base de ingeniería y ello gusta poco y nada en los más puristas. Por ahora, el Serie 2 Gran Coupé debe convivir con esa reticencia inicial que despiertan los que un día deciden cambiar su propia historia. Y solo el tiempo dirá si el giro -compensado con el motor cuatro cilindros más capaz de la marca- fue en la dirección acertada...

Ficha técnica BMW M235i Gran Coupé
Motor2.0 litros TwinTurbo de cuatro cilindros (transversal)
Potencia306 Hp
Torque450 Nm desde 1.750 rpm
CajaAT8 con levas al volante
Traccióntotal xDrive
Frenosdiscos ventilados adelante y atrás
0 a 100 km/h4,8 segundos
Velocidad máxima250 km/h
Largo4.526 mm
Ancho1.800 mm
Alto1.420 mm
Peso1.570 kilos
RuedasBridgestone Potenza 235/35 R19
Pantalla10,3″
Maletero430 litros
ProcedenciaAlemania
Precio$ 42.990.000

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.