El camino hacia la próxima década de la industria automotriz

Concept Car

¿Cómo será y cómo se comportará la industria automotriz de Chile en los próximos 10 años? Iniciando la tercera década de este milenio quisimos conocer cuáles serán los focos de las marcas de autos para el mercado local y los desafíos a los que se deberán enfrentar.




Los principales ejecutivos de la industria automotriz mundial dicen que en la última década se experimentó y se puso en órbita los cambios más grandes que se hayan registrado desde la producción en serie del Ford T a comienzos del siglo pasado. Y todo indica que las variaciones que vengan en los próximos años –que serán más bien de asentamiento y globalización de lo que las marcas han estado mostrando últimamente- serán mucho más rápidos.

¿Cómo afecta al mercado nacional lo que está ocurriendo a nivel mundial? ¿Cómo enfrentarán la próxima década? ¿Cuáles serán para las marcas los puntos más importantes frente al consumidor?

Dividido en cinco grandes pilares, así es cómo algunas marcas ven a nuestro mercado en la próxima década.

Electromovilidad vs combustibles fósiles

Poco a poco la electromovilidad ha ido ganando adeptos en nuestro mercado. Si en 2018 se vendieron 197 unidades de autos eléctricos o híbridos enchufables, el año pasado esa cifra creció en 53%, y se espera que cada temporada este número vaya en ascenso. De todas maneras siguen siendo un porcentaje ínfimo respecto de las ventas totales de autos nuevos.

“La electromovilidad llegó para quedarse en nuestro país. Esperamos que en los años venideros cada vez más vehículos de esta naturaleza se comercialicen en el país”, explica Sebastián Troncoso, director de marketing de Nissan Chile, quien cree que "la industria automotriz tenderá claramente a ofrecer soluciones de movilidad eléctrica, así como también a acentuar los sentidos de los conductores. Con el rol que están jugando los gobiernos en bajar las emisiones de gases contaminantes, creo que el combustible fósil debería usarse cada vez menos en proporción en las motorizaciones y en la producción de vehículo”, agrega.

Pero esto no es moda, al menos así lo piensa Oscar Blu Lama, gerente comercial de BMW. “En Chile cada vez existe una mayor conciencia respecto del gran aporte que los autos híbridos y eléctricos ofrecen, ya que son una apuesta para el futuro a favor de la movilidad, más amigables con el medio ambiente. Es muy probable que los combustibles fósiles se mantengan disponibles pero cada vez con menos relevancia en la oferta del mercado, pasando a ser probablemente productos de nicho”, explica el ejecutivo.

Juan José Domínguez, gerente de Audi Chile, concuerda con que los vehículos de combustión irán en retirada. “En 10 años más, y de acuerdo a las tendencias mundiales, podríamos esperar que los vehículos con combustibles fósiles como los conocemos disminuyan en participación, abriendo paso a modelos impulsados por nuevas energías o energías más sustentables”.

Y es que a pesar de que todo apunta a la pronta electrificación del mercado local, también es cierto que en Chile, al menos durante esta década, la convivencia de diversos tipos de fuentes de energía y propulsión para los automóviles será fundamental.

“La tendencia mundial es avanzar en el camino de entregar soluciones, productos e infraestructura hacia la electromovilidad, pero este es un proceso de largo aliento y debemos esperar que los modelos con motores a combustión sigan siendo parte de nuestra industria en los próximos 10 años”, concluye Ricardo Junge, gerente de Seat Chile.

Diseño y carrocería: autos más amables

Si bien el diseño siempre será subjetivo, sí hay tendencias claras dependiendo de la época. “El diseño va cambiando constantemente y es difícil pronosticar cómo serán en 10 años más los autos, porque algunas modas vuelven, como pasó con las formas redondeadas de los 90, que mutaron hacia un estilo de formas más definidas en los últimos años, algo similar a lo que ocurrió en los 70 y 80”, explica Óscar Blu Lama, gerente comercial de BMW.

Sin embargo, para nadie es un misterio que el SUV es la carrocería que más ha crecido en la última década en nuestro país, y el año pasado la venta total de estos utilitarios fue casi la misma que la de vehículos de pasajeros, acaparando 35% del total de los autos nuevos patentados.

Pero a pesar de eso y de que todos coinciden en que los SUV seguirán reinando en este ítem, principalmente por su versatilidad, también aparecen otros conceptos que la gente valorará más.

“Las personas están buscando versatilidad, flexibilidad, lifestyle. Creo que las carrocerías híbridas o crossovers se comenzarán a tomar la palestra mundial, entregando un producto que une lo mejor de dos mundos para poder responder a las necesidades y gustos. Lo más probable es que serán carrocerías más pequeñas las que comiencen a tener más protagonismo. Aún más, si hablamos de movilidad urbana”, expresa el gerente de Seat Chile, Ricardo Junge.

Reafirmado este concepto, Sebastián Troncoso, director de marketing de Nissan, indica que “los autos serán más refinados, pero con mayor humanidad. Ofrecerán una experiencia de interacción con sus ocupantes mucho más intuitiva, tanto en su diseño exterior como interior. Y dado que los motores eléctricos son más pequeños en tamaño y las baterías por lo general van en la parte baja, se contará con mayor espacio interior, con una carrocería como la que vemos hoy, aprovechando mejor el espacio que antes se usaba para el motor de combustión interna”. Algo similar es lo que aporta Enzo Altamirano, gerente comercial de MG, quien agrega que los modelos que podremos ver en la próxima década serán “autos más lifestyle, que te acompañen día a día, más amigables, más completos. Modelos más versátiles, que puedas usar en todas circunstancias”.

Es que la tecnología y la experiencia a bordo serán puntos fundamentales en los futuros modelos. “Mercedes-Benz ha sido pionero en identificar las necesidades de los clientes en todo el mundo y a lo largo de la historia, orientando el diseño y su producción hacia la conectividad y la asistencia en la conducción en diferentes ámbitos, como la seguridad, ergonomía, performance y confort, priorizando siempre una experiencia de manejo superior. En este sentido, los autos de los próximos 10 años seguirán esta línea, teniendo al usuario y sus patrones de conducción como el eje central para futuros desarrollos tecnológicos”, explica Michael Riebensahm, gerente de división automóviles de Kaufmann.

Renting y auto compartido: tendencia laboral y para los millennials

En 2017, Kaufmann fundó Awto, un modelo de arriendo de vehículos por tiempo reducido, transformándose en el primer carsharing de Chile. “Esta plataforma funciona inscribiéndose en su sitio web o app, para luego buscar uno de los estacionamientos establecidos para recoger un automóvil. En ese sentido, Awto busca ser una opción muy importante en el marco de la intermodalidad en el transporte de nuestro país”, señala Michael Riebensahm, gerente de división automóviles de Kaufmann.

Los tiempos van cambiando. Y al igual que en otros mercados, el renting de vehículos y la utilización de la modalidad de autos compartidos va en aumento, algo que se intensificó durante los meses de octubre y noviembre, cuando -principalmente en Santiago- hubo serios problemas en la locomoción colectiva.

“Si bien hay un aumento en la utilización de autos compartidos, creemos que la tendencia es que las personas sigan prefiriendo su auto y adquirir el suyo, principalmente para los fines de semana, las vacaciones, etc. Los renting y autos compartidos serán de uso semanal, más ligados al mundo laboral. Pero en el día día, las personas seguirán prefiriendo el auto personal”, afirma Enzo Altamirano, gerente comercial de MG.

“Estos son sistemas que deberían tomar más fuerza dentro de los próximos años, muy acotado a cómo ha evolucionado la sociedad chilena: generaciones que prefieren la movilidad, que les gusta viajar, que se alejan de lo tradicional… El sistema de renting o de auto compartido responde a una necesidad inmediata y específica de movilidad. Muy similar a los scooters eléctricos que vemos hoy por las calles de Santiago”, explica Juan José Domínguez, gerente de Audi, lo que se reafirma con estudios de la consultora GFK, los cuales indican que la generación Z y millennials no tienen como prioridad comprarse un auto, y sólo el 23% y 8%, respectivamente, ahorra para poder tener uno.

“Las nuevas generaciones son impulsores concretos de este tipo de movilidad urbana. Les entrega libertad, soluciones eficientes y concretas, y una forma simple de moverse. Seat ya tiene desarrollado este modelo para responder a las tendencias mundiales, y tiene positivos resultados en Europa”, explica Ricardo Junge, gerente de Seat Chile.

El marketing: pilar fundamental

Una de las premisas del mercado es que el marketing es y será fundamental. El desafío que tendrán las marcas en los próximos años será poder llegar a los clientes de manera más efectiva, directa y con un mensaje más cercano.

“El foco del marketing apuntará a conocer de manera personalizada a cada consumidor para ofrecer el producto que necesita en el momento exacto en que él lo desea comprar”, comenta Óscar Blu Lama, gerente comercial de BMW, agregando que “el marketing será 1:1 y buscará entregar experiencias y emociones de manera individual incluso antes de conocer el producto”.

Similar opinión tiene Juan José Domínguez, gerente de Audi Chile. “El marketing deberá seguir evolucionando hacia lo humano, hacia lo básico. A generar instancias en dónde nos podamos reunir y se potencien las relaciones”.

Ampliando esa visión, Sebastián Troncoso, director de marketing de Nissan Chile, precisa que “la presencia digital y el marketing de precisión serán claves en ser eficientes en costos, con mayores niveles de engagement de los clientes, con respecto a la marca y mayor rentabilidad”.

“El marketing deberá seguir reinventándose constantemente, para promover diversas e innovadoras formas de entregar los mensajes que las marcas quieren potenciar”, señala Michael Riebensahm, gerente de división automóviles de Kaufmann. Y es que justamente la revolución digital irá de la mano con la entrega de los mensajes que las marcas quieran dar.

Concesionarios: el mayor desafío

El mundo globalizado, la información en línea, los videos de pruebas de manejo. Eso y más influye en que hoy un cliente que quiere comprar un auto no vaya más de tres veces al concesionario, y que cuando lo hace, vaya muy informado. Para las marcas, eso es muy poco, puesto que generalmente tienen salas de ventas muy grandes con un costo altísimo para su mantención, además de que muchas firmas sienten y aspiran que, antes de comprar un auto, el cliente debe sentir interés por probarlo.

Es por eso que se viene un cambio. Y aunque todos concuerdan en que los concesionarios seguirán existiendo, están conscientes de que la forma de vender un vehículo cambió y el desafío para los próximos años es aún mayor.

“La venta de autos se abordará atendiendo los requerimientos de clientes de manera personalizada a través de plataformas digitales. De todas maneras, seguirá habiendo personas que decidirán el cierre de la compra en una sucursal física, dado que es una instancia más personalizada y cercana con el vehículo que les interesa”, señala Óscar Blu Lama, gerente comercial de BMW.

Es por eso que la sala de ventas marcará la diferencia. “La experiencia de compra se ha transformado en una prioridad, es por esto que nuestro Mercedes Center de La Dehesa tiene un modelo de atención orientado al cliente, siguiendo los lineamientos de Daimler. De esta manera, la sucursal está diseñada para 'vivirla' y aplicar los cinco sentidos”, dice Michael Riebensahm, gerente de división automóviles Kaufmann.

En Audi también lo tienen claro. “Debemos ser capaces de entregar un producto exclusivo y una experiencia dinámica y digitalizada. Todo a través de las nuevas plataformas y tecnologías. Esta visión, deberá ser un ‘must’ para 10 años más”, enfatiza Juan José Domínguez, gerente de Audi Chile, agregando que “deberíamos concebir los showrooms como estructuras más livianas, en donde las personas puedan acceder a todo el catálogo y configuraciones a través de pantallas, aplicaciones y plataformas online”.

Si bien hoy ya hay marcas en Chile que tienen desarrollado el e-commerce, aún son muy bajas en comparación a la venta que se realiza en los concesionarios físicos. Pero todo apunta a que esta forma de comprar crecerá en el corto plazo, para lo cual las firmas deberán estar preparadas en tecnologías, soportes y servicios que puedan responder a la velocidad que requieren las compras en línea. MT

Comenta