Un triste final: en Barcelona convierten a chatarra 125 unidades de la sentenciada camioneta Clase X

Clase X

La pick-up de Mercedes-Benz, que alcanzó a estar apenas tres años en el mercado, culmina así su efímera existencia. La marca alemana prefirió deshacerse de las últimas unidades antes que ponerlas en el mercado, lo que le significaba garantizar piezas por 10 años.




En enero de este año se confirmó lo que en un comienzo era apenas un rumor: Mercedes-Benz le bajaba la cortina a la camioneta Clase X después de que jamás levantara en ventas a tres años de su estreno mundial. Y más allá de que la pick-up premium se haya convertido en uno de los peores fracasos históricos para el Grupo Daimler, ahora la X-Class otra vez hace noticia por un hecho lamentable. Una partida de 125 de las últimas unidades que salieron del complejo de Nissan en Barcelona (se producía junto a la NP300 Navara y la Renault Alaskan) irán a parar a los depósitos de chatarra después de ser trituradas por máquinas chatarreras. ¿El motivo?

Imagen de algunas unidades preparadas para ser chatarra. Foto: La Tribuna

Según detalla el sitio español La Tribuna, 90 de las camionetas Mercedes-Benz habían recibido motores Renault y estaban a la espera de ser homologadas, no obstante la marca germana habría decidido no comercializarlas para evitarse suministrar de repuestos por 10 años más, tal como exige la normativa europea.

En principio, Mercedes-Benz tenía contrato hasta 2026 para producir la Clase X en la fábrica de Zona Franca (Barcelona), pero en diciembre de 2019 decidió cancelarlo abruptamente con fecha de mayo de 2020 -se adelantó a marzo por el coronavirus-, una decisión que la multinacional nipona dio a conocer a los empleados de Barcelona en enero de este mismo año.

Clase X

Las otras 35 unidades dadas de baja tienen una explicación más complicada. Se trata de camionetas con motores Mercedes-Benz V6, que tenían que ser vendidas en Europa antes de septiembre y fabricadas antes del 31 de mayo, por normativa de emisiones. Supuestamente al haber llegado tarde, -por el cierre por coronavirus y la huelga por la sospecha del cierre de la fábrica- a Daimler ya no le interesaría porque este modelo, además, tenía menos cabida en el mercado.

La Tribuna dice que a finales de marzo, y ante la situación sanitaria, Mercedes-Benz notificó a todos los concesionarios europeos que cancelaran los pedidos pendientes de la Clase X, al desconocer cuándo retomaría la actividad el complejo de Nissan Barcelona. En Chile, la Mercedes-Benz x250d había debutado hace exactos dos años (ver nota).

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.