Nissan cierra plantas en España e Indonesia con miras a superar la crisis

El coronavirus golpea duro a la industria y es ahora la firma japonesa la que anunció una completa reorganización interna. Bajará casi en un tercio el número de modelos que fabrica hoy.




La crisis del coronavirus golpea a chicos y grandes, sin excepción. Si hace unos días te contamos de la difícil situación que atraviesa Renault que, de no conseguir un rescate del estado francés, podría simplemente desaparecer, ahora las noticias vienen de su socio de alianza, la japonesa Nissan. La firma asiática -que ya había anunciado el retiro de Europa de su marca Infiniti y un reenfoque de la propia Nissan en mercados de Asia y Norteamérica- ahora selló el destino de sus complejos de Barcelona e Indonesia: las dos bajan el telón. En Cataluña, Nissan producía la NP300 Navara, su gemela Renault Alaskan y el furgón Nissan NV 200e, además de la ya fallecida Mercedes-Benz Clase X.

Según el comunicado oficial de Nissan, el plan proyecta que a fines de 2023 se consigan resultados positivos. La idea es optimizar los recursos, lo que además supondrá bajar de casi 70 modelos que concibe hoy a solo unos 50. Los fanáticos de Nissan podrán estar tranquilos, eso sí, puesto que la compañía dijo textual que su enfoque irá “en una mejora de los segmentos C y D, los vehículos eléctricos y los autos deportivos”.

Respecto de su planta en Indonesia, Nissan explica que ahora su mercado para abastecer el sudeste asiático será solamente Tailandia. Asimismo, se retira de Corea del Sur.

En la planta barcelonesa de Nissan se desempeñaban unos tres mil operarios. Se estima, es sí, que se daba trabajo a otras 20 mil personas de manera indirecta, principalmente empresas que suministraban piezas a la compañía. Las otras dos plantas de Nissan en España -Ávila y Cantabria- se mantienen operativas, por ahora.

Oficializado el plan de cierre de Nissan en Cataluña, el gobierno autónomo catalán ha revelado que ayudó a Nissan con € 22 millones durante los últimos 15 años, según detalla La Vanguardia. Ahora, el llamado Govern intentará recuperar esos fondos por la vía legal.

Comenta