Ministro Allamand informa que la Cancillería está trabajando para ayudar a evacuar a mujeres líderes en DD.HH. desde Kabul

Andrés Allamand, ministro de Relaciones Exteriores.

Andrés Allamand, ministro de Relaciones Exteriores.

El canciller manifestó -a través de un mensaje en Twitter- que “el triunfo del Talibán en Afganistán es una desgracia para el mundo y una tragedia para las mujeres, que verán avasalladas sus garantías individuales”.




El ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, informó esta mañana que la Cancillería de Chile se encuentra trabajando con “países amigos y ONG” para ayudar a evacuar a mujeres líderes de organizaciones de derechos humanos desde Kabul, debido a la crisis que enfrenta Afganistán luego de que los talibanes concretaran su asalto a la capital de ese país y confirmaran que alcanzaron el poder total.

Respecto de esto, el titular de RR.EE. agregó -a través de un mensaje en Twitter- que “el triunfo del Talibán en Afganistán es una desgracia para el mundo y una tragedia para las mujeres, que verán avasalladas sus garantías individuales”.

La declaración de Allamand se da en medio de que miles de personas acudieran hoy al aeropuerto de Kabul para intentar salir del país que pasó a control de los talibanes tras el colapso del gobierno y la huida del presidente Ashraf Ghani, quien declaró que se trasladaría al extranjero “para evitar un baño de sangre”.

El fulgurante triunfo de los insurgentes, que celebraron el domingo por la noche ocupando el palacio presidencial en Kabul, desencadenó el pánico y el caos en el aeropuerto. Una marea humana se precipitó hacia lo que es la única salida del país, para tratar de huir del nuevo régimen que el movimiento islamista radical, de regreso al poder después de 20 años de guerra, promete establecer.

Videos difundidos en las redes sociales muestran a cientos de personas corriendo cerca de un avión militar estadounidense a punto de despegar, mientras algunos intentan engancharse de sus partes laterales y ruedas.

Otros videos muestran a miles de personas esperando en la pista. Grupos de jóvenes se agarraban a las pasarelas o las escaleras, intentando subir a un avión.

Los vuelos comerciales fueron cancelados. Compañías internacionales han suspendido el sobrevuelo del país, a petición de Afganistán y debido al tráfico militar estadounidense.

Las calles de Kabul eran patrulladas en gran parte por talibanes armados, en particular en la “zona verde”, antes ultrafortificada, que alberga embajadas y organizaciones internacionales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.