Muere Rush Limbaugh, provocador radial y aliado de Trump

Rush Limbaugh observa antes de presentar a Donald Trump, para que pronuncie sus comentarios en una manifestación de Make America Great Again en Cape Girardeau, Missouri, el 5 de noviembre de 2018. Foto: AFP

Pionero del fenómeno mediático estadounidense de las radios de opinión conservadoras, Limbaugh fue una de las principales figuras de la derecha política de ese país desde la década de los 80.




La provocadora y polarizadora voz de la radio estadounidense Rush Limbaugh, una de las principales figuras de la derecha política estadounidense desde la década de 1980 y que fue homenajeada por el expresidente Donald Trump, falleció a los 70 años tras padecer un cáncer de pulmón, informó este miércoles su esposa.

Limbaugh, quien fue pionero del fenómeno mediático estadounidense de las radios de opinión conservadoras y se convirtió en un entusiasta combatiente en las guerras culturales de Estados Unidos, había anunciado en febrero de 2020 que se le había diagnosticado un cáncer de pulmón avanzado.

En un comunicado en Facebook en que anunció su muerte, su esposa Kathryn Adams Limbaugh escribió: “El amor de Rush por nuestro país, y por todos ustedes, vivirá eternamente”.

Rush Limbaugh fuma su cigarro Ashton VSG mientras juega golf en un torneo en Pebble Beach, California, el 3 de febrero de 2001. Foto: AP

El atractivo de Limbaugh y el éxito de su programa de radio, de gran audiencia, surgieron de su estilo descarado y colorido, de su gusto por provocar a progresistas y demócratas y de su promoción de causas y políticos conservadores y republicanos.

Su programa de radio alcanzó audiencia nacional en 1988 y rápidamente se hizo con un gran número de seguidores comprometidos, lo que le permitió hacerse rico.

Los progresistas lo detestaban. Detractores como el exsenador demócrata Al Franken -un excomediante que escribió un libro titulado “Rush Limbaugh Is a Big Fat Idiot and Other Observations” (Rush Limbaugh es un gordo idiota y otras observaciones)- lo criticaron como una figura que dividía y distorsionaba los hechos.

Trump, él mismo un expersonaje de los medios con instintos de showman que abrazó el populismo de derecha durante cuatro años en la Casa Blanca, concedió a Limbaugh el más alto honor civil de Estados Unidos -la Medalla Presidencial de la Libertad- durante su discurso sobre el Estado de la Unión de 2020 ante una sesión conjunta del Congreso.

Donald Trump habla con Rush Limbaugh en un mitin de Make America Great Again en Cape Girardeau, Missouri, el 5 de noviembre de 2018. Foto: AFP

La primera dama, Melania Trump, le colocó la medalla al cuello después de que su marido elogió a Limbaugh como “un hombre especial amado por millones de estadounidenses” y “el mayor luchador y ganador que jamás conocerán”.

“Oh no”, exclamaron algunos demócratas mientras se le premiaba y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi -uno de sus blancos favoritos- se quedó en un silencio sepulcral, lo que muestra su carácter divisivo.

Trump honró a Limbaugh un día después de que la estrella de la radio había anunciado su diagnóstico de cáncer.

Rush Limbaugh sube al escenario en vísperas de las elecciones de mitad de período en un mitin de campaña en el Show Me Center en Cape Girardeau, Missouri, el 5 de noviembre de 2018. Foto: Reuters

En declaraciones a Fox News el miércoles, el republicano Trump dijo de Limbaugh: “Fue muy valiente. Estuvo luchando hasta el final”.

Recientemente, Limbaugh promovió las falsas afirmaciones de Trump de que le habían robado las elecciones presidenciales de 2020 mediante fraude e irregularidades generalizadas. Tras la toma de posesión del demócrata Joe Biden como sucesor de Trump el mes pasado, Limbaugh dijo a sus oyentes que el nuevo presidente no había ganado legítimamente.

Limbaugh también comparó la turba de partidarios de Trump que asaltó el Congreso el 6 de enero con los colonos estadounidenses que se levantaron contra el dominio británico en el siglo XVIII.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.