Aós tras asumir administración apostólica: “Todo abuso es intolerable” y asegura que “no siempre hicimos las cosas bien”

Foto: Aton

Durante su intervención, el obispo señaló que la Iglesia necesita "reformas y cambios profundos" para enfrentar los casos de abusos pero no precisó cuáles serán esas medidas concretas.


“Tenemos que reconocer que no siempre hicimos las cosas bien y para que eso pase tenemos que hacer cambios en el corazón”, señaló el nuevo administrador apostólico sede vacante de la arquidiócesis  de Santiago, el obispo Celestino Aós luego de que se realizara la ceremonia donde asumió su nuevo cargo tras la renuncia del cardenal Ricardo Ezzati.

Durante la liturgia el sacerdote español señaló que “de un modo especial atenderemos y ayudaremos a quienes sufren de atropellos a su dignidad de persona resultados de los abusos y delito, absolutamente injustificables e absolutamente intolerables, por parte de clérigos. No bastan retoques de maquillaje, necesitamos reformas y cambios profundos”.

Y consultado sobre esas medidas, Aós explicó que por ahora se desconocen cuáles serán: “las medidas concretas vendrán después, yo en este momento tampoco lo sé”.

“Para nosotros todo abuso es intolerable, nosotros vemos en cada persona la dignidad de hijos de Dios. Cuando se produce esto es claro que no estamos en ambiente donde está Jesús”, agregó.

La misa que se realizó en la Catedral Metropolitana de Santiago, también tuvo como protagonista al religioso de origen italiano quien dejó su puesto como arzobispo de la capital el sábado en la mañana de manera oficial, quien agradeció a quienes lo apoyaron y también a quienes lo criticaron durante su administración y además pidió perdón nuevamente “por mis debilidades y mis flaquezas y estoy confiado en la misericordia de Dios, creo profundamente en la verdad, y creo profundamente en la justicia”, señaló.

La salida de Ezzati de la arquidiócesis de Santiago fue confirmada por el Nunciatura Apostólica durante la mañana del sábado, luego de que el Papa Francisco aceptara la renuncia del prelado          -presentada hace dos años- y designara por ahora, como administración apostólico sede vacante al obispo español de la orden de los Frailes Menores Capuchinos hasta que la Santa Sede designe al nuevo arzobispo de Santiago.

Seguir leyendo