Covid-19: ingreso de pacientes a las UCI inicia descenso en la Región Metropolitana

minsal

Asociado a una remisión de los contagios, las cifras de la Subsecretaría de Redes Asistenciales muestran una disminución de los pacientes más graves durante las dos últimas semanas. Sin embargo, la ocupación de camas críticas ha seguido creciendo por las largas estadías de los pacientes, que en esta ola promedian 17,9 días.




El 10 de septiembre pasado los casos de Covid-19 comenzaron una rápida escalada en el país. Según distintos expertos, ese fue el inicio de una tercera ola. Y casi tres semanas después, en una ecuación ya conocida, el aumento tuvo sus primeros efectos en las unidades de cuidado intensivo: si a finales de septiembre había 378 pacientes en UCI, en la última jornada se reportaron 688.

Pero a mediados de noviembre la situación epidemiologica cambió, con un declive de los contagios en el país, marcado, principalmente, por las cifras de la Región Metropolitana. De hecho, mientras el 1 de noviembre los casos activos sumaban 6.417 en la capital, ayer, justo un mes después, totalizaron 3.550, lo que configura una caída del 44,7%.

El nuevo panorama de la RM ha estabilizado la situación epidemiológica general. Y a nivel nacional ya se nota el cambio: los casos de Covid-19 en etapa contagiante alcanzaron este miércoles 12.876, es decir, 1.388 menos que hace dos semanas.

“Entre el 8 y 11 de noviembre tuvimos la semana con el mayor número de contagios (17.226 nuevos casos confirmados en todo el país) y a partir del día 15 empezaron a disminuir, en una tendencia que se ha mantenido durante 19 días”, detalló el subsecretario de Redes Asistenciales, Alberto Dougnac, en una reunión que sostuvo al mediodía de ayer con los jefes de servicios de salud, y a la que tuvo acceso La Tercera.

De acuerdo a la autoridad, este descenso “se ha visto en forma mucho más significativa en la Región Metropolitana, lo cual, por el tamaño que ésta tiene, genera un impacto muy grande en el número total de contagios”.

La baja en contagios ya comienza a hacerse patente en la demanda de camas UCI. Según las cifras de Redes Asistenciales, hace 14 días ingresaban, en promedio, 38,7 pacientes graves por día a las unidades de más alta complejidad, cifra que disminuyó a una media de 36,1 en la última semana.

Además, hay regiones como Arica que no registraron nuevos infectados graves en ese último período, mientras que el caso de la Región Metropolitana es el más claro ejemplo: hubo, en promedio, 56 pacientes menos que requirieron camas UCI entre el 24 y el 30 de diciembre (ver tabla).

RegionesIngreso promedio diario penúltima semana<br/> (17-11-2021 al 23-11-2021)Ingreso promedio diario última semana<br/> (24-11-2021 al 30-11-2021)Ingreso total penúltima semanaIngreso total última semanaDiferencia
Arica0,30,020-2
Tarapacá0,70,654-1
Antofagasta0,61,1484
Atacama0,30,3220
Coquimbo1,40,9106-4
Valparaíso2,12,415172
RM24,916,9174118-56
O´Higgins1,01,67114
Maule1,32,39167
Ñuble0,40,6341
Biobío3,45,3243713
La Araucanía1,31,097-2
Los Ríos0,10,4132
Los Lagos0,71,75127
Aysén0,00,7055
Magallanes0,10,4132
Total38,736,1271253-18

“La tasa de conversión del número total de pacientes contagiados a pacientes que requieren cama UCI en la RM ha venido disminuyendo a valores bastante más bajos de lo que vimos en junio y julio y eso nos da una cierta tranquilidad”, admitió Dougnac, quien añadió que, de acuerdo a las cifras, la más reciente ola en la capital “viene en franco retroceso”.

Los números que a diario informa el Ministerio de Salud sobre la ocupación de las camas de mayor complejidad, eso sí, siguen en alza. De acuerdo al equipo de gestión de camas de la red asistencial, esto se debe a la prolongada estadía que requieren los pacientes graves con Covid-19.

Y así lo denotan las estadísticas de los centros de salud: el promedio actual de hospitalización en estas unidades alcanza 17,9 días.

Al respecto, Javier Tinoco, infectólogo de la Clínica Universidad de los Andes, explica que “el paciente que llega grave tiende a quedarse mucho tiempo hospitalizado, entre tres o cuatro semanas, incluso más tiempo. El proceso de recuperación de los problemas respiratorios requiere varios días y, además, el paciente en UCI tiene otras complicaciones”.

Tomás Regueira, jefe de Unidades Críticas de Clínica Santa María, es testigo del abultamiento de la ocupación de camas críticas, pero también de una disminución en los ingresos de pacientes: “El aumento fue más pronunciado hace unas semanas y esta última semana ha tendido a disminuir, en el sentido de que siguen llegando pacientes Covid-19, pero a una velocidad levemente superior a la que los pacientes salen”.

Sebastián Bravo, jefe de la Unidad de Pacientes Críticos adultos de la Red Salud UC Christus, también coincide en que la demanda se ha ralentizado. “Hay un aumento si se compara a lo que pasaba hace un mes, pero no ha sido desmedido, sino de lenta cuantía, que hemos logrado absorber. En estos momentos en mi unidad tengo seis pacientes con Covid-19, hace un mes y medio tenía uno. Ha habido un aumento, pero lento”, relata Bravo.

Efecto vacuna

El 24 de diciembre del año pasado se inició la primera parte del plan de inmunización, dirigido únicamente al personal de salud. Dos meses más tarde, con el arribo de las dosis de CoronaVac, comenzó el programa de inoculación masiva, para toda la población del país. Desde entonces, hay 13.849.359 mayores de 18 años que ya cuenta con la protección, de los cuales 8.540.459 también ha recibido una dosis de refuerzo.

En las unidades de cuidados intensivos dicen que el esquema de inmunización ha resultado crucial. Eduardo Tobar, intensivista del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, señala que los pacientes Covid-19 que requieren hospitalización “son muchos menos que las olas anteriores y refleja el exitoso proceso de vacunación”.

Según las últimas cifras del Minsal, la tasa de ingreso a una unidad crítica en personas que no están inoculadas es de cuatro cada 100 mil habitantes. Entre quienes ya tienen su esquema completo, esta cifra desciende a 0,9, mientras en la población con el refuerzo cae a 0,1 por cada 100 mil habitantes.

Tinoco, a su vez, señala que “se ha visto un leve aumento de la ocupación UCI, no al nivel de la primera y segunda ola. La ocupación es sobre todo de personas que no han recibido ninguna dosis de su vacuna o que tenían pendiente la dosis de refuerzo”.

En la mortalidad también se nota una diferencia. Si del 14 al 20 agosto fallecieron 262 pacientes a causa del virus, durante la última semana se registraron 75 muertes.

“Quienes no se han vacunado tienen entre 30 y 40 más veces de riesgo de hospitalizarse respecto de los que tienen la dosis de refuerzo. Por eso el llamado es a seguir insistiendo con la vacunación”, dijo Dougnac, quien enfatizó que “la mortalidad en Chile a causa del coronavirus ha ido disminuyendo, lo que habla del mejor manejo y la experticia que se ha ganado”.

En eso coincide Tobar: “La mortalidad no es superior a la de la primera ola, probablemente porque conocemos mejor la enfermedad, y además los pacientes de la segunda ola fueron más jóvenes; entonces partimos con un rango de mortalidad del 40% en pacientes ventilados y esto ha bajando a entre 30% y 20%”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.