Exsubsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, deja la coordinación de camas críticas de la red integrada de salud Covid-19

El médico intensivista asumirá el decanato de la facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma. CORONAVIRUS - COVID 19 - PANDEMIA - EMERGENCIA SANITARIA - CHILE - MEDICO - COORDINADOR - RED PRIVADA

Tras casi 16 meses a cargo de la gestión de camas UCI en toda la red, el médico intensivista deja el cargo -creado excepcionalmente por pandemia- para asumir como decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma. "Cierro este ciclo con la satisfacción de haber sido capaces, en conjunto, de pasar de 1.200 a 3.200 camas UCI durante la primera ola. Y haber logrado, durante la segunda, llegar a las 4.500", señaló el exsubsecretario.




Durante esta jornada, el coordinador de la red de salud público-privada, Luis Castillo anunció -a través de Twitter- que, tras 16 meses en labores, dejará el cargo clave que asumió durante la pandemia para aterrizar en el decanato de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma.

Tras su polémica salida del Ministerio de Salud en 2019, Castillo fue convocado a mediados de mayo del año pasado por el extitular de la cartera, Jaime Mañalich, para cautelar que la red privada cumpliera los decretos de duplicación de camas emitidos por la cartera sanitaria, ad portas del primer peak de la pandemia. Posteriormente, y con la llegada del ministro Enrique Paris, Castillo pasó a coordinar los esfuerzos tanto del sector público como en las clínicas.

La salida del exsubsecretario se da en momentos donde la capacidad instalada de las camas UCI ha caído de un máximo habilitado de 4.544 a 2.978 cupos, pues la demanda de internaciones graves en UCI ha continuado a la baja.

De hecho, según las cifras del Minsal, hoy existe un total de 657 pacientes Covid-19 internados en unidades críticas, mientras que 1.769 corresponden a internados por otras patologías.

“Hoy puedo decir que en Chile hemos cumplido cada una de las metas que nos hemos propuesto, gracias a la reorganización de los hospitales, la que permitió contar con una logística adecuada, respiradores e insumos necesarios”, agregó.

Sobre ese punto, Castillo agregó que “cierro este ciclo con la satisfacción de haber sido capaces, en conjunto, de pasar de 1.200 a 3.200 camas UCI durante la primera ola y haber logrado. Y durante la segunda, llegar a las 4.500, dando respuesta a miles de personas que lo requerían y seguirán requiriendo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.