Gobierno prioriza el sur del país junto a la RM para iniciar vacunación contra el Covid-19

El rebrote de coronavirus en la Región de Magallanes se ha extendido por más de 100 días. Foto: Diario El Pingüino

Frente a los fuertes rebrotes y de darse factibilidad técnica, estrategia partiría en regiones con más casos activos, como Biobío y Magallanes, a la par con la Metropolitana. Los plazos se acortan: el miércoles el ISP podría autorizar la vacuna de Pfizer -que fue visada ayer por panel asesor de la FDA-, dando luz verde a las casi 30 mil dosis que llegarían este mes. El cronograma tiene un ambicioso objetivo: comenzar antes de fin de año la inmunización.




Regiones del sur del país, debido a los fuertes rebrotes de coronavirus que están experimentando, darían inicio a la vacunación contra el coronavirus a la par con la zona Metropolitana. Esa es la estrategia que se ha planteado entre las autoridades del Ministerio de Salud y de gobierno, para una campaña de inmunización que cada vez está más cerca: “El día miércoles 16 tenemos citada a la comisión para hacer la revisión de los antecedentes y poder darle autorización a la vacuna de Pfizer”, adelantó el director (S) del Instituto de Salud Pública, Heriberto García, a los senadores de la Comisión de Salud.

Ayer, el comité asesor de vacunas de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) votó a favor de que la agencia entregue a Pfizer un permiso para su uso de emergencia. En Chile, esta misma evaluación comenzó hace dos semanas y está a cargo de 22 especialistas, funcionarios del ISP y comisionados convocados especialmente para la tarea.

Así, la autorización que se espera ocurra el próximo miércoles, dará curso a la primera entrega del laboratorio Pfizer, poco menos de 30 mil dosis que aterrizarían una semana más tarde en el país. De cumplirse estos plazos, podría concretarse una ambiciosa meta: poder comenzar la inmunización antes de que termine este mes.

“La logística está lista en el Ministerio de Salud para comenzar apenas lleguen las vacunas. Eso es un hecho. Pfizer tiene una complejidad muy grande, porque se requieren refrigeradores con una capacidad de -70 grados, pero todo esto ya está coordinado con ellos”, explican desde la cartera.

Para la campaña, la cartera de Salud ya ha recibido en comodato los congeladores necesarios para acopiar los 10,1 millón de dosis que comprometió Pfizer. El último convenio se suscribió el miércoles, y la firma ha asegurado la factibilidad de las vacunas de origen a destino, pues, a diferencia de los otros laboratorios, se encargarán de llegar con los productos al lugar que el Minsal defina.

Y el destino de las primeras dosis es el tema que está sobre la mesa, aunque ya existe acuerdo en que se distribuyan desde la capital hacia el sur. Para ello, pesará la situación epidemiológica del momento: territorialmente, donde haya más casos activos.

“No solo será en la Metropolitana, también vamos a vacunar en algunas regiones con más casos activos; regiones seleccionadas del sur que tengan la mayor cantidad de casos activos, por ejemplo, Magallanes y Biobío”, afirmaron ayer desde el gobierno.

Para esto, el esquema que ha propuesto el Comité Asesor en Vacunas e Inmunizaciones (Cavei) y el Programa Nacional de Inmunización del Minsal ha resuelto comenzar con el personal de salud y a continuación con las personas que cumplen funciones críticas en el gobierno, para permitir la continuidad de actividades básicas.

Y en su más reciente minuta, el Cavei también recalca que se recomienda vacunar “a quienes hayan cursado la infección por Sars-Cov”, es decir, las más de 500 mil personas contagiadas en el país a la fecha y que, si bien se consideran como recuperadas, no está claro por cuánto extenderían su inmunidad natural al virus.

Desde el Ministerio de Interior también están trabajando en la seguridad para el ingreso de las vacunas al país y su posterior distribución. En ese contexto, se ha planteado generar un sello de holograma para asegurar que no sean adulteradas y una logística para resguardar su traslado. Incluso, se ha discutido realizar un simulacro.

Priorizar brotes críticos

La situación del sur del país es compleja. Los brotes de La Araucanía, Los Lagos y Magallanes superan los 100 días, a la vez que los contagios han recrudecido en Biobío, que ayer reportó 407 casos nuevos y 2.145 activos, focalizando en Los Ángeles el aumento de los contagios.

En ese contexto, Raúl Quintanilla, infectólogo de Clínica Indisa, planteó que priorizar las comunas del sur del país para el inicio de la vacunación “sería consecuente con lo que se ha manifestado. Si bien hay bastantes vacunas comprometidas, no van a llegar todas inmediatamente y vacunar en zonas donde hay brote ayuda a controlarlo. Es, en la práctica, una estrategia para disminuir el número de contagios a mediano plazo”.

Mientras, Miguel O’Ryan, infectólogo e integrante de Comité Asesor Vacunas del Ministerio de Ciencias, planteó que “no hay información clara de cómo va a impactar la vacuna en la transmisión, pero lo más probable es que sí influya en disminuirla. Me parece muy razonable iniciar la vacunación donde hay mayor actividad del virus, porque vamos a poder detener el impacto: si se demuestra que reduce la transmisión, va a ser una señal potente”.

La presidenta del Cavei, Jeannette Dabanch, en tanto, sostiene que lo que ya está evaluado en la vacuna de Pfizer es la seguridad y eficacia, en estudios de fase 3, es decir, “reduce el riesgo de enfermar, pero no se sabe si reduce transmisibilidad”, por lo que hace hincapié en mantener las medidas de autocuidado y, desde la autoridad, la estrategia de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento.

En esa misma línea, desde Espacio Público plantean que, ante la incertidumbre de la fecha en que se alcanzará una vacunación masiva, “el escenario de que enfrentemos un otoño y un comienzo del invierno todavía lejos de la inmunidad de rebaño es probable, con el riesgo de que una segunda ola de contagios y decesos, tal como la observada en Europa, se materialice. En este contexto, valoraron la decisión de hacer retroceder toda la Región Metropolitana a Fase 2 y reinstalar las cuarentenas en fines de semana y feriados. “Fue una medida preventiva adecuada, tanto porque se reaccionó tempranamente ante el incremento de casos como porque la medida aplica por igual a todas las comunas de la capital”.

El análisis también sostiene que “en las regiones del sur los contagios y la demanda hospitalaria están en niveles muy altos, mucho más que en la RM”, añadiendo que “las cifras de Magallanes siguen siendo superiores a la angustiosa cifra de 40 casos por 100 mil habitantes y que “el caso de Biobío es particularmente preocupante por la densidad poblacional de la zona y porque las cifras de contagios están en sus niveles más altos hasta la fecha y siguen creciendo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.