La cena entre la vocera de la Suprema y candidato a fiscal nacional que incomoda a sectores del Poder Judicial

Fiscal de Aysén, Carlos Palma.

En conversación con La Tercera, el persecutor regional de Aysén reconoció que a la cita realizada en mayo asistieron cuatro ministros -además de Ángela Vivanco- y conocidos abogados, como Mario Vargas y Manuel Guerra. Pese a que la información ha generado molestia en el máximo tribunal, él descarta que el encuentro se relacionara con el concurso para suceder a Jorge Abbott. "Esta reunión no tiene nada que ver con el proceso de postulación a fiscal nacional", dijo.


Revuelo ha causado el reconocimiento por parte de la ministra vocera de la Corte Suprema, Ángela Vivanco, respecto de un encuentro privado que mantuvo en su domicilio junto a uno de los candidatos a fiscal nacional: Carlos Palma. Pues aun cuando ella misma insistió en conversación con CNN -y en un posterior punto de prensa- que aquello nada tuvo que ver con el proceso para definir quién sucederá a Jorge Abbott a la cabeza del Ministerio Público -donde el máximo tribunal realiza el primer filtro definiendo la quina de la cual el Presidente elige a su candidato-, la situación generó incomodidad y cuestionamientos en los pasillos de Poder Judicial.

Por lo mismo, el persecutor de Aysén también determinó salir al paso de las críticas y, al ser consultado por La Tercera, reconoció que fue invitado por la ministra a una cena en su casa, pero también recalcó que este sólo fue un evento social. Asimismo, develó detalles del encuentro que hasta este martes se mantenía bajo reserva, pues entregó nombres del resto de los participantes, algo que la ministra había declinado hacer.

Como afirmó el titular del Ministerio Público de Aysén, participaron el presidente de la Corte Suprema, Juan Eduardo Fuentes; el ministro Haroldo Brito y la ministra María Cristina Gajardo, además de los abogados Manuel Guerra y Mario Vargas.

Adicionalmente, mencionó a la ministra María Angélica Repetto, pero según pudo recabar este medio, ella no habría asistido. Las diversas fuentes consultadas, y que conocían del tenor de la cita, descartaron su presencia, pero reiteraron que quien sí estaba presente era la ministra Adelita Ravanales, quien al igual que Vivanco, votó para que Palma ingresara a la quina de la cual el Presidente Gabriel Boric escogió inicialmente a su candidato.

Por lo mismo, y pese a las diversas explicaciones esbozadas durante la jornada, la situación generó más que incomodidad en tribunales. Si bien como pudo constatar La Tercera el asunto no se analizó en el pleno de esta jornada, varios ministros estaban disconformes y lo hicieron notar en la previa de la sesión, ya que “no sería un comportamiento adecuado”, como sinceraron.

Sin embargo, concordaron en que aunque ante la opinión pública el episodio “no se ve nada de bien”, no constituye un delito o una causal que implicara que los ministros asistentes tuvieran que inhabilitarse.

En los chats de funcionarios de los escalafones inferiores, eso sí, varios abogados fueron más allá y, como revelaron en conversación con este medio, creen que la situación en grave. Jueces de Cortes de Apelaciones y de primera instancia mencionaron en privado que “es de total imprudencia que ministros se reúnan con fiscales el mismo año en que les toca pronunciarse” por quién podría liderar el Ministerio Público, aun cuando las candidaturas no estuvieran oficializadas.

El origen del encuentro

De todas maneras, para Palma esto se trató de un evento de camaradería alejado de sus actuales aspiraciones. “Esta reunión tiene su origen en una actividad realizada en Aysén, en las jornadas patagónicas de derecho penal. La Fiscalía de Aysén todos los años organiza esta actividad académica e invitamos siempre a profesores nacionales y extranjeros. En esta oportunidad decidimos invitar a la ministra Vivanco, por su calidad de docente en derecho constitucional y por ser, además, ministra visitadora de la Corte de Apelaciones de Coyhaique. La invitamos, participó. Fue una extraordinaria jornada, de la cual hay mucha difusión y, dos semanas después, cuando yo me encontraba en Santiago haciendo diligencias, me invitó a esta actividad en su casa, el 12 de mayo”, sostuvo el fiscal Palma al ser consultado por La Tercera.

Asimismo, señaló que se trató de una cena a la que asistieron “muchas personas, algunas de las cuales conocía de vista y otras personalmente. Había algunos abogados de la plaza y otros ministros de la corte”.

“Ese es el contexto de la cena. Estamos hablando de mayo de 2022. No existía el proceso de llenar el cargo de fiscal nacional, porque no estaba vacante. No se hablaba del futuro proceso de nombramiento del fiscal nacional y no fue tema bajo ningún respecto. Yo, además, ni siquiera tenía presupuestado postular al cargo de fiscal nacional. Es una actividad completamente ajena a ello”, complementó el persecutor.

Según el aspirante a fiscal nacional, “es obvio que esta actividad nada tuvo nada que ver con el proceso, a mi juicio, de la postulación a fiscal nacional, ni por tiempo, ni por oportunidad, ni por el sentido de la reunión, ni mucho menos por la votación real que ocurrió”, complementó.

Las citas “formales”

Durante la jornada, además, la ministra Vivanco también debió aclarar el motivo que tenían las audiencias privadas que tuvo con las también candidatas Marta Herrera y Patricia Muñoz, y que según su agenda pública se efectuaron el 3 y el 17 de octubre, respectivamente.

“Este no es un tema que se discuta. Si una persona me pide que la reciba para saludarme o presentarse, normalmente yo así lo acepto, salvo que esté en un periodo cercano a una votación, que no es el caso, porque faltaba tiempo aún para el cierre de las candidaturas, en consecuencia, no tenían la calidad legal de candidatos, sino de postulantes”, sostuvo.

Al respecto, Herrara también indicó: “Solicité una reunión formal con la ministra, quien tuvo la gentileza de recibirme. Mi intención era presentarme y exponerle algo de mi visión de la fiscalía y del proyecto. Entendiendo que el tiempo para exponer resulta muy acotado. Misma razón por la que estuve disponible para los distintos debates convocados y que no prosperaron”.

En el mismo sentido, Muñoz también manifestó que pidió la reunión a fin de presentarse. “Es lo que uno hace habitualmente en una situación como esta, como lo que hice para efectos de transparentarlo y quedó registrado en las audiencias de la Corte Suprema, así es que no hay nada que ocultar ni mucho menos, y no tiene nada que ver con una reunión privada”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La startup hizo pública su intención de revivir al ave conocida como Dodo, que desapareció en el siglo XVI.