Las historias de los tres jóvenes que murieron en medio de manifestaciones a dos años del 18-O

19 de Octubre de 2021/SANTIAGO Personal de la Policia de investigaciones trabaja en las afueras del mall chino Casa Shoping en Peñalolen, el que anoche desconocidos intentaron saquear y el propinetario del lugar dio muerte a una persona. FOTO KARIN POZO/AGENCIAUNO

En el contexto de manifestaciones por un nuevo aniversario del denominado "estallido social", tres jóvenes perdieron la vida de forma violenta en la Región Metropolitana. Una mujer de sólo 23 años murió al caer de una motocicleta debido a que desconocidos habían amarrado un cable de acero entre dos postes en medio de protestas. Mientras que en Quilicura un hombre de 37 años falleció debido a un ataque de una turba, tras recibir una mortal puñalada en su espalda. En Peñalolén, en tanto, la fiscalía y la polícía investigan el deceso de un joven de 29 años que recibió un impacto de bala en medio de un violento saqueo en las cercanías de un Mall Chino.




Tres jóvenes perdieron la vida en el contexto de manifestaciones y graves incidentes en las calles por una nueva conmemoración del 18-O que derivaron en saqueos, barricadas y ataques a comisarías.

Este martes 19, a eso de las 13 horas, cuando un fuerte sol rebotaba en el asfalto de calle La Paz, en la comuna de Recoleta, en unas bancas de concreto estaba sentado Óscar Ormazábal (66). Afuera del Servicio Médico Legal (SML) aguardaba los trámites de rigor para poder llevarse el cuerpo de su hijo Cristián Ormazábal Miranda (37), quien falleció anoche en medio de protestas en la comuna de Quilicura.

Su progenitor comentó que su hijo salió a la calle justo cuando a pocos metros de su casa un grupo de sujetos, aprovechándose del llamado a manifestaciones, saqueaba un supermercado. Fue ahí cuando uno de los antisociales se habría abalanzado en contra de Ormazábal, ya que -según la versión de su padre- “ellos pensaron que el Cristián les había quitado algunas cosas”.

En conversación con La Tercera detalló que la víctima trabajaba en un local de la feria. “Vivía con su mamá. Intentó defenderse, pero no pudo hacer mucho, porque uno le pegó una puñalada certera en la espalda. No hubo nadie que lo socorriera. Era tarde y los desmanes estaban en su apogeo. Nunca llegó Carabineros, porque lo cuidaron las personas de Seguridad Ciudadana. Mi hijo murió desangrado”, lamentó.

En medio de los balances que tanto autoridades y políticos hacen sobre los hechos de violencia ocurridos durante la jornada de este lunes y el martes en la madrugada, Óscar Ormazábal hace una reflexión y pide que no se indulte a quienes aprovechándose de protestas sociales cometen delitos. “La gente tiene que ser juzgada y pagar por lo que hacen, no me parece eso de que los indulten, porque al final se esconden detrás de las manifestaciones para hacer fechorías a la gente. Hoy no me gusta ningún político. (El Presidente) Piñera dijo que no iba a haber más delincuencia y hoy vemos que es mayor”, dijo mientras esperaba el cuerpo sin vida de su hijo.

Cables mortales

Pero si en el sector norte de la Región Metropolitana los desórdenes y saqueos dejaban a un feriante sin vida, en la zona sur -a esa misma hora- cientos de encapuchados bloqueaban el paso de las calles con neumáticos encendidos como barricadas, en medio de poca presencia policial y ataques a comisarías, como ocurrió en Puente Alto.

En la Pintana una mujer montada en una moto perdería también la vida producto de acciones derivadas de las manifestaciones. Según registros policiales, pasada la medianoche Nataly Fernández Lemus (23) circulaba por Av. Santa Rosa cuando su pareja debió frenar de manera imprevista al ver que un grupo de 40 manifestantes, aproximadamente, dejaron un cable acerado sobre la vía.

Tras perder el control de la motocicleta la pareja terminó chocando con un poste del alumbrado público, y posteriormente con una barrera de contención. La joven sufrió graves lesiones que terminaron con su vida mientras recibía atención médica en el Hospital Padre Hurtado.

Al cierre de esta edición su cuerpo aún no era enviado al SML y, según se detalló, probablemente este miércoles el recinto médico cumpla con el trámite de rigor. Sus padres: Pedro Fernández (51) y Marta Lemus (48) decidieron realizar sus funerales en su hogar en Villa Observatorio, en la comuna de La Pintana.

La fiscal Nadia Mondiglio, de la Fiscalía Sur, explicó que el hecho determinó la apertura de una investigación por cuasidelito de homicidio debido a la responsabilidad penal que les corresponde a quienes instalaron el cable en la avenida. “En ese lugar, por circunstancias que se investigan, de acuerdo a los primeros antecedentes una motociclista murió cuando la moto colisionó con un cable amarrado entre dos postes en la vía pública, el que no lograron ver por la oscuridad de la noche. Esto en el contexto de desórdenes y saqueos que se registraban en el sector”, explicó.

El Ministerio Público instruyó a la Siat de Carabineros de Chile a realizar una serie de peritajes que buscarán esclarecer las circunstancias de los hechos dado que, además, según los antecedentes policiales, la moto involucrada en el accidente tendría encargo por robo.

Un disparo en medio del saqueo

En paralelo, en el sector oriente de la capital, donde también se registraron disturbios, se registró el deceso de una tercera persona. A diferencia de los dos casos anteriores, el fallecido era un manifestante que, según versiones policiales, se encontraba en las cercanía de un centro comercial chino en Peñalolén.

Informaciones preliminares apuntan que a eso de las 0.53 horas del 19 de octubre, Carabineros detuvo a Jinfang Xu, ciudadano chino de 35 años, y que es propietario de un centro comercial ubicado en Av. Grecia, en el sector de Lo Hermida, quien habría hecho uso de una de sus armas en el intento de repeler a un grupo de sujetos que intentaba ingresar a su local. Se le incautaron dos pistolas de aire comprimido y un rifle a postones.

En paralelo se registró el ingreso a la Posta La Faena de Juan Enrique David Garabito Parra (29), lesionado por impacto balístico, quien horas más tarde falleció producto del disparo. El sujeto había estado en las inmediaciones del Mall Chino que estaba siendo saqueado a esa hora, sin embargo, la propia fiscalía descartó que Xu sea -por el momento- el responsable de este homicidio.

Tras las primeras pesquisas desarrolladas por la Brigada de Homicidios, a petición de la Fiscalía Oriente, se descartó que el balazo que terminó con la vida de Garabito haya sido percutado desde dentro del local.

“Hasta el momento las diligencias realizadas, tales como revisión de cámaras, levantamiento de evidencia, tanto en las afueras como en el Mall Chino, permiten concluir que esta persona se encontraba no en el sector del mall, sino que en una calle lateral, lugar en el cual recibe un impacto balístico en su zona torácica izquierda que es la que finalmente le provoca el deceso. Los antecedentes con los que se cuenta, hasta el momento, permiten concluir que esta persona no habría sido atacada por personas desde el interior del Mall Chino, siendo materia de investigación desde dónde provino el disparo y la identificación de los sujetos”, sostuvo el fiscal Francisco Morales.

Vecinos de Lo Hermida a través de un comunicado exigieron que se esclarezcan lo antes posible los hechos y apuntaron a una demora en la entrega de auxilio. “Denunciamos también que el centro asistencial al que fue llevado de urgencias demoró fatídicamente la entrega de asistencia, impidiendo el paso por el acceso principal y obligando la entrada por un costado del Sapu La Faena. Repudiamos toda idea y acto que anteponga la propiedad privada por sobre el valor de la vida y reivindicamos nuestro legítimo derecho a movilizarnos. No permitiremos que lo ocurrido sea justificación para coartar y criminalizar la lucha del pueblo organizado”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.