Líneas 7, 8 y 9 aumentarán en un 50% la actual red de Metro

Línea 6 del Metro de Santiago. Foto: Juan Farías

Presidente planteó que se sumarán 57 km y se incorporará a La Pintana y Bajos de Mena. Se estima que la mitad de los santiaguinos vivirá cerca de una estación.


“Chile sobre rieles” fue el eslogan de programa del entonces candidato Sebastián Piñera cuando anunció su programa de transportes, en 2017. En ese momento presentó un ambicioso plan de extensiones y nuevas líneas de metro al que llamó “eje estructurante” de la ciudad. Y hoy, a dos meses y medio de haber asumido, aterrizó lo que había sido una propuesta: aumentar la red de metro en 57 kilómetros a través de nuevas líneas del servicio de transportes mejor evaluado por los capitalinos.

En su primera cuenta pública, el Mandatario sostuvo que se iniciarán las obras de la Línea 7 , anunciada por la administración pasada y que unirá Renca con Vitacura. Además, se confeccionarán los diseños de las líneas 8, que irá por La Florida hacia el suroriente, y otra aún más emblemática: la número 9, que llegará a La Pintana, una de las tres comunas de Santiago que no posee ferrocarril subterráneo.

A esto se suma la extensión de la Línea 4, trazada desde la Plaza de Puente Alto a Bajos de Mena, el que fue denominado por los urbanistas como el “gueto” más grande de Chile.

El Presidente afirmó que el objetivo es que estos proyectos tengan 57 kilómetros de extensión y 44 estaciones. Hoy, el tren subterráneo suma 118 kilómetros.
Piñera fijó como un año definitorio el 2026 para que las nuevas líneas estén operativas.

Piñera añadió que la idea de que se amplíe la red es que “el 50% de la población de Santiago podrá caminar desde su hogar a una estación de Metro. Si a esto agregamos la ‘Línea 0’, que permitirá integrar las bicicletas con el metro, este porcentaje se incrementará aún más”. La ministra de Transportes, Gloria Hutt, sostuvo que esta expansión de la red y la renovación del transporte de superficie tendrían un costo de US$ 7.000 millones.

Comunas

Franco Basso, investigador del Observatorio de Movilidad de la U. Diego Portales, sostuvo que los trazados proyectados son adecuados, pero que se trata de una tarea compleja. “El desafío será enorme, porque en Chile nunca se habían construido, en paralelo, tres líneas, sino que solo dos. La planificación es importante y los recursos”, dijo. Además, valoró que los servicios fueran trazados para favorecer a Bajos de Mena, donde viven 180 mil personas, hay delincuencia y pobreza.

Leonardo Daneri, presidente de Copsa, dijo que “algunas extensiones de metro estarían listas en 2025, es decir, estamos hablando de mínimo siete años, y si es que no más, por temas de la excesiva permisología que este tipo de proyectos deben sortear”. Así, recordó que los hallazgos arqueológicos o bien las autorizaciones de las municipalidades han demorado “varios años e incluso han paralizado proyectos”.

La alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro, dijo que “con este anuncio terminamos con el abandono y la histórica postergación”. Así, dijo que se verán beneficiadas 177 mil personas que tienen “un mal sistema de buses; saldremos del patio trasero”.

Seguir leyendo